sábado 24/10/20
Atlético de Madrid 4-2 Málaga

Gameiro y Carrasco salvan a un Atlético que juega con fuego

El delantero hizo un auténtico partidazo y permitió que los suyos se fueran al descanso con el encuentro resulto, pero una torpeza de Savic devolvió la vida al Málaga en unos últimos minutos agónicos. Carrasco decidió al final

La 'doble G' volvió a resultar decisiva
La 'doble G' volvió a resultar decisiva. El delantero hizo un auténtico partidazo y permitió que los suyos se fueran al descanso con el encuentro resulto, pero una torpeza de Savic devolvió la vida al Málaga en unos últimos minutos agónicos

El Atlético de Madrid sigue enganchado a su pelea por la Liga, tras la estela del Real Madrid, gracias a un partido en el que supo sufrir, a pesar de los altibajos. Empezó muy bien en un encuentro que olía a goleada desde el primer momento gracias al buen hacer de Griezmann, Gameiro y Carrasco, pero el choque se fue enrareciendo debido a varias jugadas desgraciadas para los rojiblancos.

Gameiro demuestra que es el mejor delantero que ha fichado el Atlético en los últimos años cada vez que toca el balón, pero cuando lo hace en el área eso es sinónimo de gol y esta noche marcó dos tantos. Sin embargo, Oblak erró en los dos goles del Málaga y Savic no estuvo fino en una jugada sin aparente peligro en la que vio la segunda amarilla y dejó a su equipo con diez.

El Cholo decidió defender hasta las últimas consecuencias cuando vio a su equipo con uno menos, aunque parecía que el Málaga podría conseguir algo a base de centros a la desesperada en los minutos finales. En cambio, Carrasco, que también marcó el primer gol del partido, resolvió el encuentro gracias a un pelotazo que le llegó desde la defensa y que se encargó de convertir en oro puro.

Ante la ausencia de Koke por sanción. Simeone decidió apostar por Saúl en su lugar. También dejó a Correa en el banquillo para darle minutos de calidad a Gaitán desde el principio y su equipo no decepcionó en los primeros minutos. Nada más comenzar el encuentro se vio que el Málaga no tenía ningún tipo de salida y por eso pudo llegar el tempranero gol de Carrasco. El belga definió a la perfección con un disparo cruzado ante la salida de Kameni, tras un pase sencillo de Griezmann.

Con el gol, el Atlético tuvo unos minutos de mayor relajación, pero ni con esas el Málaga mejoró para nada sus prestaciones. Los de Juande tocaron un poco más, pero en el siguiente acercamiento con verdadero peligro los rojiblancos pusieron tierra de por medio de forma casi definitiva. Juanfran puso un centro tenso al área y Camacho le regaló el tanto a Gameiro en su intento de sacar el balón de allí. El delantero está en plan 'killer' y no podía perdonar ante tantas facilidades.

Oblak tuvo una tarde para olvidar

No obstante, no todo iban a ser buenas noticias para los colchoneros, ya que cuando el choque se aproximaba a la media hora, Gaitán cayó lesionado en una jugada en la que no escatimó en el esfuerzo defensivo. Además, Sandro aprovechó la falta que hizo el argentino para sorprender a Oblak desde una posición muy escorada. El exazulgrana echó el balón hacia atrás para ganar ángulo en su lanzamiento, mientras que el portero no se esperaba el lanzamiento, que por otra parte fue muy potente y a la altura perfecta.

En cualquier caso, ese tanto no cambió la tónica general del encuentro, ya que el Atlético continúo con el mando absoluto y pocos minutos después Griezmann pudo volver a ampliar la cuenta, pero se encontró con un gran pie de Kameni en el mano a mano. En cambio, poco después el balón le cayó a Gameiro en una posición muy parecida, gracias a un gran pase largo de Filipe, y el exsevillista no perdonó.

Con ese resultado se llegó al descanso, pero nada más salir del vestuario, Gameiro aprovechó su fortaleza física para volver a generar otra ocasión, aunque esta vez se escoró demasiado y Kameni pudo taparle todos los espacios. Además, Filipe y Godín también rondaron el tanto poco después, pero en un acercamiento aislado del Málaga, Savic vio su segunda amarilla y devolvió la vida a los visitantes al dejar a los suyos con diez. Además, Camacho redujo distancias a la salida de un córner gracias a un cabezazo picado que entró por debajo de las piernas de Oblak.

A partir de ese momento, el Cholo se volvió a retratar con los cambios y quitó a sus dos delanteros del campo para reforzar la defensa y el centro del campo, con lo que el Málaga disfrutó de varios acercamientos en jugadas a balón parado que no llegó a concretar. Pese a todo, Carrasco pudo matar definitivamente el encuentro gracias a una falta lateral en la que intentó algo similar a lo de Sandro en la primera parte, pero en su caso el balón chocó en el larguero y salió rebotado.

Finalmente, el árbitro pudo haber expulsado a Ricca por una falta en la que era el último hombre, pero el encuentro llegó a los últimos minutos con los locales con uno menos, pese a que la grada intentaba presionar al árbitro en cada acción. El sufrimiento estaba garantizado hasta el final en las orillas del Manzanares, pero apareció Carrasco para calmar a los suyos en una contra en la que él solo llegó a la frontal y la cruzó justo a la base del poste.  

Comentarios