martes 19.11.2019
EL DECANO DE LOS JUZGADOS DE MADRID LE DIJO “QUE ANDUVIERA CON CUIDADO”

El juez Armengol pidió a Bernard que retirara la acusación contra la infanta

Un testigo clave contra el representante de Manos Limpias asegura que el entonces decano de los juzgados de Plaza de Castilla pidió a Bernard en un almuerzo privado que retirara la acusación contra Cristina de Borbón en el Caso Noos. Armengol reconoce que le dijo “que anduviera con cuidado”

El juez Armengol pidió a Bernard que retirara la acusación contra la infanta Cristina

El juez José Luis González Armengol, entonces decano de los juzgados de Plaza de Castilla, pidió a Miguel Bernard, representante de Manos Limpias, que retirara su acusación con la infanta Cristina de Borbón en el Caso Noos. Uno de los principales testigos de cargo contra Bernard –que fue detenido este viernes en Madrid– fue testigo directo de esta proposición, que tuvo lugar durante un almuerzo, poco después de que Iñaki Urdangarin tuviera que hacer su primera declaración ante el juez Castro. El exjuez niega tajantemente que pidiera que se retirara la acusación, pero sí reconoce que le advirtió “que anduviera con cuidado”, en una conversación que él sitúa en un contexto informal “entre amigos”.

Esta conversación tuvo lugar en un lugar discreto y alejado de la capital, Casa Tere, un restaurante de Guadarrama, en la sierra de Madrid. El decano de los juzgados de Plaza de Castilla mantenía habitual trato con el secretario general de Manos Limpias y solían encontrase en una cafetería situada junto a los juzgados madrileños de Plaza de Castilla.

Una persona de confianza de Bernard fue la encargada de organizar el almuerzo. “Fuimos a Casa Tere, en Guadarrama, que tiene una terraza con unas vistas estupendas, porque era un sitio más discreto para hablar que la cafetería junto a los juzgados donde nos veíamos a menudo”. En el almuerzo estaban presentes Armengol y Bernard, junto a un funcionario de confianza del juez y otra persona del círculo de Manos Limpias, entre otros. Uno de los comensales es testigo clave en la causa que ha supuesto la detención del representante de Manos Limpias este viernes.

Según su testimonio, fue Armengol quien entró en materia, de forma directa, proponiendo que Manos Limpias retirara la denuncia contra Cristina de Borbón. “Miguel se quedó hierático, sin decir ni que sí, ni que no, esperando a que siguieran hablando”.

La misma fuente ha explicado a Estrella Digital que fue el alto funcionario que acompañaba al decano de los juzgados quien continuó la conversación explicando las ventajas de estar a bien con las instituciones judiciales y el peligro de estar a la contra. Este testigo asegura que “no hubo una oferta de dinero, más bien de influencias” por parte del acompañante de José Luis González Armengol. El detalle de la descripción sobre esta comida del antiguo colaborador de Miguel Bernard llega al extremo de recordar que el líder de Manos Limpias se tomó “dos huevos fritos con patatas”.

José Luis González Armengol, ha negado “tajantemente” en conversación con este diario que “pidiera a nadie que retirara acusación alguna”. “No era mandatario de nadie ni organicé esa comida, menos para pedir que retirara la denuncia”. Lo que sí reconoce es que advirtió a Bernard “que anduviera con cuidado” en este caso. Preguntado por las razones por las que debía tener, el exjuez decano ha dicho que “por lealtad institucional debo callar cosas, pero conozco bien el caso, y personalmente no quiero que se dañe la institución monárquica”. Además, “tenía buenas sensaciones con él, no tanto con Virginia su abogada, y no quería que hiciera el ridículo”. También alude a la complejidad de una denuncia contra una alta institución del Estado, “era un asunto delicado”.

Si bien Armengol –que ha comenzado su conversación incluso negando haber estado nunca en Guadarrama– asegura que han pasado muchos años de aquella conversación, sí ha recordado con nitidez algunos detalles de aquel almuerzo, como la parte de conversación que mantuvo con Bernard, así como que “éramos siete u ocho amigos, no había ninguna mujer, hablando de todas las cosas de la vida, de fútbol y de muchos más cosas”. Lo que asegura no recordar es qué colaborador de los Juzgados lo acompañó aquel día, aunque sí “que había algún periodista”.

El exjuez decano está actualmente en excedencia y es asesor jurídico de El Corte Inglés. Ha querido restar importancia a aquel encuentro con Bernard y la conversación sobre el Caso Noos, “me interesa poco profesionalmente y no asesoro a una parte ni a otra”, ha explicado a este diario en conversación telefónica, “no sé qué trascendencia tiene”. Se trataba del jefe de los jueces de Plaza de Castilla hablando de con una acusación particular sobre un caso que afecta a la más alta institución del Estado, al que advierte “que anduviera con cuidado”.

No fue la única conversación de Bernard ni recomendación para que retirara la acusación contra Cristina de Borbón. El mismo testigo dispone de la transcripción de la charla que mantuvo Miguel Bernard con Francisco Nicolás Gómez Iglesias, “el pequeño Nicolás”, en la que estuvieron presentes la abogada de Manos Limpias Virginia López y el directivo de la CNMV Juan Munguira. Tras referir “el bien de España” para que se retirara la denuncia y decir que “pidiera lo que quisera”, Bernard y López sacaron a colación la cuestión de los altos costes de tantos años de instrucción, “nos cuesta mucho dinero”, dijo Bernard textualmente.  “Me van a freír, pongo mucho de mi en esto. Hazlo llegar”, le espetó Bernard al “pequeño Nicolás”.

Comentarios