sábado 4/12/21
PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO

Las pensiones y el gasto social ahogan los presupuestos del 2015

Aunque el techo de gasto se reduce un 3,2%, gran cantidad de partidas aumentan su saldo en unos presupuestos a medio camino entre la austeridad exigida y el populismo propio de año electoral 

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en en Congreso durante el anuncio de los PGE 2015.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en en Congreso durante el anuncio de los PGE 2015.

Los Presupuestos Generales de 2015 se han construido bajo dos premisas prioritarias para el Gobierno. En primer lugar, era inevitable no proseguir conteniendo, en parte, el gasto. El techo de gasto (gasto no financiero) se reduce un 3,2% hasta los 129.060 millones. En segundo lugar, debían contener partidas específicas por ser 2015 año electoral y tanto la inversión pública, como la inversión en infraestructuras o el gasto en fomentar el empleo crece respecto de los de 2014.

En palabras del propio ministro Montoro “España tiene unas peculiaridades especiales respecto de otros grandes países por su déficit y deuda pública”. La deuda pública a lo largo de 2015 va a superar el 100% del PIB, estima el ministro que acabara este año en el 100,3% para alcanzar el 101,5% en 2016. Además, tras los cambios metodológicos la reducción del déficit tiene que ser del  5,5% al 4,2%, que equivale a 13.000 millones. En principio, el Gobierno espera que la mejora de la economía proporcione más ingresos pero las tensiones en Europa ponen en riesgo las previsiones.

Mitad del presupuesto en Gasto Social

El gasto social para este 2015 asciende a186.051 millones, que supone más de la mitad (un 53%) de los 347.000 millones que suponen el gasto total. La partida que a su vez más gasto social concentra son las pensiones, que crecen un 3,3% y ya suponen cerca de 131.000 millones. La evolución del gasto por pensiones sigue disparado, en apenas 12 años se ha pasado de 64.000 millones a los 131.000 actuales.

Al contrario, como ya adelantó el viernes el ministro de Hacienda la partida por desempleo va ahorrar al Estado cerca de 4.100 millones. Debido a la mejora del empleo que espera el Gobierno, que cifró en cerca de 350.000 los empleos que se van a crear. La partida en total cuenta con una asignación de 25.300 millones de euros. Aunque se trata de una cifra inferior a la de 2014 si la comparamos con su asignación en 2008 vemos como ha crecido un 60,36%.

Asimismo, el Ejecutivo ha incrementado el gasto en partidas como políticas de gasto social, fomento del empleo, acceso a la vivienda y fomento a la edificación. Especial incidencia tiene el crecimiento de fomento del empleo que crece un 16,5% hasta los 4.746 millones, una partida que aún no ha demostrado tener los resultados esperados.

Otros gastos

El Gobierno también eleva la partida de gasto en infraestructuras, a pesar de tener sobrecapacidad de ella, un 12,6% y se sitúa por encima de los 6.100 millones de euros. También crecen las partidas para Agricultura, Pesca y Alimentación, la dotación a Industria y Energía, las subvenciones al transporte y el importe asignado a la investigación. En total todas las dotaciones anteriores equivalen a un total de más de 21.000 millones.

Los presupuestos “austeros” como los ha llamado Montoro también ha incrementado las transferencias a otras administraciones un 2,6% hasta los 47.161 millones, los servicios de carácter general recibirán 28.438,28 millones (registra un caída del 4,9%). En los presupuestos tampoco se incluye que se vaya a producir alguna aportación al MEDE o al Fondo de proveedores, ni tampoco en el déficit se incluye el aval al déficit de tarifa como si ocurrió en 2014.

Previsión de Ingresos en máximos

En el Gobierno se tiene la certeza que los ingresos van a crecer un 6% y van a llegar a los 298.317 millones. En parte, gracias a la mejora de la economía y el consumo que permitirá un incremento de la recaudación por IVA del 10%. Además, los impuestos especiales siguen atrayendo cada vez más recursos, en 2015 se estima que llegue hasta los 44.156 millones hasta un 17,2% más que en 2014.

El gobierno espera que la mejora del empleo le permita aumentar la recaudación por cotizaciones sociales. La recaudación por impuestos directos y cotizaciones crecerá un 3,9% hasta los 200.270,92 millones de euros.

El impacto de la reforma fiscal se ha valorado en cerca de 9.000 millones. La recaudación por IRPF se situará en 2015 en 72.957 millones con una caída del 0,6% respecto de 2014.  El otro impuesto que se tocó en la reforma fiscal, el de sociedades, se espera que se recupere a medida que mejora la economía y los resultados de las empresas. En total, por sociedades se espera que se recauden unos 22.300 millones.

Comentarios