sábado 26/9/20
"No abras la boca en el agua"

La piscina de saltos de los JJOO se tiñó de verde

Las causas son aún desconocidas y fuentes oficiales de la organización de los Juegos aseguraron que no era perjudicial para los deportistas

La piscina de saltos de Río. | Twitter de Tom Daley
La piscina de saltos de Río. | Twitter de Tom Daley

Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 han vuelto a dejar una imagen más que curiosa: el agua de la piscina de saltos y waterpolo cambió de color poco a poco hasta teñirse completamente de verde. Este hecho, inédito en unos Juegos Olímpicos, no dejó indiferente ni a los propios atletas ni al público, que en pocos minutos se dirigieron a las redes sociales para expresar su desconcierto.

Las causas son todavía desconocidas y fuentes oficiales de la organización de los Juegos aseguraron que no era perjudicial para los deportistas. “Se realizaron pruebas al agua de la piscina y mostraron que no había riesgo para la salud de los atletas”, explicó en un comunicado Simon Langford, responsable de los medios de comunicación de la sede.

Los organizadores de Río 2016 desconocen los motivos, aunque el jefe del equipo de Canadá, Mitch Geller, especuló que el cambio de color podría deberse a las algas o a alguna bacteria. “Medimos todos los días el agua con los mismos parámetros y los resultados fueron idénticos que con una piscina azul”, explicó la portavoz del comité organizador, Mario Andrada.

Algunos de los deportistas no han dado mucha importancia a este suceso y han negado que el color del agua haya sido un impedimento para el salto. Meaghan Benfeito, ganadora de la medalla de bronce de salto, explicó que un primer momento fue raro: “Lo único que dijimos fue: no abras la boca en el agua. Por las dudas”. 

Comentarios