jueves, junio 20, 2024
- Publicidad -

Jerónimo Tristante se consolida como autor de novela negra con ‘1969’

No te pierdas...

El detective Víctor Ros volverá en un año aproximadamente a las librerías españolas de la mano de El Endemoniado de la calle Calabria, un libro que Jerónimo Tristante ha ambientado en Barcelona; mientras tanto, el escritor y profesor murciano acaba de publicar 1969, una obra en la que ha intentado seguir la máxima de toda buena novela negra: «aquella que parte de un hecho criminal y describe la investigación que le sigue», explica el autor de El misterio de la casa Aranda y El caso de la viuda negra.

En esta ocasión, el protagonista del libro es Julio Alsina, un hombre «algo ridículo» que, al contrario que Víctor Ros, «se ha hundido, es un policía manso que hace documentos de identidad, es alcohólico y ni siquiera bebe coñac o vino, bebe Licor 43», explica Tristante al definir a Alsina, un «paria que, no obstante, guarda grandes cualidades y la muerte de una simple prostituta le hará volver del limbo y resucitar».

«Las misteriosas desapariciones que investiga Alsina son la golosina que tiendo al lector para describir aquella época de los seiscientos, los grises, las primeras teles, una época que, pese a la dictadura y la falta de libertades, se recuerda con cierto cariño pues fue un momento en el que renacía la esperanza de que esto iba a cambiar», sostiene el autor, profesor de Biología en un instituto.

«Johnny Depp sería un perfecto Víctor Ros»

Tristante vive un momento muy dulce gracias al éxito de sus anteriores novelas, de la que habrá una nueva entrega para el año que viene -El Endemoniado de la calle Calabria-, pero confiesa que le gusta «escribir otras cosas, cambiar de registro y variar la época y las temáticas» que trata, algo que considera que «también agrada a los lectores». Por ello, aunque ha confesado en otras ocasiones que se pone a escribir una novela de amor y le sale una de misterio, el escritor no descarta escribir otro tipo de novelas y por ello adelanta: «tengo por ahí alguna novela humorística pero me encuentro muy cómodo en este género en el que he hibridado misterio y ambientación histórica y lo paso realmente bien buscando misterios e ideando casos».

En una época en la que muchas novelas de este género se llevan al cine, Tristante afirma que preferiría ver las aventuras de Víctor Ros en una serie de televisión que protagonizara Carmelo Gómez -su actor español favorito, aunque reconoce que su físico quizá no sea exactamente el del personaje- o Eduardo Noriega, en el caso de que fueran intérpretes españoles, mientras que de los internacionales confiesa que «el mejor Víctor Ros sería Johnny Depp».

¿Pisó el hombre la luna?

Volviendo a la novela 1969, Tristante sitúa la historia en un pequeño pueblo de Murcia a finales del franquismo en un año muy importante para el hombre, el año en que se pisó la luna, un tema sobre el que el autor tiene su propia teoría. «No tenemos pruebas de que aquello fue un montaje porque el asunto de las fotografías recoge opiniones de los expertos a favor y en contra, pero yo, que no me creo nada, y que he estudiado en detalle la época, la presión que había, tengo grandes sospechas de que no hemos llegado».

Además, Tristante no cree que se haya ido a la luna recientemente, y se pregunta: «si la NASA tiene dificultades para hacer volver sus transbordadores, ¿cómo vamos a creer que hace cuarenta años hicieron algo más difícil aún con una tecnología rudimentaria, sin ordenadores?»

Sobre el proceso de documentación para recrear los años finales del franquismo, el escritor combinó la documentación más clásica -libros, planos y mucha hemeroteca- con fuentes familiares directas. «Mis hermanos y mis cuñados, que vivieron la época, me ayudaron mucho a ver realmente cómo era la vida en una pequeña capital de provincias durante el franquismo: el milagro económico del Opus, los seiscientos, la música, los enfrentamientos entre clanes del franquismo, cómo trataba el régimen a los homosexuales, las primeras algaradas estudiantiles…todo esto está en el libro», resume.

Literatura y adolescentes

Como profesor en un instituto, Tristante conoce muy bien la situación de los estudiantes con respecto a la literatura: «Una vez pregunté a mis alumnos si habían leído algún libro y me dijeron: «¿entero?» En ese momento pensé que todos tenemos una responsabilidad en el asunto, y por ello me obsesiona hacer leer a la gente joven y a la gente sencilla que no lo hace habitualmente» explica el escritor, que en sus novelas escribe «buscando al lector para que no se escape», y tocando los géneros que más atraen, como la novela histórica y la negra.

«Los jóvenes de ahora leen poco, pero aquellos que lo hacen leen muchísimo porque tienen acceso a una variedad realmente amplia; los que me leen disfrutan con Víctor Ros y me lo hacen saber, no obstante ésas son las historias que les gustan: casas encantadas, misterios, ciencias forenses…», afirma.

Por ahora, el autor murciano, al que le obsesiona entretener al lector y ayudarle a evadirse, sigue compaginando literatura y docencia, ya que afirma que no se siente como un escritor y más bien se ve como «un tipo que se inventa historias que alguien paga por leer».

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -