sábado 14.12.2019
Formación de Gobierno

Rajoy ofrece a Ciudadanos la vicepresidencia y tres ministerios

El líder del PP, que ha apelado a la "responsabilidad" de Ciudadanos y PSOE en su discurso de investidura, quiere asegurar los 32 escaños de la formación naranja para "intentar" terminar la legislatura que arrancará este sábado

Mariano Rajoy y Albert Rivera, en el Congreso de los Diputados. | Twitter PP
Mariano Rajoy y Albert Rivera, en el Congreso de los Diputados. | Twitter PP

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha hecho una oferta de última hora al líder de Ciudadanos, Albert Rivera: la vicepresidencia y tres ministerios. Así lo confirman fuentes conocedoras de la negociación. Esta última propuesta, fruto del empeño del líder 'popular' de arrancar la legislatura con 169 votos asegurados, se realizó 24 horas antes del inicio del debate de investidura que se celebra estos días en el Congreso de los Diputados.

La oferta deja importantes incógnitas en el aire. ¿Rivera sería el único vicepresidente o compartiría cartel con Soraya Sáenz de Santamaría o incluso con algún ministro 'popular' más? ¿Está pensando Rajoy en relegar a su mano derecha? Si finalmente entra María Dolores de Cospedal en el nuevo Gobierno, ¿esta sería una forma de no colocar a Santamaría por encima de su secretaria general en el PP? Estas son preguntas aún sin respuesta.

Por el momento, Rivera sigue insistiendo públicamente en que no tiene ninguna intención de formar parte del Gobierno de Rajoy. La última vez fue este miércoles, pocas horas antes de que arrancara el debate de investidura, durante un desayuno informativo en la capital. No obstante, fuentes conocedoras de las últimas conversaciones con Rajoy no descartan aún que pueda haber un cambio de posición del líder de Ciudadanos a este respecto. No sería el primero.

Fuentes 'populares' consultadas por Estrella Digital tampoco tienen claro que Rivera finalmente acepte la oferta de Rajoy, aunque creen que sería "una oportunidad" para el líder de Ciudadanos de "protagonizar un papel importante en esta legislatura". "Ciudadanos aún no tiene claro cuál es su electorado, hay parlamentarios naranjas que aún creen que son más de izquierdas y que restan votos al PSOE", reflexionan fuentes parlamentarias 'populares', que reconocen el temor de Ciudadanos: que los votantes les identifiquen como el hermano pequeño del PP.

Rajoy nunca ha ocultado su disposición a incluir en su nuevo gobierno a miembros de Ciudadanos y del PSOE. Desde el 21 de diciembre de 2015, y certificada la nueva realidad política española, lo primero que ofreció fue una 'gran coalición'. Ya entonces fue consciente de que no podría ser gratis y empezó a hablar de un pacto de gobierno, en el que incluso estaría dispuesto a ceder puestos en el Ejecutivo resultante. 

Pero nada de ello fue posible. Y no sólo por la cerrazón del PSOE de Pedro Sánchez a hacer ninguna concesión al Partido Popular, sino porque Albert Rivera tampoco veía claro entrar en un Gobierno sustentado por un partido imputado por corrupción. O al menos, no quería ser el único en pasar por ese aro.

La formación naranja en todo momento apoyó la propuesta de 'gran coalición'. Sus campañas electorales se basaron en negativas constantes a apoyar ningún gobierno 'popular' y socialista; y finalmente ha firmado pactos de investidura con los dos. El primero con Pedro Sánchez, que caducó en el momento en el que el socialista no consiguió los apoyos suficientes para formar gobierno. El segundo con el PP, y lo firmaron en agosto los portavoces parlamentarios, Juan Carlos Girauta (Ciudadanos) y Rafael Hernando (PP).

Rivera también dijo en el último debate de investidura de Rajoy, el fallido de agosto, que el pacto con el Partido Popular se acababa en ese momento. Lo dijo en la misma tribuna en la que aseguró que Rajoy no era "un candidato de fiar". En estos últimos dos meses, al menos públicamente, no ha habido más negociaciones. Sí ha habido, sin embargo, declaraciones públicas por parte de varios miembros de Ciudadanos advirtiendo que de nuevo no cumplirían con la palabra dada. Tanto es así que Rivera acudirá de nuevo al Congreso de los Diputados como aliado indiscutible de Rajoy. Votará sí al PP y volverá a defender el acuerdo de 150 puntos que se suponía que caducó dos meses atrás.

¿Podrá aprobar el PP los nuevos presupuestos?

Estas son las contradicciones a las que se agarra Rajoy para creer que aún tiene opciones de conseguir que Rivera cambie de opinión y entre en su Gobierno. El líder de los 'populares' volvió a reconocer en su último discurso de investidura que gobernar únicamente con 137 diputados será una "tarea difícil". Rajoy ha insistido en que lo "intentará", pero no ha ocultado en ningún momento en que éste no es el mejor escenario ni para él, ni para su partido, pero que lo hacía por el "bien de España", que no podría soportar unas terceras elecciones. 

Ahora bien, en todo momento, la intención de Rajoy en su discurso de este miércoles ha sido recordar a todo el Hemiciclo, aunque principalmente a PSOE y Ciudadanos, que la duración y estabilidad de la nueva legislatura que arrancará el sábado no sólo dependerá de él. Consciente de la situación interna de los socialistas, que han optado por abstenerse (aunque aún no está claro si todos lo harán), a Rajoy sólo le queda una opción para intentar arrancar la legislatura con más apoyos que los suyos: convencer a Rivera de que entre en su equipo de Gobierno.

No es una labor sencilla, pero quizás sí necesaria para dar un poco más de seguridad a los 'populares', que este miércoles no estaban muy convencidos de arrancar una legislatura de cuatro años. El próximo resto es la aprobación de unos nuevos presupuestos que incluyan un recorte de 5.500 millones de euros. ¿Qué grupos parlamentarios estarán dispuesto a negociar? Para los parlamentarios 'populares' ésta es hoy una de sus principales inquietudes.

Comentarios