viernes 4/12/20
Empresas

El uso del cannabis terapéutico, ¿más cerca que nunca?

Los casos sobre el uso del cannabis terapéutico han corrido ríos de tinta. Muchos de ellos han llegado a llamar la atención en el ámbito internacional

El uso del cannabis terapéutico, ¿más cerca que nunca?
El uso del cannabis terapéutico, ¿más cerca que nunca?

Sobre el uso del cannabis terapéutico han corrido ríos de tinta, con casos que han llamado la atención internacional. De Argentina, por ejemplo, nos llegó el de las conocidas como “Madres de la marihuana”, mujeres que cultivan con el único objetivo de tratar las enfermedades de sus hijos, desafiando la ley. Ascendiendo su número al centenar, muchas de ellas ni siquiera habían probado la sustancia, según recogía el diario Clarín.

Entre las familias que se sumaban a la terapia, el medio relataba el caso de Roxana y Elio, con un hijo autista y otro con una epilepsia difícil de controlar, y que derivaba en su ingreso hospitalario unas cinco veces al mes. Una situación que, según confesaba la propia familia a Clarín, les hizo plantearse el suicidio. Tras una intensa búsqueda, decidieron probar la marihuana, gracias a un amiga que le suministró los cogollos y un consejo: hacer manteca.

De hecho, este tipo de tratamientos medicinales ha logrado ser subvencionado. El Día, por ejemplo, recogía el caso de Puerto Rico y el primer tratamiento subvencionado por obra social. Una familia del país caribeño comenzó a recibir medicación con un aceite terapéutico derivado de la marihuana. El caso llamó la atención internacional porque, si bien el país ya había instaurado el uso medicinal de la marihuana, nunca antes una obra social se había hecho cargo, según el diario.

Otro país que se ha sumado este año al uso terapéutico del cannabis ha sido Uruguay, que tradicionalmente se ha colocado a la vanguardia legislativa en pro de los derechos civiles y en tratar de mejorar el bienestar de su ciudadanía.

Ya en 2013, el país sudamericano aprobó una ley sin precedentes para regular el comercio de marihuana, que a la postre otorgaría licencias para su cultivo y venta. Pero además, en 2017, revolucionó la política global en materia de drogas con la autorización de la venta en farmacias, lo que ha generado polémica y el veto de instituciones internacionales, como las entidades bancarias internacionales.

Además, en octubre se conocía que ICC Labs había adquirido hectáreas de terreno entre Flores y Canelones, dos de sus departamentos, para construir un laboratorio para la producción de “herramientas terapéuticas a base de cannabis”, según informaban Teledoce y otros medios.

El cannabis terapéutico en España

En Europa, Bélgica, Austria, Italia, Polonia, la República Checa, Macedonia o Alemania, entre otros, han legalizado el uso terapéutico, aunque hay países que se han planteado incluso hacerlo para uso recreativo.

Ante tal situación internacional, España también afronta el reto de legalizar el uso de la marihuana, aunque el debate está servido. Hay quien piensa, por ejemplo, que se trata de un arma de doble filo porque, al identificar su uso como medicinal, los jóvenes atribuyen un bajo riesgo al consumo de marihuana.

Con todo, el Congreso acordó en abril de este año la creación de una subcomisión de estudio para permitir, llegado el momento, que los médicos puedan recetar la sustancia. Tal estudio tendría en cuenta las evidencias científicas al respecto, y tratando siempre de garantizar la salud de los pacientes.

Por ahora, nuestro país ha ocupado una posición ambigua en torno al cannabis porque, si bien las multas por consumo se han endurecido, se “permite” la existencia de los llamados clubes de cannabis. Como asociación sí es legal, pero el cultivo y tráfico que realicen se podría catalogar como alegal. Y es que el Tribunal Supremo ha amparado a las pequeñas asociaciones, no así a grandes clubes por tener una actividad equiparable al tráfico de drogas.

¿Es es el grow shop el negocio del futuro?

Además de la mencionada subcomisión del Congreso de los Diputados, algunos parlamentos autonómicos han tramitado iniciativas en torno al cannabis: en Cataluña se registró una Iniciativa Legislativa Popular para regular clubes y en Baleares se planteó la regulación del consumo responsable. Son solo dos ejemplos.

Las nuevas sobre la legalización de la sustancia son seguidas muy de cerca por quienes ven en esto todo un mercado que explotar, que se preguntan, por ejemplo, si se puede comprar un Grow Shop como este, Semillas Low Cost, con el que hacer dinero.

Hay que saber que, para poder abrir uno de estos establecimientos, no es necesario que el cannabis sea legal. De hecho, ya están presentes por todo el país, y su actividad no es perseguida. Se ha considerado como ventaja que su presencia haya quitado trabajo a los pequeños y medianos traficantes, porque se dedican a enseñar a los consumidores a cultivar.

Es decir, no venden marihuana, lo que sí se considera un delito en España. Es la venta de semillas, según explica el blog Cannamarihuana, lo que puede generar más controversia, porque, si bien su venta está permitida, los envases advierten que su germinación está prohibida, por lo que el consumidor la haría bajo su propia responsabilidad. Se trata, en definitiva, de un artículo de coleccionista.

Pero, ¿es la solución?

Aquí tenemos otras noticias sobre el CBD, conocido como cannabidiol. Es el uso cotidiano de la sustancia, realmente, lo que más contribuye a normalizar su uso y cambiar el punto de vista. Pero, ¿es realmente la solución?

Lo cierto es que los usos médicos de la marihuana en diferentes enfermedades aún están siendo estudiados. Hay informes que avalan su uso frente a las náuseas producidas por los tratamientos de quimioterapia propios del cáncer, o contra el sida. Además, al estimular el apetito, podría ser útil para combatir otros trastornos como la anorexia. Paliar los síntomas del glaucoma, de la epilepsia o de la esquizofrenia son también usos del cannabis que la ciencia ha investigado.

Pero hay, sin embargo, estudios en contra, y es que no hay que perder de vista que su consumo puede generar adicción por, entre otros, los efectos de euforia que generan. Y eso, a su vez, puede agravar otras enfermedades que la persona adicta ya tuviera.

Así pues, como en toda sustancia dedicada a mejorar la salud de las personas, habrá que seguir estudiando el cannabis y permanecer atentos a los movimientos legislativos de este y otros países.

Comentarios