Martes 16.10.2018
Vivienda turística

Carmena acepta mil viviendas turísticas y el alquiler no profesional

La alcaldesa de Madrid ha anunciado hoy que se concederán mil licencias para alquileres profesionales y que se permitirá el alquiler profesional si no supera los noventa días. Una interpretación que puede chocar con la Comunidad de Madrid

vivienda turística
vivienda turística

La alcaldesa de Madrid ha anunciado en un desayuno informativo la regulación de la vivienda turística. Lejos del modelo de Barcelona y de medidas radicales que habían anunciado algunos ediles de Ahora Madrid, la alcaldesa ha anunciado la regulación tanto de la vivienda turística como del alquiler colaborativo no profesional.

En el contexto de la vivienda no profesional, la alcaldesa se inclina por regular la “economía colaborativa” en términos de días de alquiler. Carmena ha anunciado los tres meses como barrera entre alquiler profesional y no profesional.

Los 90 días que, por ejemplo, tienen establecida en París, Londres o Reijkiaviv y que son la barrera establecida por la Comunidad de Madrid.

No ha precisado la alcaldesa los sistemas administrativos a aplicar. Estas viviendas pueden necesitar o no la inclusión de algún tipo de registro. Y también queda abierta la cuestión de la fiscalidad. En estas ciudades citadas, y en otras, se establece una tasa turística que se cobra no a través de los propietarios sino a través de los operadores (tipo Airbnb).

Tampoco es conocido el sistema de sanciones que debe acompañar una norma de este tipo o si el IBI de las viviendas de alquiler profesional se penalizará para desanimar su extensión.

Más allá de este plazo de los tres meses, exigirán licencias para poder ser alquilados al adquirir un tinte de "alojamiento profesional".

Hasta ahora, los gestores de urbanismo de Madrid no consideraban estas posibilidades dado que las normas urbanistas, especialmente las que se precisan en la concesión de licencias, dado que “se trata de una actividad no incluida en el uso residencial vivienda”, tal como consta en un informe un informe el Área de Gobierno de Urbanismo y Vivienda, a consulta de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid y la Asociación empresarial de Hostales y Pensiones de la Comunidad de Madrid.

A partir de enero se podrán tramitar unas "mil licencias", lo que obligará al Ayuntamiento a reordenar la estructura de la Agencia de Licencias para dar respuesta a particulares.

Huida de la prohibición

Carmena se aleja de a estrategia barcelonesa de cero crecimiento, no prevé zonificación, de momento, por los que las presiones sobre la almendra central que el Ayuntamiento había venido rechazando se mantendrán.

Carmena, frente a otras consideraciones de Ahora Madrid, huye de los efectos negativos en la actividad inmobiliaria y económica que supone la prohibición.

También parece huir el Ayuntamiento de la compleja regulación barcelonesa en materia de inspecciones, controles que está resultando extremadamente cara y poco ineficaz, tanto desde el punto de vista recaudatorio como de retirada del mercado de viviendas irregulares.

Interpretación de la regulación de la Comunidad de Madrid

Estas medidas, según la alcaldesa, responden a una competencia municipal, ya que el Ayuntamiento debe interpretar las normas recogidas en el Plan General de Ordenación Urbana de 1997.

Esta propuesta deberá pasar por la Comisión de Seguimiento de Interpretación del Plan General de Ordenación Urbana, órgano que hasta el momento "no se había utilizado sistemáticamente", según afirma la alcaldesa.

Carmena ha contestado que no necesitan autorización por parte de la Comunidad para aplicar estas medidas porque lo que hace el Ayuntamiento es "una interpretación de la norma y esa es una competencia específica del Ayuntamiento". Además el Ayuntamiento realizará un censo de viviendas turísticas y un plan especial que determinará dónde puede haber más establecimientos hoteleros en función de mediciones relativas a las calles, la movilidad o los ya existentes.

La alcaldesa ha recordado que la regulación última de la actividad turística es competencia de la Comunidad, vía decreto, pero ha apuntado que esa regulación "hay que concretarla" en la ciudad.

No obstante, en el decreto de la Comunidad de Madrid que establece la definición de vivienda de uso turístico, incluiría la opción de periodo definida por el Ayuntamiento, excluyendo el alquiler de habitaciones, no obstante, niega el carácter de recurso turístico a las viviendas que tienen el carácter de residencia permanente.

La aparente prohibición de una vivienda de uso residencial para intercambio turístico como parece prever el Ayuntamiento, anticipa, quizá, un punto de conflicto, aunque el Ayutaniento, esta vez, puede contar con el apoyo de la liberal Comisión de Control de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Comentarios