Martes 19.06.2018
Plan de Vivienda

El 24% de la oferta podría acogerse a las ayudas del Plan de Vivienda

De las casi 52.000 viviendas que hay en España que cumplen con las exigencias del plan 4.425 están en Toledo y 3.801 en Valencia, las provincias con más producto

El Consejo de Ministros acaba de anunciar su nuevo Plan de Vivienda, en el que se recogen ayudas directas para la compra a menores de 35 años, siempre que las viviendas estén situadas en municipios de menos de 5.000 habitantes y cuenten con un precio inferior a los 100.000 euros. A día de hoy la base de datos que ha hecho público el idealista cuenta con 51.910 viviendas que cumplen con estos requisitos, lo que supone un 23,6% del total.

Toledo es la provincia en la que más viviendas hay disponibles para quien quiera acogerse a estas ayudas (4.425 viviendas), seguida por la provincia de Valencia (3.801) y Cantabria (2.165). En la provincia de Barcelona hay disponibles 1.130 inmuebles, mientras que en Madrid se reducen hasta 958. En Álava no hay ninguna vivienda disponible para quien necesite acogerse a estas medidas del Gobierno, mientras que en Las Palmas solo son 34, 86 en Baleares y 87 en Guipúzcoa.

Los expertos no creen que la medida tenga efectos notables más allá de las poblaciones de 5.000 habitantes cercanas a los grandes núcleos urbanos. Incluso podría suponer que muchos jóvenes que ahora viven en ciudades grandes opten por irse a los municipios donde puedan pedir esta ayuda, facilitando la repoblación pero no en las zonas donde el Gobierno quiere actuar sino en aquellos pueblos cercanos a Barcelona, Valencia o Madrid, por ejemplo.

Por otra parte organizaciones como FACUA critican que las medidas son claramente insuficientes y lamenta que el Ejecutivo no haya planteado un cambio en la Ley de Arrendamientos Urbanos, que limita a tres años la duración de los contratos, lo que impide el acceso a un piso para vivir a medio y largo plazo y fomenta la especulación de los arrendadores.

FACUA recuerda que el Gobierno sigue sin acometer reformas legales que frenen la especulación y los abusos hipotecarios por parte del sector financiero. Sean cuales sean las partidas destinadas los beneficiarios de las ayudas, resulta necesario realizar cambios profundos en el marco normativo que afecta a los derechos de los usuarios que intentan acceder a una vivienda en alquiler o propiedad, plantea la asociación.

Las condiciones para acceder a las ayudas de alquiler establecen que se debe ser menor de 35 años, o mayor de 65, no tener una vivienda en propiedad y unos ingresos menores a 22.365 euros al año. Además, los mayores podrán pedir una ayuda de 200 euros para el pago de suministros y las personas afectadas por desahucios podrán recibir hasta 400 euros para el alquiler.

FACUA denuncia que las condiciones que se exigen para acceder a estas ayudas son demasiado restringidas, lo que dejará sin posibilidad de acceder a muchas personas, tanto por su nivel de ingresos como por su edad. El hecho de no tener un piso en propiedad resulta razonable, señala la asociación, pero reclama que se tenga en cuenta a ciertos perfiles de usuarios que son copropietarios de un inmueble pero no pueden acceder a él, como personas divorciadas.

Comentarios