martes 25.02.2020
Violencia Juvenil

La violencia de los menores, más alarma que números

El asesinato de una pareja de ancianos en Bilbao la semana pasada ha abierto el debate sobre violencia juvenil. Las cifras de delitos juveniles no justifican la alarma, tampoco en el País Vasco

La violencia de los menores, más alarma que números

En menos de un mes, tres personas han muerto en la provincia de Bizcaia. Tras el homicidio de Ibon Urrengoetxea 'Urren', el exjugador del Amorebieta asaltado por dos jóvenes de 13 y 16 años en Bilbao cuando volvía de una cena de empresa el pasado 23 de diciembre, y del asesinato el pasado jueves de dos ancianos de 87 años en su piso de Otxarkoaga y por el que se ha detenido a dos adolescentes de 14 años y a un tercero de 16.

Tres crímenes de notable alcance mediático y extrema gravedad que vuelven a poner el foco en el aumento de los delitos cometidos por adolescentes.

Sin embargo, las cifras oficiales no justifican la alarma.

Las condenas a menores

En el caso de la Estadística de Condenados Menores, las cifras que presenta el Instituto Nacional de Estadística, se valoran las personas menores de edad (14-17 años) condenadas en sentencia firme por la comisión de infracciones penales, ya sean delitos o faltas.

Durante 2016 fueron condenados 12.928 menores condenados, lo que supuso un descenso del 7,5% respecto al año 2015. La tasa de menores de 14 a 17 años condenados por cada 1.000 habitantes de ese mismo rango de edad fue de 7,2.  El 80 % de los menores condenados fueron varones y el 20,0% mujeres.  Por edad, el grupo de 17 años fue el más numeroso (30,2% del total), seguido del grupo de 16 años (28,2%).

Evolución de los menores condenados

Las cifras de delitos juveniles alcanzaron su máximo en 2010, con un importante crecimiento de condenas entre 2007 y ese año, coincidiendo con los momento más duros de la crisis. Desde ese año, las cifras no han hecho sino descender.

Como se observa las tasas de las mujeres jóvenes son poco apreciables, en todos los tramos de edad. Y crecen entre los hombres a medida que crecen.

Analizando las tasas por sexo y edad de los menores condenados, se observa que la edad más frecuente fue la de 17 años en los varones y la de 16 años en las mujeres.

La mayoría de los menores condenados fue de nacionalidad española (80%). Sin embargo, la tasa de menores por cada 1.000 habitantes de 14 a 17 años fue casi tres veces superior en los menores de nacionalidad extranjera (17,2), que en los de nacionalidad española (6,3).

Medidas adoptadas

En el año 2016 los jueces adoptaron 21.526 medidas, lo que supuso un descenso del 6,6% respecto al año anterior.

Las medidas adoptadas más frecuentes fueron la libertad vigilada (43,1% del total), la prestación en beneficio de la comunidad (15,1%) y la de internamiento en régimen semiabierto (11,6%).

Conforme aumenta la edad del infractor se incrementó la medida de prestación en beneficio de la comunidad (pasando del 13,3% del total a los 14 años al 16,9% a los 17), al tiempo que disminuyó la de libertad vigilada (del 46,3% a los 14 años al 39,4% a los 17).

Atendiendo a la nacionalidad del infractor, las medidas de internamiento en régimen cerrado e internamiento en régimen semiabierto recayeron con más frecuencia en menores extranjeros (3,9% y 15,2% del total, respectivamente) que en menores españoles (1,5% y 10,6%).

En cambio, los menores extranjeros incurrieron con menos frecuencia en las medidas de realización de tareas socio-educativas y prestación en beneficio de la comunidad (9,3% y 14,0% del total, respectivamente, frente a 12,3% y 15,5% de los españoles).

Infracciones penales y su tipología

Por tipología del delito, los de mayor incidencia fueron los robos (25,9% del total), los delitos de lesiones (21,3%) y los delitos de torturas y contra la integridad moral (8,6%).

Entre las faltas, las más frecuentes fueron las realizadas contra las personas (56,6%) y contra el patrimonio (42,6%).

Atendiendo a la edad, se observa que el número de infracciones cometidas aumenta con la misma. Así, las realizadas a los 17 años (30,8% del total) supusieron casi el doble que las practicadas a los 14 años (16,7%).

Menores condenados e infracciones penales por lugar de condena

Andalucía fue la comunidad con más menores condenados inscritos en el Registro, con el 23,0% del total. Le siguieron Comunitat Valenciana (15,1%) y Cataluña (11,8%).

Este orden se mantuvo en el caso de menores de nacionalidad española. Sin embargo, Cataluña fue la comunidad con mayor número de menores condenados extranjeros (21,6%), seguida de Andalucía (15,5%) y Comunitat Valenciana (15,0%).

La ciudad autónoma de Ceuta (38,7 por 1.000), Illes Balears (11,4 por 1.000) y Canarias (11,1 por 1.000) registraron las mayores tasas de menores de 14-17 años condenados por cada 1.000 habitantes del mismo rango de edad.

En el caso del País Vasco, los delitos cometidos por menores fueron, en 2016, 482, y con una tasa de delito del 6,4%, la sexta más baja entre las diecisiete comunidades autónomas

Comentarios