sábado 07.12.2019
PELIGROSAS RELACIONES DE LOS POLÍTICOS ESPAÑOLES

Alejo Vidal-Quadras, el mejor amigo de los muyahidines

El presidente de Vox reconoce que lleva 13 años trabajando por una causa sorprendente: la rehabilitación y salida de la lista de terroristas de los Muyahidines del Pueblo Iraní. A él se debe el apoyo de políticos españoles a esta organización, "aliada" de la CIA

Aljo Vidal-Quadras junto a Maryam Rajavi en un acto organizado en el Parlamento Europeo.
Aljo Vidal-Quadras junto a Maryam Rajavi en un acto organizado en el Parlamento Europeo.

Alejo Vidal-Quadras es el hombre clave en las relaciones de los políticos españoles con los Muyahidines del Pueblo Iraní. El ‘expopular’ y actual presidente de Vox fue el primer político español que comenzó a tener relación con la "oposición democrática iraní en el exilio". Así es como él mismo la define. Corría el año 2000 y prácticamente acababa de llegar al Parlamento Europeo. "Al poco de estar en Bruselas conocí a un diputado portugués socialista, Paulo Casaca. Él llevaba unos años trabajando con la oposición democrática iraní y me pidió que recibiera a unos representantes de este movimiento. Tenemos una larga conversación, me aportan documentos y me explican las circunstancias en las que está Irán y su historia. Ahí comienza nuestra relación", relata a ESTRELLA DIGITAL el aún vicepresidente de la Eurocámara.

Y desde entonces, su apoyo a esta causa es pleno. Tanto, que desde el Parlamento Europeo lleva "13 años" trabajando para lograr que el Consejo Nacional de Resistencia Iraní –según muchos expertos, el brazo político de los Muyahidines del Pueblo Iraní- logre sus objetivos. Primero, sacarlos fuera de la lista de organizaciones terroristas, donde se les incluyó en 1997 en EEUU y 2002 en la UE, acusados de la muerte de varios estadounidenses en la década de 1970 y el intento de ataque de 1992 contra la misión iraní ante las Naciones Unidas en Nueva York. Y segundo, constituirse como la "alternativa legítima" de oposición a ojos de la comunidad internacional. Para ello, la acción del ‘lobby’ llevada a cabo desde hace más de 20 años por la organización ha sido fundamental. Y el apoyo del político español –uno de los principales miembros del grupo Friends of Free Irán, compuesto por alrededor de 70 eurodiputados-, imprescindible para hacer que el mensaje cale con fuerza en las instituciones internacionales.

Vidal-Quadras fue el primer político español que comenzó a tener relación con la "oposición democrática iraní en el exilio"

El primero de los objetivos ya fue cumplido. En 2009 el Consejo de la Unión Europea retiró la designación terrorista. "Pero fue un procedimiento estrictamente judicial", justifica rápidamente Vidal-Quadras. "Han sido los tribunales los que han dictaminado que no son terroristas", insiste el ‘expopular’, en referencia a la sentencia que en 2008 emitió el Tribunal de Justicia de Luxemburgo alegando que no encontraba ninguna evidencia de la amenaza terrorista del MEK. Tras esta victoria en la UE, los muyahidines emprendieron su particular cruzada también en Washington. "Yo viví muy cerca este proceso. Mantuve una larga reunión con los abogados que llevaron el tema en EEUU. Les explicamos cómo había funcionado el litigio en Europa" ¿El resultado? En 2012, el Departamento de Estado estadounidense también les retira la consideración de terroristas.

¿Qué pudo motivar a EEUU a sacarles fuera de la lista negra?

Los investigadores académicos consultados, sin embargo, descartan que el único motivo para sacarles de la lista negra fuera el jurídico. Hillary Clinton advirtió de que el departamento que ella dirigía no pasaría "por alto" u "olvidaría" hechos pasados, "incluidos su participación en el asesinato de los ciudadanos de EEUU en Irán en la década de 1970 y un ataque en territorio de EEUU en 1992", pero a juicio de los expertos consultados existen varias razones que llevaron al Gobierno de EEUU a tomar esta decisión.

En primer lugar, los Muyahidines del Pueblo Iraní fueron los que supuestamente descubrieron en 2002 el programa nuclear de Irán y permitieron a EEUU declararle la ‘guerra’ al régimen de los ayatolás. En segundo lugar, cuando EEUU entra en Irak, lejos de capturar a los muyahidines como prisioneros de guerra, les concede el estatus de "personas protegidas". Según las versiones oficiales, el MEK se "desarmó voluntariamente". Según las extraoficiales, la CIA y el Mossad israelí lo sigue entrenando para beneficio propio. Tanto es así, que en enero de 2012, Ilan Mizrahi, exdirector del servicio secreto de inteligencia israelí, llegó a insinuar la participación de los muyahidines en la "guerra secreta" contra Irán que ya le había costado la vida a cuatro científicos nucleares iranís. Y en tercer lugar, desde hacía años, políticos norteamericanos apoyaban su causa como instrumento de presión contra el régimen iraní. "Hablan farsi y aún mantienen importantes contactos dentro del régimen. Son útiles para EEUU ", justifican los expertos consultados.

Los muyahidines podrían haber pagado honorarios entre 15.000 y 30.000 dólares a políticos de EEUU

Claro que lo que estos expertos no se creen es que este apoyo sea desinteresado. En EEUU existen antecedentes. The New York Times ya denunció hace años el supuesto soborno de los Muyahidines del Pueblo Iraní a políticos influyentes para que apoyaran su causa. Entonces ya se hablaba de honorarios entre 15.000 y 30.000 dólares; e incluso el exgobernador de Pensilvania, Edward G. Rendell, tuvo que enfrentarse a una investigación del Departamento de Tesoro de los Estados Unidos por haber cobrado más de 150.000 de este grupo que aún estaba incluido en la lista negra. Y en el caso de la Unión Europea ocurre lo mismo. Tal y como ha desvelado ESTRELLA DIGITAL, dos expresidentes españoles acudieron a las reuniones que anualmente hacen en junio en París previo pago. "Pero el resto de políticos que les apoyamos no cobramos ni un euro", se apresura a aclarar Alejo Vidal-Quadras. "En el mundo aún quedan regímenes que machacan los derechos humanos, como Cuba, Corea del Norte e Irán. Creo que es el deber de cualquier demócrata contribuir a transformar Irán en una democracia", remata el actual presidente de Vox.

¿Quién financia a los muyahidines?

Aunque la cuestión que aún sigue sin resolverse y trae de cabeza a los expertos es de dónde saca el MEK todo el dinero que cuesta mantener esta importante red de contactos y apoyos. Según Vidal-Quadras, única y exclusivamente de los iranís en la diáspora, "algunos de ellos muy adinerados". Aunque hay otros políticos consultados que dudan. "Yo no soy tan inocente para pensar que las contribuciones de todos los iraníes en el exilio basta para mantener esa infraestructura. Yo no descarto el hecho de que pueda haber potencias que puedan instrumentalizar este movimiento a su favor", admite Gari Durán, senadora del PP por Baleares, y una de sus mayores defensoras en España. EEUU, Israel y Arabia Saudí están entre las opciones de posibles financiadores ocultos. Aunque Durán asegura que a ella no le importa eso: "Yo he visto a la gente haciendo huelga de hambre, he visto las fotos de los muertos y he oído a sus madres hablar. Y salvo que tenga que concluir que todo esto es un gigantesco engaño, a mí me vale".

A los muyahidines se les atribuye la muerte de 40.000 iraníes durante la guerra Irak-Irán, del expresidente iraní Ali Rajaei y el primer ministro Javad Bohanar, de multitud de kurdos y ahora de actuar de apoyo a la oposición siria. Y en algunos informes de la ONU y Human Right se asegura que se trata de un movimiento que no respeta los Derechos Humanos. Pero Vidal-Quadras no da credibilidad a ninguna de estas acusaciones e insiste en la propaganda iraní. "El régimen ayatolá es uno de los más crueles del mundo". Un mensaje que su lideresa, Maryam Rajavi, repite constantemente en todos los parlamentos que visita. Lo hace en el europeo las dos veces al año que va y lo ha hecho en el español en diciembre de 2012. Una visita relámpago a Madrid donde también aprovechó para reunirse con la alcaldesa, Ana Botella, curiosamente mujer de uno de los políticos a los que los muyahidines pagaron a cambio de apoyo público.

Comentarios