jueves 09.07.2020
VUELVE A LA GLORIA TRAS EL 96 | BARçA 1-1 ATLETI

Con sufrimiento y lucha la Liga sabe mejor

El Atlético superó un gol en contra y las lesiones de Costa y Turan en un arranque de rabia ejemplar. Mereció ganar en todo momento, pero la sombra del ‘pupas’ hizo que se temiera lo peor

La plantilla y el cuerpo técnico posa en una foto para la historia. | GTRES
La plantilla y el cuerpo técnico posa en una foto para la historia. | GTRES

El Atlético de Madrid se proclamó campeón de Liga tras conseguir un empate de oro en el Camp Nou frente al Barcelona (1-1). El conjunto rojiblanco supo sobreponerse a las adversidades y remontó el gol inicial culé sin sus dos mejores hombres en el campo por culpa de las lesiones.

Los rojiblancos decidieron su primer título de la temporada gracias al balón parado y a una furia sin límites que les hizo sacar fuerzas de flaquezas. Godín será el héroe de esta Liga, pero Villa peleó como nunca contra su exequipo. Mascherano firmó un partido sublime y fue el único destacado de un equipo plano y sin alma. Messi no apareció en ningún momento y Cesc no aportó absolutamente nada.

El encuentro comenzó con los protagonistas esperados, salvo Xavi que tuvo que esperar su turno en el banquillo. El ‘Tata’ decidió ‘jubilar’ al centrocampista en el último momento, cuando ya no se jugaba nada en lo institucional. En la segunda parte, cambió de opinión y sacó al viejo timón del mejor Barça como si a estas alturas pudiese revolucionar el partido con su velocidad.

Con todo esto, el escenario lució de forma impresionante, con un mosaico imponente, pero su equipo no respondió de la misma forma. Los rojilblancos comenzaron mucho más entonados, pero los dos equipos parecían más interesados en guardar el orden de inicio. Sin embargo, el partido cambió de golpe en una jugada desgraciada al cuarto de hora de encuentro.  Diego Costa cayó lesionado en una jacción en la que se echó la mano atrás al arrancar.

Adrián entró para sustituirle, mientras que el delantero hispano-brasileño no podía contener las lágrimas. Pero la mala suerte de los colchoneros no terminó ahí. En la siguiente jugada Arda también se resintió y Simeone se vio obligado a cambiarle por Raúl García. De esta forma, en el partido pasaban muchas cosas de corte emocional, pero las ocasiones escaseaban.

Solo Pedro y Raúl García inquietaron a los porteros con dos remates de cabeza que se fueron alto, hasta que se rompió la igualdad en el marcador, En una jugada aislada, Cesc combinó con Messi, que la bajó con el pecho y Alexis convirtió un balón intranscendente en un auténtico golazo. Remató a la mismísima escuadra en una posición escorada y sin prácticamente opciones de éxito, pero con una violencia inusitada. Al Atlético le crecían los enanos.

En cualquier caso, este equipo siempre pelea. Simeone volvió a arengar a los suyos y los del Manzanares se fueron a por el gol que necesitaban para ganar el campeonato. Consiguieron generar nervios en Pinto a base de centros y de saques de esquina, pero llegaron al descanso con un gran castigo.

El mejor equipo del mundo a balón parado

Tras el paso por el descanso, la charla de Simeone tuvo un efecto inmediato sobre los suyos. Villa lo intentó desde el primer minuto, pero parecía que el equipo estaba gafado. Primero conectó una espectacular volea, pero se topó con el poste y después un mal control evitó que se plantase solo contra Pinto. Pero la suerte no puede darle la espalda eternamente a un equipo tan competitivo. Godín marcó en una jugada a balón parado con un cabezazo perfecto y sin ninguna oposición porque en ese aspecto jugaba el mejor equipo de la Liga contra uno de los peores.

Además, los colchoneros no se conformaron con eso y quisieron aprovechar el momento para matar la Liga. A esas alturas Pinto ya desataba el pánico cada vez que tocaba el balón, mientras que Busquets también caía lesionado. Pero el arreón duró poco y los del ‘Cholo’ se dedicaron a hacer lo que mejor saben. Se agazaparon para mantener el resultado y el Barça les embotelló en su campo. Messi marcó, pero Mateu Lahoz anuló el tanto por fuera de juego en una jugada en la que era difícil de ver si el balón venía de Cesc o de un defensor.

Al Barça ya no le quedó más remedio que buscarlo con todo, pero ni siquiera con el Atlético encerrado creó peligro con asiduidad. Alves tentó desde lejos a Courtois, pero el belga se quitó de encima el obús sin complicarse. El partido murió con muchos nervios, pero sin más ocasiones.

Comentarios