jueves 2/12/21
INFORME VILLAREJO

El policía que investigó a Ignacio González tiene un ático y otro piso en Estepona

José Villarejo, alias 'Manuel Villar' o 'Pepe Villar', se ha movido entre las sombras de la investigación privada y su trabajo como funcionario del Cuerpo Nacional de la Policía. Con un ingente patrimonio y dos empresas de detectives, Villarejo ha estado imputado en el caso de la Iglesia de la Cienciología y relacionado con el traficante de armas sirio, Al Kassar. Así es el policía que investigó a Ignacio González

Ático en Estepona de José Villarejo (i) y un segundo piso también en Estepona (d). | EstrellaDigital.es
Ático en Estepona de José Villarejo (i) y un segundo piso también en Estepona (d). | EstrellaDigital.es

Actúa a medio camino entre su puesto de funcionario y la actividad privada. Nació en El Carpio, Córdoba, pero ha desarrollado su mayor faceta laboral entre Madrid y Barcelona. En el círculo policial lo conocen como un “agente liberado”. Pocos saben cuando está de excedencia y cuando funciona dentro del Cuerpo Nacional de Policía. Se sacó la oposición nº 263 en noviembre de 1971. Desde entonces ha combinado su carrera realizando los trabajos menos ortodoxos a través de dos agencias de detectives privados que él mismo montó.

La primera fue R&V Telecomunicaciones, fundada en 1992 y radicada en la calle Mártires, 9 de Boadilla del Monte. La segunda, y más conocida, es Cenyt, creada en 1996 y ubicada en la calle Convento, 2 también de Boadilla del Monte.

José Manuel Villarejo Pérez es un gran conocido en el mundo de la investigación, aunque siempre se ha movido entre las sombras. Ahora, en el ámbito público tras denunciar la pasada semana al presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, suena paradójico que el policía que investigó el ático del dirigente madrileño también tiene su propio ático en Estepona. Concretamente un último piso en el Edificio Zamora de la Avenida de España, 2, y otra casa en la urbanización de la calle Vista África, a 500 metros del puerto pesquero de Estepona.

El ático de Avenida de España está en pleno paseo marítimo de Estepona, en primera línea de playa. A nombre de su actual esposa Isabel Alcalá Garces, Villarejo es titular del usufructo de la totalidad de la finca desde la fecha de compra en 2003. El piso tiene 123 metros cuadrados, tres dormitorios, dos baños, terrazas y lavadero. Está a 18 kilómetros del famosos ático de lujo de Ignacio González.

La pareja se hizo dos años más tarde con un segundo piso en Estepona, el de la calle Vista África. Al igual que el anterior, la propiedad aparece a nombre de la esposa, aunque el policía tiene el usufructo de la finca. Junto a la plaza de toros y a 300 metros del puerto deportivo, la vivienda tiene 132 metros y piscina comunitaria. Está a tan sólo medio kilómetro caminando de la playa.

José Manuel Villarejo Pérez, alias Manuel Villar o Pepe Villar, está muy conectado a Marbella y no sólo por sus viviendas. De allí era comisario Agapito Hermes de Dios, el único policía imputado por la investigación “ilegal” –según Ignacio González y Jorge Fernández Díaz- del ático del presidente de Madrid. Amante de los caballos y reconocible porque tiene un tic que le hace echar la cabeza para atrás, Villarejo ha utilizado al abogado Ernesto Díaz-Bastien para que le defendiera en la causa de la Iglesia de la Cienciología en la que el policía fue imputado por tres delitos. Varios abogados del despacho Díaz-Bastien, como su hermano Héctor o Luis Manrique Juega fueron imputados en la ‘operación Goldfinger’, junto al actor Sean Connery -que actualmente ya no está imputado-, por la compra venta y recalificación de la parcela Malibú, antigua propiedad de Connery en Marbella. El TSJA imputó a tres letrados del despacho Díaz-Bastien y Truán los presuntos delitos de malversación de caudales públicos, cohecho, fraude y exacción ilegal, tráfico de influencias y prevaricación. Según cuenta el detective de Método 3, Francisco Marco, en su libro ‘El Método’, Villarejo acudió en ayuda de sus tres amigos letrados a través de una sociedad de comunicación de crisis llamada Cenyt Media.

Villarejo, imputado triplemente en el ‘caso Dianética’

Hay que remitirse a finales de los 80, cuando la iglesia de la Cienciología buscaba asentarse en España. El domingo 18 de noviembre de 1990, el diario ABC titulaba así en su sección de sucesos: “La secta de la Cienciología utilizó a policías para encarcelar a un inocente”. Este policía no era otro que José Manuel Pérez Villarejo. El funcionario, en excedencia según la información, trabajó para la iglesia de la Cienciología como detective privado.

La asociación Dianética era una sociedad instrumentada de la Cienciología dedicada a la rehabilitación de los drogadictos. Pedro Lerma, que había conseguido rehabilitarse de sus adicciones en París a través de la sociedad Narconón, también ligada a esta iglesia, abrió en Madrid esta fundación para ayudar a personas drogodependientes. Según la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, Lerma “inicia sus actividades sin comprender en su auténtica dimensión la verdadera finalidad de lo que es, ni más ni menos, una gran multinacional, consagrándose aquel a la ayuda de los toxicómanos de manera sincera y prioritaria, subordinando los intereses lucrativos que, a nivel internacional, persiguen centros de Narconón y Dianética”.

La Cienciología, al no poder controlar a Pedro Lerma para sus intereses, puso en marcha una operación contra Lerma. Ahí entró José Manuel Villarejo como detective privado. La sentencia de la Audiencia Provincial señala que con la ayuda de Villarejo consiguieron lavar el cerebro de un drogadicto llamado Juan Carlos Borrado para que se autoinculpase de un robo en la sede de ‘Dianética’ e implicara a Lerma en el delito. Villarejo mandó al drogadicto a declarar a la comisaría de Las Ventas, donde tenía amigos funcionarios, y Lerma fue detenido. El juez añadía que “de manera consciente o no, de buena o mala fe”, los policías actuaron “sirviendo los intereses de su amigo y excompañero José Manuel Villarejo”.

Pedro Lerma quedó absuelto, pero José Manuel Villarejo fue imputado por simulación de delito, denuncia de delito falsa y detención ilegal. El Tribunal Constitucional lo absolvió en el año 2000 de los delitos más graves, quedando el resto no demostrables”.

El juez de la sección 16 de la Audiencia Provincial de Madrid, Vázquez Honrrubia, mostraba en 1990 su preocupación porque la trama hubiera conseguido tener acceso a los altos organismos del país y pidió a la Dirección General de la Policía depurar responsabilidades.

Veinticinco años más tarde es el actual ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, quien acaba de solicitar a la Dirección General de la Policía un informe de las actividades del propio Villarejo. Fernández Díaz asegura que él no tiene por qué conocer todas las actividades del funcionario, aunque ya avisa de que vienen de 20 años para atrás.

Su relación con el traficante de armas sirio Al Kassar

Entre las antiguas actividades de Villarejo también aparece relacionado con el traficante de armas Monzer Al Kassar, que vivió 20 años en Marbella. El sirio fue condenado por la Justicia americana a 30 años de prisión en 2009 por la venta de armas a las FARC. Los días previos a la detención de Al Kassar en el aeropuerto de Madrid por una orden de la Interpol fueron confusos. El abogado del sirio, José Luis Sanz Arribas, alegó en su defensa para evitar la extradición a EEUU que su cliente creía que iba a vender armas al Gobierno de Nicaragua y no a las FARC. Y que, ante la duda de que la operación pudiera ser ilegal –es legal vender armas a un gobierno pero no a un grupo terrorista- Al Kassar llamó a José Manuel Pérez Villarejo para pedirle consejo. Villarejo, según publicó en 2007 la revista Tiempo, le aconsejó que no fuera solo a la reunión que iba a tener lugar en Madrid y le puso en contacto con el comisario Enrique Castaño, para que le acompañara. Dicha reunión se frustró con la detención de Al Kassar. Precisamente Enrique Castaño es el otro policía que acudió a la reunión con Ignacio González en La Mallorquina en noviembre de 2011 y que también aparece en la grabación publicada este lunes por El Mundo y La Ser.  

Los protagonistas se repiten. Villarejo, con casas en Estepona, amigo del comisario imputado de Marbella, Agapito Hermes de Dios, fue defendido por Díaz-Bastien en el ‘caso Dianética’. A la par, Díaz-Bastien no sólo aparece implicado cen la venta de la villa en Marbella de Sean Connery, también defendió a Al Kassar en el juicio ante la Audiencia Nacional en 1995 por el secuestro del buque italiano ‘Achille Lauro’.  Ese mismo año, el letrado abrió junto al sirio y su esposa Raghda Habbal la sociedad Conastra Trading Company para el comercio de bienes manufacturados. El periodista Nomberto Bermúdez, del medio argentino Página 12, aseguró en 1999 que la compañía realmente se dedicaba a vender pistolas Astra. El abogado Díaz-Bastien estuvo a punto de defender a Augusto Pinochet en caso de que lo extraditaran a España. Baltasar Garzón dictó en 1998 una orden de detención contra el dictador chileno en la investigación de los crímenes contra españoles durante la dictadura. Finalmente el ministro de Interior británico, Jack Straw, decidió el 11 de enero de 2000 que no era procedente su extradición porque Pinochet, tras la revisión médica “no estaba en condiciones”. Toda una relación de nombres que perfilan lo que podría llamarse el ‘clan Marbella’.

El policía que investigó a Ignacio González tiene un ático y otro piso en Estepona
Comentarios