domingo 16/1/22
CORINA RANDAZZO

"El desnudo no es un tema tabú, pero no lo haría si es gratuito"

La que fuera protagonista de Un príncipe para Corina colabora cada lunes en el programa de MTV Vergüenza ajena y, después de formarse en el mundo de la interpretación durante tres años, está en la actualidad en dos obras de teatro

corina5
Corina Randazzo.

-¿Cómo se ha metido en esta nueva experiencia?

-Me llamaron, me lo propusieron y genial porque es un programa muy divertido, apto para todos los públicos.

-¿Había visto el formato norteamericano, Ridiculousness, que lleva ya siete temporadas?

-Por supuesto, es un programa que aquí también se ve mucho, y quizás por ello me sorprendió saber que lo querían hacer en España, porque nunca se me había ocurrido la idea.

-¿De qué cree que se ríen más los españoles?

-La risa es contagiosa y los vídeos muy cómicos, por lo que siempre que haya caídas, bebés... Todos nos reímos un poco de todo, la risa es universal, aunque supongo que luego sí hay cosas que hacen más gracia en uno u otro país, en función del tipismo, como puede ser el tapeo o los toros aquí. 

-¿Usted ha protagonizado alguna vez un vídeo que podría haber tenido hueco en su programa?

-Por supuesto. Muchos de ellos afortunadamente no se grabaron. Soy muy patosa porque soy muy hiperactiva, no tengo mucho en cuenta dónde estoy ni qué llevo puesto.

-¿Es usted vergonzosa?

-No, vergonzosa no, me considero correcta.

-¿Entonces no le importaría protagonizar algún desnudo?

-¿Desnudos, para qué? No tengo necesidad en absoluto, pero si tengo que hacer uno en un papel porque es una escena erótica no me importaría. Si el personaje lo requiere, sí lo haría porque el desnudo ahí no es un tema tabú, pero no haría un desnudo gratuito.

-Las actrices siempre terminan acogiéndose a lo de "si lo exige el guión"...

-Es que si hay una escena de amor, de mucha pasión y quieren un desnudo de los dos actores protagonistas pues no hay problema. El desnudo ahí no es un tema tabú porque somos actores, profesionales y hay que hacer lo que requiere el papel.

-¿Se siente ya perfectamente aclimatada al mundillo televisivo?

-Sí, todo lo que he hecho me ha dado más experiencia y seguridad, me ha permitido conocerme. Yo estoy encantada y aquí, por ejemplo, me tratan fenomenal, es como estar en casa. 

-¿Pero creía realmente cuando hizo 'Un príncipe para Corina' que iba a tener tanta continuidad en el medio?

-Aquello surgió de la nada, lo viví como una experiencia pero no con la idea de hacer nada más, y luego lo demás ha venido por sorpresa. 

-Ahora ya hasta se está formando en la interpretación...

-Sí, me encaminé hacia la interpretación y llevo ya tres años y estoy muy contenta. Me mantuve al margen de la televisión para seguir por ese camino y gracias a Dios estoy viviendo ahora de la interpretación y me están saliendo muchos proyectos.

-Desde luego pocas actrices pueden estar en dos proyectos teatrales a la vez...

-Sí, por un lado estoy con Windermere Club, junto a Natalia Millán, que es encantadora, y con la que estoy de gira por España, y la otra obra que hago es en el Teatro Lara de Madrid, con Burundanga. También estoy en una película que va a salir pronto.

-Sólo le falta una serie de TV...

-Estoy en varias propuestas que me han hecho pero no hay nada asegurado y por eso mejor no contarlas.

-¿Cómo ve el mundo de la interpretación en nuestro país?

-La cultura del cine aquí ha crecido, están invirtiendo más en él y tenemos muy buenos actores, y se están descubriendo nuevos talentos y yo estoy muy contenta con lo que veo. 

-¿Hay algo que no haría en su carrera?

-Todo tema realitys o salsa rosa, porque no creo que haya algún actor que se dedique a lo suyo y al mismo tiempo a ir a estos espacios. Sigo encaminada a una trayectoria limpia, blanca, en la que tienes tu privacidad, con la que te respetan, y sigo al margen de lo otro.

-¿Es de las pocas actrices entonces a la que respetan?

-Sí, por supuesto, y si no me hago respetar.

-Sin embargo empezó en un reality...

-Y no estoy arrepentida, para nada, estoy muy orgullosa del camino que he llevado. De acuerdo que me di a conocer a través de un reality, pero de aquel programa me quedo con lo bueno, porque fue una experiencia muy bonita, y me ayudó a descubrir lo que no quiero. A partir de ahí vino ¡Mira quién baila!, otro programa limpio y blanco en el que pude ser yo misma, seguí con mi camino, aprendiendo, creciendo como persona, para hacer solo lo que vaya conmigo.

-¿Todavía tiene contacto con sus 'príncipes'?

-Me llevo muy bien con muchos. Lo mejor de aquel programa fue conocer a grandes corazones y grandes personas.

-¿Cómo lleva el tema de la popularidad?

-Muy bien, la gente es muy agradable. Las cosas que he hecho han sido bonitas, agradables a la vista y muy divertidas, te piden autógrafos y fotos y lo haces encantada, sobre todo porque te lo piden con una sonrisa y mucha amabilidad, que no puedes decir que no.

-Vamos, que no le importa hacerse 'selfies', a diferencia de otras actrices...

-No, para nada. No es que te encante, porque a veces hay situaciones tensas, como cuando estás comiendo o cenando con tus amigos, con la hamburguesa en la boca, y ahí no lo ves muy correcto que te pidan una foto, pero yo siempre soy amable cuando las personas son amables conmigo, y hasta ahora siempre lo son.

Comentarios