miércoles 15.07.2020
Gran Premio de Estados Unidos

Espectáculo de un agresivo Alonso, que roba protagonismo a Hamilton

El británico recorta cinco puntos a Rosberg en la pugna por el Mundial, aunque la segunda plaza permite al alemán depender de sí mismo. El español quedó quinto, tras superar a Massa y Sainz en las tres últimas vueltas

Lewis Hamilton.
Lewis Hamilton.

Lewis Hamilton salvó el primer ‘match ball’ con una carrera perfecta, de esas que en las últimas citas acostumbraba a realizar Nico Rosberg. El británico no cometió ningún error en la salida, y lideró la prueba de principio a fin. El alemán, superado en los primeros metros por Ricciardo, firmó finalmente una segunda plaza que le permite depender de sí mismo para conquistar el Mundial. El australiano cerró el podio, justo por delante de Vettel. Los españoles exhibieron un buen ritmo y se beneficiaron de los incidentes. Fernando Alonso exhibió su versión más agresiva, y firmó una meritoria quinta plaza tras superar a Massa y Sainz a falta de tres vueltas. 

Paradas prematuras

Era consciente de que no podía repetir la desastrosa salida de Japón, y Hamilton esquivó la presión y mantuvo la primera plaza tras el primer giro. Rosberg, cauteloso, no sólo no presionó al británico, sino que se abrió en la ancha primera curva, para evitar cualquier hipotético contacto con Ricciardo, que inició la contienda con los neumáticos súper blancos. Raikkonen se mantenía por delante de Vettel y Verstappen. Sólo dos incidencias en la primera arrancada: Hulkenberg y Bottas, y Nasr y Kvyat, penalizado con diez segundos de sanción.

La carrera se estabilizó sin cambios de tornas en los puestos de cabeza. La sorpresa fue cuando con sólo ocho vueltas transcurridas, Ricciardo y Raikkonen pasaron por boxes. Les siguieron todos, a excepción de Vettel, que se aseguraba ir a sólo dos paradas. Tras quince vueltas, Verstappen se colocaba por delante de los Ferrari. Para los españoles la situación era esperanzadora. Los incidentes de carrera permitieron a Sainz y Alonso progresar hasta la octava o décima posición.

La emoción se trasladó a la pugna por la tercera plaza, con un agresivo Verstappen en zona de DRS con Rosberg. El alemán, con un juego de neumáticos más lento, consiguió abrir cierto hueco. Otra batalla que se esperaba y que no dejó nada fue la de los Ferrari. Cuando Vettel amenazaba la plaza de Raikkonen, el finlandés entró a realizar su segunda parada. Ricciardo respondió al instante y colocó los medios con la idea de no volver a pasar por el pit-lane.

La desgracia se ceba con Verstappen y Raikkonen

El peor parado fue Verstappen, que entró tras un mensaje de radio malentendido. Sus ingenieros no estaban listos, y cedió seis segundos extras que le complicaban la tarea de la cuarta posición. Aunque ojalá ese hubiera sido el último inconveniente para el holandés. El joven piloto rompió motor escasos giros después y su monoplaza se detuvo en una escapatoria, lo que propició la aparición del safety car virtual. La gran mayoría aprovechó para montar otro juego de neumáticos.

La normalidad se reestableció, con Hamilton en cabeza, seguido por Rosberg, que con anterioridad había dado buena cuenta de Ricciardo, tercero. Con cuatro segundos de brecha entre todos, el podio quedaba visto para sentencia. La cuarta plaza también quedó decidida, después de que los mecánicos colocaran mal los neumáticos en el monoplaza de Raikkonen, y este se viera obligado a parar. Una baja más que aprovechaban Sainz y Alonso para auparse a la quinta y séptima posición respectivamente.

Alonso pone el espectáculo

Los dos españoles, junto a Massa, acapararon todos los focos en el tramo final de carrera con el pulso más vibrante. Con los tres en apenas segundo y medio, Alonso exhibió su faceta más agresiva. Se lanzó sobre el brasileño a falta de tres vueltas, y en el último giro hizo lo propio ante Sainz, para sellar una quinta posición que sabe a gloria tras el fracaso de Japón. Su compatriota fue quinto, y Massa abandonó finalmente con un pinchazo en la rueda delantera izquierda. El triunfo, como estaba previsto, fue para Hamilton, que recorta cinco puntos  en la pugna por el Mundial. Rosberg aún depende de sí mismo, y Ricciardo se afianza como alternativa. 

Comentarios