jueves 09.04.2020
INVESTIGACIÓN POR EL ASESINATO DE ‘JIMMY’

La pelea entre el frente y los Riazor: el misterio de la Peugeot Partner

Una misteriosa furgoneta hizo de lanzadera para los ultras de Riazor Blues, fue vista en la zona de concentración del Frente Atlético y luego aparcada junto a los autobuses de los gallegos. La Policía identificó, cacheó e interrogó a sus ocupantes. Un extraño y aberrante interrogatorio en el que no se habló de la pelea y tras el que los ocupantes de la Peugeot se fueron libres

Ultras del Depor captados por una cámara de vídeo se aprestan a la pelea. | ESTRELLA DIGITAL
Ultras del Depor captados por una cámara de vídeo se aprestan a la pelea. | ESTRELLA DIGITAL

Al menos dos testigos dan un papel protagonista a una furgoneta el día de la pelea entre ultras del Frente Atlético y los Riazor Blues, en la que murió el ultra coruñés Javier Romero Taboada, “Jimmy”. Sus ocupantes fueron localizados, identificados y cacheados por agentes de la Unidad de Intervención Policial  número 1. También fueron interrogados, si bien su declaración ante la Brigada Provincial de Información es surrealista y los policías sorprendentemente decidieron no seguir con el interrogatorio.

“Sabíamos que venían porque delante de nuestro bar pasó una Peugeot Partner plata con los cristales tintados”, aseguraba un ultra del Frente Atlético a Estrelladigital dos días después de la tragedia de “Jimmy”. El misterioso papel de la Peugeot Partner se conoce más en detalle por la declaración de uno de los chóferes de los autobuses que trajeron a los ultras coruñeses a Madrid. José Alberto S. F. Explicó a la Policía que los ultras le indicaron que parara a medio centenar de kilómetros de Madrid, “en una gasolinera BP de Villalba”. “Allí se subieron 10 o 12 personas más”, sigue el conductor, que relata a los agentes que “nos ordenaron seguir a un vehículo Opel Meriva negro con un golpe en la parte trasera, al que precedía una Peugeot Partner plata”, de la que solo recordaba que tenía matrícula de Madrid, serie UL.

Declaración de uno de los choferes que llevaron a los Riazor Blues a Madrid. ESTRELLA DIGITAL.

La Peugeot Partner vuelve a aparecer a media mañana junto a los autobuses de seguidores ultras del Deportivo de La Coruña. El mismo chófer, José Alberto S.F. la localiza en la Casa de Campo, aparcada al lado de su autobús. “Como llevaba cristales tintados no puedo ver a los ocupantes”, explica en la declaración que obra en el Sumario. Pero los chóferes coruñeses ya saben lo que ha pasado en la ribera del Manzanares y avisan a la Policía de la existencia de esta misteriosa furgoneta. El indicativo Puma 30, de la primera UIP se presenta en la Casa de Campo, identifica y cachea a los ocupantes de la Peugeot Partner. Se trata de Sergio T.S. y Eduardo P.S., de 25 y 23 años respectivamente, vecinos de la localidad madrileña de Alcorcón. Ante la falta de evidencias delictivas, ambos quedan libres, aunque se presentan por la tarde en las instalaciones de la Brigada Provincial de Información, en el complejo policial de Moratalaz.

La asombrosa declaración de los dos coupantes de la Peugeot Partner. | ESTRELLA DIGITAL

En ese momento tiene lugar la situación más desconcertante de esta investigación. Los agentes de disponen a interrogar a los dos ocupantes de la misteriosa furgoneta de color plata. El sumario recoge un interrogatorio surrealista. Lo que recoje el documento oficial es lo siguiente: “Que los dos comparecinetes se encontraban en su casa, cuando un amigo común, llamado Asier, del que desconoce más datos (se supone que les llama) y este le manifiesta a Eduardo que haga el favor de recoger una maleta en casa de su novia, en la calle Alcalá, 45, a las 14:30, llamando Eduardo a Sergio para que este le acompañe”. En ese momento el interrogatorio se suspende y el agente de Policía escribe que, por “las continuas contradicciones, así como que no colaboran en la declaración, ofreciendo repetidos testimonios incoherentes entre sí”. Ambos testigos, aparentes conductores de la caravana de ultras camino de la pelea, localizados en tres momentos de la trifulca entre ultras violentos, se van sin siquiera firmar la declaración. No se sabe nada más de ellos.

El testimonio de los chóferes deja muchas pistas de cómo fue la quedada, desde el ámbito de los Riazor Blues. El viaje costó 40 euros a los ultras, a pesar de que solo las entradas valían entre 30 y 40. La quedada con otros ultras de ultraizquierda madrileños era en Villalba, y había dos coches lanzaderas para guiar al centenar largo de Riazor Blues a las cercanías del Vicente Calderón a una hora intempestivamente temprana (llegarían casi cinco horas antes del partido). El mismo chófer explica que desde que salieron de Villalba “se mostraban nerviosos y hacían continuas llamadas de teléfono”. La gran quedada estaba en marcha hacia el choque violento contra el Frente Atlético. Un coche del Frente Atlético tenía controlados a los autobuses de los Riazor Blues casi 100 kilómetros antes de llegar a Madrid, segùn informó a este diario uno de los ultras inmiscuidos en la reyerta.

Una de las entradas intervenidas a los ultras de Riazor Blues. | ESTRELLA DIGITAL

Hubo aquella trágica mañana en Madrid varios coches sospechosos con papeles poco claros en la reyerta, como el Volkswagen Sirocco que fue localizado cargando material de la pelea, conducido por un seguidor del Real Madrid.


Defensas coordinadas

La lectura de las declaraciones de los detenidos por la pelea entre ultras deja bien claro las pautas que siguen los radicales del fútbol cuando suceden este tipo de acontecimientos. Casi la totalidad de los detenidos se negó a declarar ante la Policía, para hacerlo ante el juez. Muchos de ellos tenían varios teléfonos (a uno de los presuntos autores de la muerte de “Jimmy” la Policía le intervino hasta cinco aparatos diferentes), con varios usos y tipos de archivos dentro.

Llama la atención singularmente la coordinación de las defensa de los ultras del Depor. Todos ellos, incluso la viuda de Javier Romero Taboada, tienen el mismo abogado, Elantz Ibarrondo. Se trata de un letrado con prestigio –y de alta minuta– y bastante conocido en los círculos jurídicos de Madrid, porque ha tenido varios defendidos de ultraizquierda acusados de violencia callejera, e incluso llegó a ir en la lista a la Europeas de Alfonso Sastre, considerada una sucesión política de Batasuna.

loading...
Comentarios