Sábado 23.03.2019

Los jesuitas de Cataluña identifican a ocho acusados de abusos

Los jesuitas de Cataluña, que abrieron una investigación interna sobre los posibles casos de abusos en sus colegios, han identificado hasta ahora a ocho personas relacionadas con la orden acusadas de abusos o conductas inapropiadas cometidas en diferentes décadas en cuatro de sus colegios

Los jesuitas de Cataluña han informado este viernes del estado de esta investigación interna abierta en todos los centros educativos de la Compañía de Jesús en Cataluña.

En la investigación han entrevistado hasta ahora a 19 personas -11 hombres y 8 mujeres- y la persona más citada ha sido el jesuita Lluís Tió, ya fallecido, que en 1992 fue condenado a dos años de cárcel y seis de inhabilitación por abusos sexuales sobre una menor, y que después fue trasladado a Bolivia.

Además de Tió, hay acusaciones sobre otros seis monjes y un seglar, según ha informado la congregación.

La investigación interna, que aún no ha concluido, se inició el pasado 13 de diciembre en todos los centros educativos de la Compañía de Jesús en Cataluña, que se ha comprometido a informar del resultado de su revisión "siempre respetando la voluntad de las víctimas y el derecho a la presunción de inocencia de las personas".

En este proceso ya han entrevistado a 19 testigos, 14 de ellos presencialmente y el resto por teléfono, ya sea por la distancia o porque así lo ha solicitado la propia víctima.

En dichas entrevistas ha aparecido el nombre de 7 personas sobre las que recaería alguna acusación de abusos o de conductas impropias en cuatro colegios jesuitas, a los que ha sumado un caso aparecido hace pocos días del que no tenían constancia a través de su propio proceso.

Además del Tió, dos víctimas han acusado al jesuita Pere Sala, al que han abierto un proceso canónico y le han impuesto medidas cautelares apartándole de todas sus funciones.

Otra denuncia recae sobre el monje Antoni Roigé, al que también la orden le ha abierto un procedimiento canónico, con la imposición de medidas cautelares hasta aclarar los hechos.

Otro jesuita más investigado "hubiera llevado, sin duda, a iniciar otro procedimiento canónico", pero "su fallecimiento este pasado mes de febrero hizo que dicho proceso se cerrase", ha informado la orden.

De los restantes nombres que han aparecido, uno es un seglar, ya juzgado y condenado por posesión de pornografía infantil, y otros tres son jesuitas, uno de los cuales, fallecido en 2005, está acusado de tocamientos que habrían tenido lugar en los años 70.

"En otro caso se trata de conductas impropias de las que tuvimos conocimiento a través de una familia en el año 2005. El jesuita fue apartado, desde entonces, de todo contacto con menores", han señalado las mismas fuentes.

El tercero de los casos habría ocurrido en los años 70 y aluden a un jesuita ya retirado del que una víctima ha hablado "de expresiones de afecto ambiguas".

La orden tiene la intención de extender sus investigaciones a todas sus obras e instituciones porque quiere aplicar "política de tolerancia cero y hacer de todas nuestras obras entornos seguros para los menores y personas vulnerables".

Los jesuitas han abierto un correo ([email protected]) para recibir testimonios de personas que quieran explicar algún suceso relacionado con la orden para poder entrevistarlos y recabar datos. 

Comentarios