miércoles 23.10.2019
Test Montmeló

Renault siembra el caos en un Mclaren decepcionante

El equipo británico no ha adaptado bien su monoplaza a una unidad de potencia que, por otra parte, se muestra poco fiable

Vandoorne en los test de Montmeló.
Vandoorne en los test de Montmeló.

Este martes la acción regresó al circuito de Montmeló, tras cuatro días de descanso. Los test de pretemporada finalizarán el próximo viernes, por lo que los equipos empiezan a rodar en tandas largas, para realizar los primeros simulacros de carrera. Al menos, los que pueden. En McLaren de momento la evolución se ve lastrada por la escasa fiabilidad del MCL33, que ha quedado detenido en pista hasta en tres ocasiones, y ha provocado la bandera roja en dos de ellas tras pararse en mitad del trazado. Los fallos empiezan a ser preocupantes, con la primera cita en Australia a poco más de tres semanas.

El venerado motor Renault no está a punto. La temporada pasada se vislumbraron momentos de escasa fiabilidad, pero la potencia que hallaron a final de temporada y que permitió a Red Bull batir incluso a Mercedes, sembraron la esperanza en Mclaren, convencidos de subir al podio en este 2018. Sin embargo, y pese a que por momentos han acumulado rodaje, este martes han dado un paso atrás con diversos problemas, que ponen en duda sí realmente el desastre de los últimos años era sólo culpa de Honda.

Tras los problemas de refrigeración, que subsanan como buenamente pueden, los de Woking se han quedado detenidos en dos ocasiones en la jornada matinal debido a fallos eléctricos. Está claro que la escudería no ha trabajado correctamente para introducir la nueva unidad de potencia como, por ejemplo, sí lo ha hecho Red Bull. Sin embargo, el motor tiene gran parte de culpa, sólo hay que echar un vistazo a lo que han sufrido los otros dos equipos que lo montan. Renault ha cumplido por la tarde, pero tras echar al traste toda la mañana. Y Verstappen, al igual que Vandoorne, también ha visto detenido su monoplaza.

Casualidad, o no, lo cierto es que el tiempo ha negado la razón a McLaren. Tras romper de mala manera con Honda, lo cierto es que los nipones han demostrado que con un sistema algo más conservador y algo de tiempo, son capaces de hacer algo digno. Se desconoce hasta qué punto Toro Rosso ha exprimido esa unidad de potencia, pero lo cierto es que los tiempos de sus dos pilotos en los cinco días de test han sido cuanto menos relevantes, al menos para considerarlos como candidatos más allá de las tres escuderías punteras.

Más allá del motor, en McLaren persisten los problemas. El fallo en la jornada de la tarde se ha producido a causa de un fallo hidráulico. Otro contratiempo más, que sumado al resto, propician que la escudería británica no pueda obtener toda la información acerca del MCL33. Está claro que Honda no tenía todos los problemas, y que Renault tiene parte de culpa en el desastre que han experimentado este martes, pero lo cierto es que McLaren no está a la altura. Los test están para probar, pero Vettel, por ejemplo, ha completado 177 vueltas. La información y el rodaje con el que se van a presentar Mercedes, Ferrari y Red Bull complican el objetivo de los de Woking de asaltar el podio en algún Gran Premio. Es más, habrá que ver si Honda no da la sorpresa.

En Red Bull también hay algo de preocupación, pues pelear por el título también se erige complicado. Sin embargo, sus dudas acerca de por qué motor apostar para 2019 se disipan. Renault les dijo que tenían que decidirse antes de mayo, y si Toro Rosso confirma las buenas sensaciones durante las primeras carreras, la respuesta de los austriacos será "no". La posibilidad de portar una unidad de potencia en exclusividad es bastante suculenta, y parece que Honda ya entienden los conceptos. En Barcelona se confirma que las cosas no han cambiado tanto respecto a 2017.

Comentarios