martes, diciembre 6, 2022

Once procesados por un macrofraude en la venta de carne de caballo

Unos hechos que la jueza considera que podrían constituir varios delitos contra la salud pública, otro de falsedad y otro de grupo criminal, como así plasma en un auto, al que ha tenido acceso Efe este viernes, en el que da paso a la Fiscalía y al resto de partes para que soliciten la apertura de juicio y formulen su escrito de acusación, o pidan el archivo en caso de las defensas.

Los hechos se remontan, al menos, a octubre de 2016, momento en el que los investigados habrían empezado a introducir en el mercado carne de caballo no apta para consumo humano, evitando su trazabilidad y control sanitario. La base de operaciones se encontraba en dos mataderos de las localidades leonesas de Astorga y Toreno.

Esa carne procedía, explica la jueza, de caballos de los que no se disponía documentación o que ésta evidenciaba que su carne no era apta para el consumo humano y que se «blanqueaba» con certificados de otros animales, algunos incluso muertos.

Otros ejemplares directamente se sacrificaban y «entraban en la cadena alimentaria humana» sin ser válidos para ello, añade el auto.

Para lograrlo «era indispensable» el acuerdo entre «los entradores» de ganado en los mataderos, los responsables de los mismos y el veterinario oficial, y la forma en la que se cree que operaban solía pasar por no introducir los datos de los animales en el sistema o directamente falsificarlos.

Por ejemplo, según la resolución, en marzo de 2017 se sacrificaron cuatro equinos en el matadero de Toreno que «presentaban claros signos de melanomas» que luego se vendían a 1,50 euros el kilo, aunque se tuvo que quitar la carne «que presentaba signos evidente de melanoma, dejando sólo un 20 %» de aquella donde no eran visibles» los nódulos de color negro.

La jueza también deja constancia de que en el matadero de Toreno eran sacrificados unos 2.080 ejemplares a lo largo del año pero que, según datos de la Consejería de Ganadería de Castilla y León, en 2015 «en dicho matadero se sacrificaron una totalidad de 512».

Entre los procesados figura un veterinario oficial de la comunidad y Johannes Fasen, que fue detenido en Calpe (Alicante) en 2019 y también condenado en Francia por la mayor estafa alimentaria de Europa, el caso Horsegate, que destapó la comercialización de carne de caballo haciéndola pasar por ternera.

Un escándalo con ramificaciones en más de una docena de países que saltó en Reino Unido en 2013, cuando se descubrió que una importante empresa cárnica francesa había vendido cientos de toneladas de carne de caballo como de ternera con la que se fabricaban platos precocinados como lasañas, musakas o chili.

Según la jueza, Fasen habría dado instrucciones para la adquisición de los equinos, cuya carne no era apta para consumo humano, y habría establecido, junto con otra acusada, una línea de comercio conjunta con los mataderos de Astorga y Toreno «aceptando todo tipo de carne» para introducirla en el mercado.EFE

 

 

A.M.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias