lunes 01.06.2020
Gran Premio de Hungría

Hamilton hace historia en Hungría y toma el mando del Mundial

El británico adelantó a su compañero en la salida y mantuvo la plaza hasta cruzar la bandera de cuadros. Es el quinto triunfo del piloto de Mercedes en esta pista, que supera la marca de Schumacher. Alonso y Sainz, séptimo y octavo respectivamente, dieron la talla

Lewis Hamilton.
Lewis Hamilton.

Lejos quedan las críticas a Lewis Hamilton por un inicio de temporada que no estuvo a la altura. El británico ha recortado más de cuarenta puntos de desventaja con su compañero y rival Nico Rosberg, hasta situarse al frente del Mundial. El piloto de Mercedes ha culminado la remontada en su escenario fetiche, Hungría, donde ha ganado más veces que ningún otro (cinco). Ricciardo completó el podio. Fernando Alonso y Carlos Sainz sólo fueron adelantados por Raikkonen, y finalizaron séptimo y octavo respectivamente.

La estrategia, como el español Marc Gené había anticipado, era la misma entre los diez primeros clasificados. Todos partieron con superblandos, con vistas a pasar por boxes en dos ocasiones. La salida careció de incidentes, pero no de emoción. Hamilton sobrepasó a Rosberg, y el alemán contuvo como pudo a los dos Red Bull. Alonso se deshacía de Sainz en el duelo español. Al margen de estos adelantamientos, las primeras vueltas transcurrieron con normalidad, sin más variaciones entre los hombres importantes de la parrilla.

El baile de paradas, previsto para la vuelta once, se prolongó más de lo esperado, después de que los neumáticos respondieran bien a la temperatura del asfalto. Vettel fue el primero en detenerse tras completar catorce giros, y obligó al resto a hacer lo propio. Button, sancionado con un drive trough por mensajes de radio, ya había visitado los boxes con anterioridad. Raikkonen que partía desde muy atrás, escalaba posiciones con una estrategia algo diferente. Alonso llegaba al ecuador de la carrera instalado en la séptima plaza.

Tras el segundo paso por boxes, quedaron definidas cuáles serían las batallas finales que se vivirían en el tramo final. Mercedes dio vía libre a sus pilotos para pugnar por la batalla. El británico entró a boxes para proteger su posición, y acrecentó su renta sobre Rosberg a tres segundos. Esa era la gran batalla. A falta de veinte vueltas, y como había sucedido durante toda la carrera, el alemán no perdía la estela de su compañero y rival por el Mundial.

Ricciardo y Vettel, siempre en una franja en torno a dos segundos, mantenían una intensa pelea por subirse al tercer escalón del podio. Y detrás, otro Red Bull trataba de contener a un Ferrari. Raikkonen se situaba a dos décimas, pegado al monoplaza de Verstappen, que se quejaba a sus ingenieros: “Ha sobrepasado los límites de la pista”. El holandés dejó de mirar hacia delante, y se centró únicamente en cerrar las puertas al finlandés, que no atacaba con contundencia pese a ser aparentemente más rápido.

La diferencia entre los seis primeros y el resto era abismal. Mercedes, Red Bull y Ferrari doblaron a todos los pilotos a excepción de Alonso, que como un metrónomo, mantuvo sus tiempos constantes para mantener al McLaren en la séptima plaza. Situación similar a la de Sainz, que octavo, volvía a cumplir con creces en un Gran Premio en el que el Toro Rosso había sufrido a lo largo de todo el fin de semana.

Rosberg, Vettel y Raikkonen se quedaron con las ganas. No hubo movimientos en las últimas vueltas, y Hamilton selló un triunfo con el que culmina la remontada en el Mundial. Ya es líder y favorito para alzar su cuarto título. El alemán, que llegó a tener más de cuarenta puntos de renta, vuelve al sitio en el que ha estado los últimos años. Ricciardo se aupó al podio para alegría de Red Bull, que en Hungría se había mostrado mejor que la escudería italiana.



Comentarios