sábado 25.01.2020
EL JUEZ INVESTIGA SU PATRIMONIO Y PAPEL EN LA TRAMA

Victoria Cristóbal, la 'señora X' de la Púnica

Vicky es una estrecha amiga de Francisco Granados, con el que habla con absoluta autoridad. El instructor de la causa, Eloy Velasco, quiere ahora saber el origen de su patrimonio y sus movimientos económicos. En resumen, su papel en la trama 'Púnica'

Victoria Cristobal fotografiada en la Puerta del Sol cuando era alto cargo de la Comunidad de Madrid. | Foto PP
Victoria Cristobal fotografiada en la Puerta del Sol cuando era alto cargo de la Comunidad de Madrid. | Foto PP

“Se la chupas a José Carlos y has decepcionado a los concejales, no tiras para adelante”. “Ramiro es un bocas”. “La mujer le regaña por llamarla a otro teléfono”. Francisco Granados hablaba varias veces al día con Victoria Cristóbal Araujo. Ahora el juez que instruye el ‘Caso Púnica’, Eloy Velasco, a raíz de un informe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, quiere saber los movimientos bancarios, quién pago en realidad su Mercedes SLK, y demás datos de esta mujer que habla con absoluta autoridad sobre Francisco Granados.

Victoria Cristóbal Araujo trabajó en el gabinete de Francisco Granados, bajo las órdenes de Ignacio Palacios Arazuri, un miembro clave de la trama presuntamente mafiosa que cobraba comisiones ilegales. Desde entonces se convirtió en una inseparable de Francisco Granados, por más que dejara de ser su estrecha colaboradora, Victoria Cristóbal ascendió en la Administración madrileña y fue nombrada directora general de la Agencia Madrileña de la Emigración. Luego, con la caída del poder de Granados logró refugio en la corporación municipal de Majadahonda, bajo el manto protector del alcalde Narciso de Foxá.

Foxá fue quien sustituyó en la alcaldía a Guillermo Ortega, uno de los imputados por la trama ‘Gürtel’. Cuando Foxá peleaba para arrebatar el cargo a Ortega, esgrimió ante los concejales un argumento demoledor: actuaba de parte de “Paco Granados”, entonces todopoderoso 'número dos' del PP de Madrid. Esas palabras, el triángulo que forma con Granados y Victoria Cristóbal, toman ahora otro sentido.

Victoria Cristóbal, Vicky, habla con una autoridad máxima a Granados, según se desprende de las grabaciones policiales que obran en los tomos del sumario de la ‘Operación Púnica’. Lo admoniciona, reprende, anima, le cuenta sus cuitas y quedan frecuentemente para verse, a mediodía o por la noche. Granados muestra una confianza y entrega absoluta en su amiga y estrecha colaboradora. Se cuentan la agenda del día y se apoyan en vicisitudes como peleas con los “hombres de Paco” en Valdemoro, o las dificultades de Vicky en FAES, donde parece que le han puesto proa por un escándalo en ciernes.

De hecho, el entorno de ‘Púnica’ no le es nada ajeno a Victoria Cristóbal. Vive en un piso de lujo adquirido, según las escrituras, a Ramiro Cid Sicluna, constructor de Valdemoro. Cid Sicluna es, según el testimonio de David Marjaliza recientemente conocido, el tercer hombre con quien Granados orquestó su sistema de recaudación presuntamente ilícita por medio de comisiones.

Un Mercedes SLK comprado por Cid Sicluna

El juez quiere saber también si el Mercedes SLK que conducía Victoria y estaba a su nombre, fue realmente pagado por de Cid Sicluna. Una operativa similar a la que utilizó Granados para el coche de su propia esposa, un Mini Cooper que ardió misteriosamente en el garaje y que estaba matriculado a nombre de una empresa de Ramiro Cid Sicluna.

Victoria Cristóbal era vista frecuentemente en las proximidades de Génova con Granados, algo normal ya que su casa está en el lujoso barrio de Justicia, a pocas manzanas de Génova, 13.

Pero la amiga de Granados también aparece en otro inquietante episodio de la agitada y escandalosa vida de la política madrileña. Un detective de la agencia Método 3 la sitúa en una suite del hotel Intercontinental, junto al constructor Ramiro Cid Sicluna, encargando una labor de investigación contra el máximo rival político de Granados, Ignacio González.

Mientras Granados entra y sale con cotidianeidad del piso de la calle Argensola donde vive Victoria, ésta mantiene una relación con su alcalde, Narciso de Foxá. Mientras, ella habla con Granados, conversaciones en las que se habla de las dudas que hay en el entorno del PP de si Granados le ha regalado el piso y el coche. Paco Granados es contundente: "Manda huevos que le diga que yo te he regalado el piso. Es que me parece la polla".

Del mismo modo, ella insinúa que ha pensado relatar a un notario “el asunto de los espías”.

Comentarios