viernes 10.04.2020
El 'número uno' de los Mossos d'Esquadra ha bajado su perfil público

Pere Soler "dio protección" a los organizadores del 1-O, según la Guardia Civil

El director de los Mossos d'Esquadra trazó un plano con Josep Lluís Trapero, 'major' del cuerpo de seguridad autonómico, para proteger a los encargados de montar el referéndum del 1-O, según las pesquisas de la Guardia Civil. Este último ha tenido que acudir a la Audiencia Nacional como imputado por un presunto delito de sedición, mientras que Soler i Campins ha salido indemne de todo el proceso independentista

Pere Soler i Campins, director general de los Mossos d'Esquadra.
Pere Soler i Campins, director general de los Mossos d'Esquadra.

El referéndum ilegal sobre la secesión de Cataluña y todos los hechos, actos y manifestaciones acaecidos antes y después de la votación comienzan a cobrarse las primeras 'víctimas'. Hasta el momento, son dos los encarcelados: los presidentes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, y de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart. Además, hasta la Audiencia Nacional también se han desplazado el 'major' de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, imputado por sedición por la supuesta pasividad del cuerpo de seguridad autonómico. Al final, la persona más beneficiada ha sido Pere Soler i Campins, director de la policía catalana. Su nombre aparece junto con el de Trapero en el atestado abierto por la Guardia Civil por un presunto delito de sedición, pero al contrario que el primero él no ha tenido ningún problema con la Justicia. Los agente del Instituto Armado lo acusan de "dar protección"  los organizadores del referéndum ilegal.

El máximo responsable de los Mossos d'Esquadra ordenó proteger a las personas implicadas en la logística del referéndum del pasado 1 de octubre. Esta es una de las conclusiones que extrajo el Instituto Armado en el atestado que entregó a la jueza encargada de investigar si responsables de la policía autonómica, entre ellos Trapero, cometieron sedición por la actuación del cuerpo el día de la consulta. El nombre de Pere Soler i Campins aparece hasta en dos ocasiones en el texto redactado por la Guardia Civil, pero su actuación en la sombra ha quedado impune. 

La primera vez que nombran al 'número uno' de la policía catalana es en el apartado 3 del escrito: 'otros elementos de interés acaecidos entre los días 21 y 30 de septiembre'. En este punto la Guardia Civil relata como Soler i Campins intenta proteger a los implicados en la votación ilegal: "Francesc Sutrias Grau (director general del Patrimonio de la Generalitat de Cataluña) mantiene una conversación con Pere Soler i Campins, en la que este último le informa que ya ha dado instrucciones necesarias al personal bajo su cargo para aumentar la contra vigilancia sobre las personas más expuestas, en las que se encuentra Sutrias". Es por esto y siempre según la investigación del Instituto Armado que los responsables de la misma concluyen que es una evidencia que el jefe de los Mossos estaba dando protección a las personas encargadas de preparar la logística del referéndum del 1-O.

Atestadosedicion

La segunda mención es en el folio número 25, en las 'conclusiones'. En este punto, la policía judicial vuelve a hacer hincapié en la llamada telefónica entre Sutrias y Soler i Campins: "Esto no es un dato baladí teniendo en cuenta que Francesc Sutrias deteneido en el operativo del 20 de septiembre de 2017 ha sido uno de los encargados de gestionar la logística de cara a ejecutar el referéndum del 1 de octubre que Pere Soler i Campins es el mando civil de los Mossos ejerciendo como mando". A pesar de quedar claramente demostrada su implicación en el 'procés' ilegal sobre la secesión de Cataluña el 'número uno' de la policía catalana ha quedado al margen del procedimiento judicial.

sedicionatesado

Desaparecido

Desde la llegada de Soler i Campins a la Dirección de la policía catalana su mandato se ha caracterizado por la escasa presencia y la ausencia de declaraciones. De hecho, el máximo dirigente del cuerpo de seguridad autonómico fue el gran desaparecido durante los últimos atentados yihadistas acaecidos en Barcelona el pasado mes de agosto. En aquel entonces todo el protagonismo recayó sobre Trapero, algo que también ha ocurrido con el referéndum, pero con peores consecuencias para el 'major'.  Independentista confeso, este exdirector general de Servicios Penitenciarios de la Generalitat de 2013 a 2016 y regidor por Convergència i Unió (CiU) en el consistorio egarense llegó al cargo tras la dimisión, por "motivos políticos", de Alber Batlle, 'exnúmero uno' de los Mossos.

Su nombramiento vino cargado de polémica porque muchos de los agentes del cuerpo de seguridad autonómico comenzaron a atisbar una politización de la policía catalana. De hecho, la intranquilidad dentro del cuerpo ha sido la tónica imperante desde entonces. Hasta la marcha de Batlle, los mossos no tenían ninguna duda sobre la manera de proceder en el hipotético escenario de una consulta ilegal sobre la secesión catalana. "Tienen que elegir a alguien que sepa a lo que entra y que esté a favor del referéndum. No se la pueden jugar y ver cómo respira en el cargo, han de estar seguros de que está con ellos", afirmaban fuentes policiales, antes de que saliera el nombre de Soler i Campins. Las sospechas de este agente autonómico se confirmaron 10 horas después de la dimisión de Batlle. 

Los 'tuits' más polémicos de Soler i Campins.

El director de los Mossos ha protagonizado en el pasado acaloradas discusiones en la red social Twitter sobre la independencia de Cataluña. De hecho, ha publicado algunos mensajes polémicos en contra de España y de los españoles. "Espero que nos marchemos ya porque me dais pena todos los españoles", escribió en octubre del año pasado para responder a la cuenta oficial del PSOE, que había informado de que el partido se abstendría en la investidura de Mariano Rajoy. 

Meses antes, en junio de 2016, el nuevo director de los Mossos d'Esquadra respondió al periodista Sergi Franch en estos términos durante una discusión sobre Germà Gordó, que dejó el PDECat por su presunta implicación en el caso de corrupción del 3%: "No hablo de zombies, y menos de zombies españoles. Si España no fuera un país de pandereta, estarían ya investigados y dimitidos".

 

loading...
Comentarios