sábado 15/8/20

Arenas llamó a los líderes del PP en Castilla y León para que pararan la dimisión de Herrera

Génova tiró de su vicesecretario cuando cundió la alarma por las intenciones de dimitir manifestadas por Herrera. Arenas encontró un resquicio para detener la crisis: Valdeón, considerada "social" y progresista, no ha logrado la confianza de todos los barones provinciales. Herrera no ha dimitido, pero se niega a confirmar que va a seguir

Juan Vicente Herrera no ha conseguido consenso para que lo sustituya Rosa Valdeón.
Juan Vicente Herrera no ha conseguido consenso para que lo sustituya Rosa Valdeón.

Javier Arenas, vicesecretario Nacional del PP para asuntos territoriales, llamó ayer por la tarde-noche a los ocho presidentes regionales del partido en Castilla y León para evitar la dimisión de Juan Vicente Herrera, presidente en funciones de la Junta. Arenas se encontró con una grieta en los planes del actual líder del PP en la región para dimitir: el nombre de su sucesora. Rosa Valdeón, alcaldesa en funciones de Zamora y elegida como delfín por Herrera, no reúne consenso con los jefes territoriales del PP castellanoleonés. En la decisiva y larguísima reunión de hoy con sus líderes regionales, Herrera no ha dimitido, pero tampoco ha querido confirmar que se vaya a presentar a la investidura.

Castilla y León, el granero de votos más fiable del PP hasta la fecha, ha sufrido el terremoto electoral en la misma medida que el resto del país. Juan Vicente Herrera, que se presentó a regañadientes, es el único barón regional de la formación que tiene garantizada su reelección, con 42 procuradores, empatado con el total del resto de formaciones políticas, aunque ha perdido en el camino 11 escaños. Tras unas declaraciones muy criticas con el partido y su amigo Mariano Rajoy, Herrera dijo públicamente que estaba “reflexionando” sobre su futuro. La intención, como avanzó ayer EstrellaDigital.es, era dimitir de sus cargos hoy, en la reunión con los líderes del partido. Una decisión que causó estupor en Génova.

La reacción fue que Javier Arenas habló telefónicamente con los presidentes provinciales, convocados para hoy por la mañana por Herrera. El objetivo era evitar que el barón más significativo y sólido del partido iniciara la anunciada catarata de dimisiones. La tarde de post-resaca electoral había sido terrible en la sede madrileña del PP. Tras decir Mariano Rajoy que había un problema de comunicación y no iba a cambiar nada en el partido ni en el Gobierno, los barones regionales le enmendaron la plana por la vía de los hechos, con el anuncio desgranado de dimisiones durante toda la tarde. Herrera, que había incluso discutido la idoneidad de Rajoy como candidato a la presidencia del Gobierno, era la puntilla.

Realmente Herrera no hacía sino adelantar sus planes de retiro a Burgos. La sucesora planificada era Rosa Valdeón, (Toro, 1960), alcaldesa en funciones de Zamora. Valdeón iba a ocupar un cargo relevante –vicepresidenta o similar– en el futuro Gobierno castellano–leonés y asumiría el mando del Ejecutivo mediada la legislatura.

Rosa Valdeón ha sido la coordinadora de campaña del PP en Castilla y León para estas elecciones. Su figura está en el ala progresista y más social de la escala política del PP, un primer escollo para lograr consensos con los atezados líderes provinciales. Además, varios de estos mandatarios recordaron a Arenas que los resultados del PP en Zamora han sido catastróficos, hasta el punto que IU va a gobernar la capital, un hecho casi inédito en medio del descalabro de la formación de izquierdas en toda España.

Rosa Valdeón, alcaldesa en funciones de zamora

Rosa Valdeón está llamada a sustituir a Herrera al frente del PP en Castilla y León.

Así la situación, Rosa Valdeón no tenía garantizado la anuencia para la sucesión de Juan Vicente Herrera. La situación de compromiso ha sido nombrar una comisión para los pactos –que no son totalmente necesarios, dado el empate en procuradores– que preside Herrera y en la que está Valdeón como figura señalada, junto a varios cargos del “aparato”, como el vicesecretario regional Silván o el secretario regional, Fernández-Mañueco.

Herrera, que no ha podido por lo tanto dimitir como era según fuentes su intención, no ha querido expresamente decir que se va a presentar a la investidura. Es decir, que no ha querido dar su brazo a torcer ante las presiones. Fuentes cercanas al presidente en funciones aseguran que su ambición pasa por tener una saludable vida personal y pasear con tranquilidad por Burgos. Lejos de Valladolid y las Cortes.

Arenas llamó a los líderes del PP en Castilla y León para que pararan la dimisión de...
Comentarios