domingo 13/6/21
En una final de infarto

Carolina Marín: campeona olímpica con la ilusión de una niña de 14 años

La emotiva charla de su entrenador, Fernando Rivas, hizo que la deportista se creciera ante la adversidad

Carolina estalló de felicidad en el último punto
Carolina estalló de felicidad en el último punto.

Carolina Marín se impuso en la final femenina de badmintón individual a Pusarla Venkata Sindhu en un partido realmente agónico (19-21, 21-12, 21-15). La española tuvo que sufrir de lo lindo para imponerse a la numero diez del mundo porque la India no dio por perdido ni un solo punto y brilló a un altísimo nivel en la defensa.

La nueva campeona olímpica perdió el primer set en un final en el que acusó la presión, pero la charla psicológica del entrenador hizo que sacase todo su carácter. La mentalidad ganadora es la gran diferencia entre Carolina Marín y el resto de las jugadoras del circuito y su técnico solo tuvo que estimularla para que recordara que no había trabajado toda la vida para morir en la orilla. Con el marcador en contra, la española sacó lo mejor de sí y resolvió los dos sets siguientes con solvencia, a pesar de que la india no dejó de plantar oposición en ningún momento. El partido fue larguísimo y hacía mucho calor en el pabellón, pero la número uno del mundo no acusó el esfuerzo porque va sobrada de fuerza.

Marín se convierte así en la primera jugadora no asiática en ganar en los Juegos Olímpicos. Además, con su triunfo, España consigue su segunda mayor cosecha de oros en unos Juegos Olímpicos, solo por detrás de las trece recibidas en Barcelona 92. La delegación ya tiene garantizadas doce preseas, aunque todavía hay muchas esperanzas de que caigan algunas más a última hora.

El choque contra la india comenzó con unos puntos muy igualados en los que Pusarla hizo valer su corpulencia para lograr varias anotaciones con voleas altas. Sin embargo, poco a poco los volantes de la número diez del mundo empezaron a irse largos y Carolina empezó a hacer magia en la red con grandes golpes cruzados. Por eso, se llegó al primer intervalo con 11-6 en el marcador, aunque la india salió revitalizada de la interrupción.

El encuentro se empezó a ajustar poco a poco en el marcador por culpa de puntos que descentraron muchísimo a Carolina. Primero llegó uno por tocar la red, después otro por una falta de saque y finalmente otro que supuso el 17-16 tras una maratón de golpes. Además, la onubense cometió varios errores no forzados al final del set y Pusarla estuvo brillante al contrataque para conseguir imponerse en el parcial en el último suspiro.

El golpe psicológico fue duro, pero Fernando Rivas aprovechó la situación para darle un discurso muy emotivo en el que recordó cuando Carolina era una niña de 14 años que llegó con toda la ilusión del mundo al Centro de Alto Rendimiento. La española volvió a la pista con más ganas de ganar que nunca y a base de zurdazos potentes y de su brillante juego en red fue capaz de marcharse al descanso con un claro 11-2. Pusarla volvió a sacar entonces lo mejor de sí, pero Carolina ya no estaba dispuesta a concederle ni un solo regalo más. Entró en el intercambio de golpes sin complejos y no tuvo miedo a cerrar el parcial, aunque para ello tuvo que dejar un punto precioso con un barrido de revés de espaldas y una dejada desde el fondo de la pista prácticamente imposibles.

El tercer set se decidió en el último intervalo

No obstante, el 21-12 del segundo set ya no contaba para el tercero y el partido volvía a empezar de cero. Carolina volvió a despegarse en el marcador en los primeros puntos, pero en esta ocasión la india reaccionó antes que en los otros sets y logró igualar la contienda mucho más pronto debido a que se llevó algunos puntos larguísimos. Por eso, el 11-10 al 'break' hacía prever un final de infarto, pero entonces la española sacó sus golpes más potentes para llevarse muchos puntos y también acertó en una ocasión en la que tuvo que pedir el 'ojo de halcón'. La número uno tomó entonces una ventaja de cuatro puntos y ante la leve reacción de Pusarla, la española respondió con ataques interminables que tras mucho trabajo conseguían que la enorme defensa de la india se quebrase. Gracias a eso, Carolina Marín disfrutó de seis puntos de 'break' y en el segundo de ellos logró proclamarse campeona olímpica con el 21-15 en el marcador del último set.

Sin embargo, esta victoria no sorprende a nadie, puesto que Carolina Marín fue la campeona del mundo en el 2015 y en el 2016 y era una de las bazas seguras de medalla para la delegación española. Además, la andaluza tiene un gran futuro por delante, puesto que solo tiene 23 años y con toda seguridad llegará a Tokio con muchas opciones de hacer cosas grandes. Asimismo, su éxito merece un especial reconocimiento, puesto que triunfa en un deporte sin ningún recorrido en España, mientras que en Asia las jugadoras son auténticas estrellas mediáticas y la cantera es mucho más fructífera.

La jugadora onubense llegó hasta la final sin dar ninguna oportunidad de triunfo a sus oponentes y sin conceder un solo set. Sus partidos en la fase de grupos fueron auténticos paseos, mientras que la surcoreana Sung Ji-hyun, número siete del mundo tampoco fue capaz de oponer verdadera resistencia. No obstante, la china Li Xuerui fue su rival más dura antes de llegar a la final, aunque tampoco logró ganarle ni un solo parcial. El primer set de ese partido fue una exhibición de la número uno y en el segundo la asiática cayó lesionada cuando el marcador estaba muy igualado al final del parcial.

Carolina Marín ya comenzó la temporada obsesionada con el oro. De hecho, en el mes de febrero ya apuntaba que ese era su gran objetivo para este año y que si no ocurría nada raro lo iba a conseguir porque sentía que tenía mucha más confianza en su juego que el resto de los rivales. No empezó a preparar específicamente esta competición hasta mayo, pero dosificó en la parte inicial del circuito para llegar a Río en su pico de forma. No logró ganar ningún Super Series Premier, pero sí consiguió mantener el número uno del mundo y retener su cetro europeo. 

Comentarios