domingo, mayo 26, 2024
- Publicidad -

La web de Podemos tiene telarañas: publican un artículo siete meses después y no suben vídeos desde julio de 2021

Las finanzas de los ‘morados’ se derrumban al pasar de de 438.000 euros de saldo positivo en 2021 a deber casi 389.000 un año después

No te pierdas...

Visitar la página web de una empresa o una entidad y comprobar que lleva meses que no se actualiza es demoledor para su reputación. Demuestra el poco interés en informar a los potenciales clientes o asociados de sus novedades, captar nuevas ventas y afiliaciones e inyectar liquidez al negocio. Sin un revulsivo, es una condena al cierre, a la disolución. Y en esas estamos, o casi, con Podemos.

Como un azucarillo en el café. La crisis que atraviesan los ‘morados’ ya no tiene vuelta atrás. No es nueva, ni viene de lejos, ni son los primeros. Ni los últimos. La posible desaparición, lenta y agónica, del partido podría consumarse tras los comicios europeos si los de Ione Belarra no obtienen representación. La exministra de Igualdad, Irene Montero, apunta a cabeza de lista para intentar conseguir el escaño en Bruselas y Estrasburgo. Al menos, le garantizará un sueldo público de 9.975 euros brutos mensuales y podrá seguir pagando con comodidad el préstamo hipotecario de 540.000 euros del chalet de Galapagar junto con su pareja, Pablo Iglesias.

El ejemplo más reciente sobre la disolución de un partido político lo vivimos hace justo tres años con UPyD y parece que Ciudadanos va por esa senda. Las propuestas como Nexo Plataforma y La Tercera España quieren arañar votos por el centro izquierda. Si la ciudadanía detecta, y lo hace más pronto que tarde, que un partido político no está sirviendo para el cometido con el que nació y lo único que hacen sus dirigentes (no siempre) es servirse de la política para medrar, discutir y pelearse en público por sillones, la suerte está echada. Y ojo porque ahora Vox está ‘tocando’ mucho poder a nivel autonómico, aunque en julio esperaban ocupar varios ministerios y se dieron de bruces con la realidad de bloques y una aritmética imposible.

Hasta 2027 queda mucho tiempo para apagar fuegos, puñaladas internas y disidencias. Con escasa implantación provincial y comarcal, como sí tiene PP y PSOE a nivel nacional, un partido no aguanta tres años sostenido por una marca personal como Santiago Abascal. No se puede mantener el nivel de crispación durante tanto tiempo. Los ultraconservadores corren el peligro de desinflarse, si es que no lo están haciendo ya. El otro caso es Sumar, todavía en construcción, pero que en pocos meses ha sabido conseguir una vicepresidencia del Gobierno y cuatro ministerios. Veremos cómo gestionan los equilibrios entre las diferentes fuerzas de la coalición y si Podemos, que se ha separado del Grupo Parlamentario, se convierte en un ‘juanete’ incómodo durante la legislatura.

¿Qué ha ocurrido en ocho años para el derrumbe de Podemos? Consiguió 45 diputados en junio de 2016, 71 con la coalición Unidas Podemos, y ha pasado a cinco en julio de 2023 y solicitar marcharse al Grupo Mixto. En 2021 todo se torció. Iglesias renunció a la vicepresidencia del Gobierno y también renunció a recoger el escaño en la Asamblea de Madrid. Los morados destinaron en ese año 7,8 millones de euros a gastos de personal y a 31 de diciembre de ese año disponían de un patrimonio neto consolidado de 20,3 millones de euros, según las cuentas consultadas por Estrella Digital.

La nómina y las cifras desfasadas

Podemos publica información financiera en su portal de Transparencia. Hace años este era el más completo de todos los partidos políticos. Llegaron a adjuntar la nómina de cada diputado, sus donaciones y el dinero que destinaban al Proyecto Impulsa para apoyar iniciativas de carácter social. También publicaban una tabla con las retribuciones de los empleados del partido: el recepcionista, un técnico de participación, un asistente de la secretaria de Coordinación, el jefe de Prensa, asesor legal, técnico de redes… Sí es cierto que poco a poco la nómina se quedó desfasada porque no se adjuntaba una nueva cada año, pero ahí estaba. Sueldos Públicos se hizo eco del esfuerzo de la actualización de los morados en diciembre de 2016, casi un año después de la última. La nómina de Iglesias y Errejón fueron documentos muy demandados. Era la mejor manera de comprobar qué porcentaje se retenía de IRPF y saber el sueldo neto de cada uno.

Desde hace años la nómina se ha esfumado. La dejadez fue tan evidente que hasta la foto de Íñigo Errejón como diputado de Podemos en la web del partido estuvo publicada durante meses tras su marcha a Más Madrid en septiembre de 2021. Ya no era del partido, pero su foto seguía ahí. En la campaña electoral de abril de 2019, era la única formación que llevaba en su programa electoral la rebaja del sueldo público de los cargos electos.

La situación ahora no es mejor. Desde mayo de 2023, la web morada no publica noticias o notas de prensa. Publicaron tres en ese mes, dos en febrero y tres en enero. y tampoco cuelga vídeos desde julio de 2021. Sí es cierto que en la portada colgaron el pasado 22 de diciembre un artículo sobre el asilo en Europa. Llevaban siete meses sin incorporar más contenido de ese tipo. El último fue el 14 de mayo sobre las elecciones generales en Turquía. Nada sobre la Guerra en Gaza, por ejemplo, o la de Ucrania. En noviembre de 2023 también publicaron un nuevo ‘documento político definitivo’.

Números rojos

Las cuentas anuales consolidadas de 2022 arrojan descensos en casi todos los parámetros si las comparamos con las de 2021. Los ingresos de origen público pasaron de 11,1 millones a 8,8 el año pasado. Así, el mayor descenso en este capítulo se debió a la caída de las subvenciones anuales para gastos de funcionamiento, que pasó de casi 10,6 millones a apenas 4,5. No fue suficiente el ‘subidión’ en aportaciones de grupos institucionales, de 296.000 a unos cuatro millones de euros. Por el contrario, la subvención para gastos de seguridad fue la misma en los dos ejercicios: 214.000 euros.

De los ingresos de origen privado se ha pasado de casi 3,2 millones a 2,9 millones: las cuotas de los afiliados se redujeron en unos 110.000 euros, hasta 1,2 millones; y las aportaciones de afiliados y cargos públicos cayó en casi 200.000 euros, hasta los 1,66 millones. En suma, los ingresos de la gestión ordinaria cayeron de 14,3 millones a 11,7 millones de euros.

Es imposible que con esta caída de ingresos una empresa salga de los números rojos si no reduce gastos en la misma proporción. Y ahí está el problema, porque los gastos de personal pasaron solo de 7,8 millones en 2021 a 6,1 millones. Y ‘otros gastos de la actividad ordinaria’ (servicios exteriores y tributos) se incrementaron en unos 700.000 euros, hasta los 5,2 millones.

Sí hubo contención en la partida de ‘gastos excepcionales’ (donaciones, y convenios de colaboración con asociaciones y fundaciones). Se pasó de 912.000 a 549.000 euros. Todo esto da un resultado de la actividad no electoral (ahorro o desahorro en rojo) de -300.000 euros, cuanto en 2021 esta casilla estaba en 851.000 euros. Parte de la ‘culpa’ de estos números negativos los tiene la súbita caída de las subvenciones por resultados electorales, de 517.000 a 10.700 euros de un año para otro y las subvenciones por envíos electorales, de 636.000 a 27.900 euros. Con este cuadro era previsible que los gastos de las operaciones de la actividad electoral también se desplomaran: gastos electorales ordinarios, de 907.000 a 83.800 euros; y gastos por envíos electorales, de 645.000 a 27.900 euros. Al final, el resultado antes de impuestos arroja cifras para temblar: de 438.000 euros en 2021 a casi -389.000 euros. Podemos está en números rojos.

Goteo de bajas

Los protagonistas de la campaña electoral de Podemos Madrid al 28-M ya se han borrado de la foto. En poco más de dos meses, la candidata a la presidencia de la Comunidad, Alejandra Jacinto; el aspirante a la alcaldía de la capital, Roberto Sotomayor, y la que fuera su número dos en las listas, Carolina Alonso, han abandonado sus cargos. También lo ha hecho Jesús Santos, líder autonómico hasta principios de mes. El partido lleva más de un mes descabezado en la región que le vio nacer y a un paso de la lista de territorios sacudidos por una profunda crisis, con cuatro gobernados ya por gestoras. 

Hace semana y media, Jaume Asens, quien fuera presidente del grupo confederal de Podemos en el Congreso, también anunció su marcha. Y hace unos días, Jessica Albiach, líder de En Comú Podem en el Parlamento catalán, también presentó su renuncia. Desde las elecciones generales de 2015.

El fracaso político de Podemos en las elecciones regionales de Madrid el 28 de mayo es paradójico a la vez que trágico. Por un lado, los números son rotundos y escuecen. Se quedó fuera de la Asamblea, pero se convirtió en el partido con más votos en unas elecciones regionales sin lograr un escaño. Y esto tiene su reflejo en la cuenta de resultados. Y son números rojos.

La campaña encabezada por Jacinto gastó más de 626.000 euros, según un informe de la Cámara de Cuentas publicado este mes. El documento también muestra que la falta de escaños resultó en que Podemos solo recibiera subvenciones públicas por los 160.000 votos que obtuvo: casi 179.000 euros, el 28% de lo gastado. Este hueco o vacío, según se mire, está previsto que lo cubra la actual portavoz nacional, Isabel Serra, quien anunció hace unos días que se postulará en las primarias para ser la coordinadora de Podemos en la Comunidad de Madrid.

Carles Torrijos

Fundador y director de Sueldos Públicos 

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -