miércoles, abril 17, 2024
- Publicidad -

Neuville logra su 2º victoria en el Rallye de Monte-Carlo para Hyundai batiendo a Ogier y Evans

No te pierdas...

David Durán
David Durán
Periodista, escritor y comentarista, especializado en el motorsport y e-sports. Corresponsal en Andalucía para Estrella Digital.

Thierry Neuville y Martijn Wydaeghe se han marcado un Rallye de Monte-Carlo sensacional, un sábado sensacional que precedió a una última etapa en la que han estado superiores a sus rivales de Toyota. La dupla de Hyundai sale con el máximo de puntos tras batir a Sébastien Ogier/Vincent Landais (en el rallye de casa de Ogier, que ha ganado en 9 ocasiones) y a Elfyn Evans/Scott Martin.

Tras lo ocurrido en las jornadas del jueves y viernes, Elfyn Evans lideraba la prueba por delante de Sébastien Ogier y Thierry Neuville – Ott Tänak, Adrien Fourmaux y los demás estaban más atrás. Ahora bien, el foco de atención para los españoles era ver a Pepe López/David Vázquez peleando por la victoria en WRC2 con el Skoda de MAPO Motorsport por delante de Yohan Rossel en su Citroën oficial. Nikolay Gryazin era el líder de la categoría tras una bonita lucha con el piloto madrileño a lo largo del día.

Esta etapa del sábado era crucial por varios motivos: primero, era la que ‘decidía’ el ganador del rallye con el nuevo formato de puntuación del WRC, aunque para recibir esos puntos es necesario que llegue hasta el final el domingo. Tradicionalmente el sábado en el Monte-Carlo ha sido crucial dado que no existía norma para reengancharse al día siguiente. Por tanto, quien se retiraba en esta jornada, estaba automáticamente eliminado del rallye, como era en los tiempos previos a los reenganches, si bien esa norma era sólo para hacer una criba dado que no había espacio para todos en las asistencias.

Rallye Monte-Carlo Wrc Hyundai Neuville

Neuville a la carga, Munster deja sensaciones

Esparron / Oze 1 era el primer tramo del sábado 18,79 kilómetros cronometrados con muchas zonas heladas debido a las temperaturas nocturnas. Había que ir con mucho cuidado y, aún así, Andreas Mikkelsen fue víctima de estas condiciones al tener una salida de pista en la primera curva. Pudo continuar, pero perdió cuarenta segundos – de todos modos no tenía ritmo para pelear por la victoria, siendo este un rallye de adaptación para él después de varios años sin correr en la categoría principal.

Neuville estuvo sublime en este tramo, adaptándose mejor que nadie a las condiciones cambiantes entre asfalto seco, húmedo, zonas heladas y embarradas. No sólo adelantaba a Ogier en la general, sino que se situaba a 6,5 segundos de Evans, una situación en la que ya se han visto ambos y el belga ha salido ganador (Argentina 2017 siendo un claro ejemplo).

El galés sufriría problemas en el sistema híbrido, de modo que le faltaba potencia del sistema eléctrico en su Toyota e iba perdiendo tiempo constantemente. Munster también realizó un gran tramo, marcando el tercer mejor tiempo (como hizo Fourmaux en el TC-5 el día anterior) López, por su parte, empezó tanteando el terreno para apretar en la segunda mitad y le sacaba dos décimas a Gryazin.

Una hora y media más tarde, Takamoto Katsuta y Munster abrían el siguiente tramo, los 20,04 kilómetros de Les Nonières / Chichilianne 1. Ogier era el más rápido seguido de un Neuville que lograba alcanzar a Evans y adelantarle, de modo que el belga de Hyundai pasaba a ser el líder del Rallye de Monte-Carlo por nueve décimas. Eso sí, Ogier estaba a tan sólo cinco segundos. Por detrás, Gryazin le sacaba unos segundos a un López que se centraba en asegurar que el coche estuviera de una pieza. Tanto Oliver Solberg como Sami Pajari sufrían pinchazos en este mismo tramo, perdiendo bastante tiempo. De hecho, Solberg pinchó ambas traseras llevando sólo un repuesto, de modo que tuvo que retirarse.

En Pellafol / Agnières-en-Dévoluy 1, el último tramo de la mañana con 21,37 kilómetros, era Tänak quien conseguía el mejor tiempo empatando con Neuville – una clara muestra de que los Hyundai funcionan mejor de lo esperado. Neuville salía de este bucle liderando por 5,1 segundos sobre Evans y 7,7 con respecto a Ogier, siendo Neuville, Evans y Tänak los favoritos a llevarse el título este año. El estonio seguía cuarto por delante de los dos pilotos de M-Sport, con Munster luchando contra Mikkelsen por la sexta posición.

Gryazin se mantenía por delante de López en este tramo, aunque Rossel era más rápido que ambos y recortaba tiempo, además de cimentar su posición de podio. Más atrás estaban Nico Ciamin, Pajari y Jan Solans, quien se mantenía sexto de la categoría en su estreno con el Toyota GR Yaris Rally2.

Rallye Monte-Carlo Wrc Pepe López Skoda

Ogier marca su scratch número 700 y López recupera el liderato

Los tramos de la tarde arrancaban con una segunda pasada por Esparron / Oze, con un asfalto más seco pero que aún podía dar más de una sorpresa. Y, en efecto, así fue: en una resbaladiza curva de izquierdas Munster patinó más de la cuenta y chocó contra un guardarraíl de madera, lo que supuso su abandono.

Ogier marcaba esta vez el mejor registro por delante de Neuville mientras que Evans seguía sin levantar cabeza – de hecho, perdía bastante tiempo de modo que la pelea se convertía en un Neuville vs Ogier, separados por 2,2 segundos en la general. Con el abandono de Munster, Mikkelsen saltaba al sexto puesto por delante de Katsuta.

En WRC2 López se marcaba un tramo espectacular, digno de todo un cinco veces campeón de España de rallyes (tres veces del S-CER y dos del CERA). A Rossel le endosaba 6,4 segundos y a Gryazin 10,8 segundos de manera que el español de MAPO Motorsport volvía a liderar la WRC2 en el Rallye de Monte-Carlo por 4,9 segundos, con Rossel a unos quince segundos en tercera posición con un Citroën similar al que el propio López llevó durante las temporadas 2019 y 2020 en España.

Les Nonières / Chichilianne 2 era el siguiente tramo, en el que Ogier volvía a ser el más rápido y lograba su scratch número 700 en el Mundial de Rallyes, una hazaña increíble – superando a nada menos que Juha Kankkunen y situándose por detrás de Carlos Sainz. Además, Ogier lograba ponerse líder del rallye por ocho décimas sobre Neuville, siendo cada vez más claro que la pelea iba a estar entre ellos. Evans, por su parte, cedía ya más de 20 segundos mientras que el resto de pilotos oficiales se contentaban con llegar a la meta de cara a la etapa final.

Rallye Monte-Carlo Wrc Toyota Ogier

Gryazin lograba recortarle siete décimas a López en un tramo que ‘daba miedo’, según el propio copiloto del madrileño, el gallego David Vázquez. La diferencia entre ambos era de 4,2 en la general, con Rossel a 7,4 segundos. Más atrás no había cambios en WRC2, donde Solans y Sanjuán seguían en sexta posición por detrás de Stéphane Lefebvre, ambos con los Toyota GR Yaris Rally2 que se estrenaban aquí a nivel mundial.

Pellafol / Agnières-en-Dévoluy 2 era el último tramo del día con sus 21,37 kilómetros cronometrados. Fue el tramo en el que Neuville voló por encima de lo que todos se esperaban, sacándole 4,1 segundos a Ogier. De esta manera, Neuville terminaba la etapa 3,3 segundos por delante de Ogier – y, por tanto, se asignaba 18 puntos para el campeonato siempre y cuando acabase la etapa del domingo, debido a la extraña, confusa y controvertida nueva normativa del Mundial de Rallyes.

Tras Evans, Tänak se ubicaba cuarto por delante de Fourmaux, Mikkelsen y Katsuta, todos estos sin luchas directas. Todo lo contrario que en WRC2, donde Gryazin lograba adelantar a López en la general por tan sólo dos décimas al mismo tiempo que Rossel superaba a ambos en el tramo y se colocaba a menos de siete segundos de su compañero de equipo en la general, augurando un final de infarto en WRC2. Solans, por su parte, finalizaba sexto de WRC2 tras Ciamin y Lefebvre, sin pelea directa. En WRC3 Cerny era líder claro, si bien tenía una pelea ‘virtual’ con el francés Chatillon, quien le superaba por 5,9 segundos pero no estaba inscrito en WRC3 con su Renault Clio Rally3.

Tras este tramo, en el que se decidía el ‘ganador’ del rallye, los pilotos bajaban desde Gap hasta Mónaco en un trayecto de varias horas de enlace – en el que hay que tener cuidado, ya que en otros años varios pilotos han sido multados por ‘colarse’ en un radar o incluso han tenido un accidente con un coche de un paisano que les ha llevado a abandonar. En la etapa del domingo se darían los puntos extra de la etapa así como los de la Power Stage, de modo que el ganador del rallye y el líder del campeonato no tenían por qué coincidir.

Neuville pone la guinda en el pastel y gana el ‘Monte’ con Hyundai

La Bréole / Selonnet 3 era el tramo con el que los pilotos amanecían, pues a las siete de la mañana aún era considerable como tramo nocturno ya que los primeros coches salían antes de que saliera el sol. Se podía esperar algo de hielo en la carretera, pero fruto del calentamiento global el ‘Monte’ estaba siendo casi completamente seco, lejos de las estampas míticas de antaño con nieve, hielo y asfalto a la par. El reenganchado Munster (ahora que es posible reengancharse el domingo en el Monte-Carlo), Katsuta y Fourmaux abrían pista antes de que pasaran los Hyundai y Toyota candidatos al podio.

Neuville mantenía ese momento dulce del día anterior y le sacaba 4,7 segundos a Ogier, aumentando su ventaja a 8 en la general a falta de dos tramos. Por detrás, López y Vázquez volvían a la carga con un tramazo, superando a Gryazin para recuperar el liderato en WRC2 – Rossel igualaba el registro del español, de modo que se convertía en una lucha a tres bandas por el triunfo entre los Rally2.

Digne-les-Bains / Chaudon-Norante era el penúltimo tramo, con 19,01 kilómetros cronometrados. Este tramo ya se celebraba de día para todos los pilotos. Neuville logró dar otro recital aquí y le sacó otros 5,5 segundos a Ogier, de modo que tenía ante sí la ocasión de llevarse los 30 puntos si ganaba la Power Stage. El resto de posiciones estaban ya más que claras, si bien López era el objetivo de las miradas de los españoles: estaba liderando en WRC2, pero Rossel había adelantado a Gryazin y estaba a sólo nueve décimas, jugándose los tres la victoria en 6,5 segundos de margen.

La Bollène-Vésubie / Col de Turini – es decir, el mítico Turini – sería el escenario final, como es ya habitual para la Power Stage del Rallye de Monte-Carlo, esta vez en una configuración de 14,80 kilómetros. Esta vez completamente seco – otros años ha sido una mezcla de asfalto y hielo, un compromiso espectacular en la monta de neumáticos, los pilotos WRC2 eran los primeros en salir a pista. Se decidía la batalla entre Rossel, López y Gryazin, saliendo vencedor el francés con un tiempo brutal, exprimiendo los neumáticos hasta el final para superar al madrileño por cuatro segundos en una batalla preciosa.

Cuando fue el turno de los Rally1, Katsuta marcó una buena referencia, aprovechando su posición de salida. Tanto, que superó el tiempo de Evans, Tänak, Fourmaux y Mikkelsen. Ogier tuvo que darlo todo para superar a Katsuta por dos décimas. Ahora bien, Neuville llegó con todo y se llevó la Power Stage, lo que implica, en total, que consigue el máximo de 30 puntos y sale líder del Mundial de Rallyes. Ogier suma 24, Evans 21, Tänak 15 y Fourmaux 11. En la clasificación de marcas, Toyota sale líder con 46 puntos frente a los 45 de Hyundai.

De esta manera, Neuville demuestra que Hyundai, tras un año bajo la batuta de Cyril Abiteboul, está más fuerte que en años anteriores y tienen la capacidad de pelear contra Toyota, siendo las dos marcas principales – ya que M-Sport participa en condiciones muy diferentes, sobre todo en lo que respecta a presupuesto. La siguiente ronda del WRC será a mediados de febrero en Suecia, la única ronda con nieve y hielo.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -