sábado, mayo 18, 2024
- Publicidad -

Adiós a José María Barroso, ex director de competición de Citroën en los años 90

No te pierdas...

David Durán
David Durán
Periodista, escritor y comentarista, especializado en el motorsport y e-sports. Corresponsal en Andalucía para Estrella Digital.

El pasado domingo 9 de julio se dio a conocer la triste noticia del fallecimiento de José María Barroso, quien fuera décadas atrás Director de Competición de la marca Citroën tanto en rallyes como en carreras de circuitos, así como jefe de prensa. José María Barroso fue una de las figuras clave para entender el éxito de la marca de los dos chevrones en las competiciones de nuestro país así como en la era dorada en la que la marca apenas tuvo rival entre 1995 y 2002.

Procedente del País Vasco, José María Barroso ya tuvo grandes ideas en la década de los setenta cuando creó la añorada Pop Cross. Esto era una competición de Autocross que se disputaba con Citroën 2CV casi de serie, montándoles un arco de seguridad para crear una competición económica con las muchas unidades existentes de uno de los modelos que cambiaron la historia de muchas familias en Europa. Este tipo de campeonatos suponen antecesores o antecedentes para comprender ahora la existencia del Campeonato de España de Rallycross presente en nuestro país desde 2022.

José María Barroso estuvo presente en la Citroën que tanto se volcó en rallyes, teniendo equipo oficial en el Campeonato de España de Rallyes de Tierra (ganando el campeonato en 1993 con Enric Burrull frente a su compañero Guillermo Barreras, así como frente a Claudio Aldecoa). Citroën entendió que el campeonato principal en esos momentos era el de Asfalto (o así lo percibió el público), corriendo con los ZX del Grupo A con los que Puras logró el primer campeonato, ya con Piedrafita Sport encargado de la gestión técnica.

En 1996 Luis Climent lograría ganar el título del CERA con el mismo coche que llevó Puras el año anterior, este habiendo probado suerte con SEAT Sport en el Mundial de Rallyes. Al mismo tiempo que se organizaba la Supercopa ZX 16V en diferentes circuitos de España (incluyendo el mítico circuito de Alcañiz), Citroën incrementaba la presencia en rallyes y se quedó en la época de los Kit Car, coincidiendo con Renault, Peugeot y Ford. Primero fue con el ZX Kit Car, un coche ‘made in Spain’ con el ZX Grupo A de base y desarrollado por Piedrafita Sport, coche con el que Puras (de vuelta de SEAT) logró ganar en 1997.

Citroën Xsara Kit Car Rally Costa Brava Bugalski

José María Barroso vivió la época dorada de Citroën Hispania en competición

Entre 1998 y 2000 la combinación Puras, Citroën y el nuevo Xsara Kit Car (tanto con Carlos del Barrio como con Marc Martí como copilotos) no tuvo rival, llevándose los títulos frente a los Peugeot 306 Kit Car y Renault Maxi Mégane Kit Car oficiales. En todo este tiempo, José María Barroso sirvió como jefe de prensa del equipo. Al mismo tiempo también fue una figura clave para aquellos que corrían con los Citroën Saxo Kit Car privados, protagonistas de lo que el público llamaba ‘F3’ (igual que los Kit Car eran llamados ‘F2’).

Los Kit Car eran coches realmente espectaculares: Grupo A vitaminados con una gran libertad en el apartado mecánico. Esto permitía tomar coches de producción en serie como base – los que se vendían en concesionarios y veíamos a diario – y convertirlos en armas de competición, manteniendo el aspecto y por tanto esa relación directa con los clientes a los que querían atraer y emocionar. Eran coches de tracción delantera y un máximo de 2.0 litros de capacidad, como era el caso de los Citroën Xsara y ZX Kit Car que usaron en los tiempos de José María Barroso. Para los equipos clientes ofrecían el Saxo Kit Car, con un motor 1.6 y menos potencia.

El Xsara Kit Car con el que José María Barroso trabajó como jefe de prensa del equipo fue el Kit Car más extremo y evolucionado de todos, un auténtico cohete. Tanto, que en condiciones de suelo seco, gracias a pesar menos de una tonelada en vacío, superó a los World Rally Car en el Costa Brava y Tour de Córcega de 1999 gracias dos triunfos de Phillipe Bugalski. Esto hizo saltar las alarmas y llevar al eventual fin de los Kit Car, pero también al inicio de un gran programa de Citroën en el WRC, con Puras logrando la primera victoria del Xsara que luego llevarían, entre otros, Sébastien Loeb, Carlos Sainz, Dani Sordo o Colin McRae.

Diego Ruiloba Citroën C3 Rally2 Scer

Tras los años dorados y la Citroën actual

Aquel dominante Citroën Hispania/Citroën Sport se mantuvo también con la llegada de los S1600, contando con pilotos como Miguel Fuster, Dani Solà (quien ya fue campeón mundial Junior y llegó a correr en el Mundial de Rallyes) o Sordo. Este logró ganar con la marca el CERA así como el Mundial Junior, pasando al WRC con la marca de los dos chevrones con quienes compitió al más alto nivel entre 2006 a 2010, así como aquel 2013 donde logró su primera victoria absoluta en el Rallye de Alemania 2013.

Tras aquellos años, se cerró el equipo (aparte de que Piedrafita Sport cambió de industria, pasando a trabajar con mecánica militares) y Citroën se alejó tanto de los rallyes como de los circuitos en España – eso sí, siguió en el WRC y arrasó en el WTCC, en los años finales de los TC1.

Eso sí, la marca decidió volver a los rallyes en 2019 con el Citroën C3 R5 (ahora conocido como Rally2), esta vez con la gestión deportiva del equipo portugués Sports & You (a su vez importador oficial de Citroën Racing y Peugeot Sport, ahora de Stellantis Motorsport). También ha vuelto a los éxitos, con los títulos del Nacional de Asfalto y Supercampeonato de España de Rallyes de Pepe López en 2019 y 2020 además de haber propulsado a Alejandro Cachón al Mundial de Rallyes. En este 2023 cuenta con el praviano Diego Ruiloba como piloto oficial, habiendo logrado ya podios en el S-CER.

En definitiva, José María Barroso fue una pieza importante para Citroën y su departamento de competición en el momento en el que los departamentos de comunicación de las marcas realmente tenían peso dentro de las marcas (es decir, de las filiales) y podían contar con independencia y presupuesto para proyectos atractivos. Pese a ser oriundo del País Vasco, durante mucho tiempo de su vida habitó en diferentes puntos de Madrid.

Desde la redacción de Estrella Digital enviamos nuestras sinceras condolencias a amigos y familiares de José María Barroso, así como a todos los que compartieron equipo con él en aquella época tan bonita para el motorsport en nuestro país como fueron los años noventa.

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -