lunes 14.10.2019
AUMENTAN LOS DEMANDANTES

Programa Au Pair: la salida para los 'ninis' licenciados

La escasa oferta laboral en sus sectores y la necesidad de aprender otro idioma son los dos principales motivos que mueven a los jóvenes españoles a pagar cerca de 1.000 euros para ejercer como niñera en un país extranjero. A cambio reciben un sueldo semanal, hogar y comida

Crecen los Au Pairs en España.
Crecen los Au Pairs en España.

En muchas ocasiones, la tarea de encontrar trabajo para los recién licenciados se convierte en una pesadilla. Las escasas oportunidades por su inexperiencia en el sector y en muchos casos el bajo nivel en un segundo idioma frenan en seco la entrada de estos jóvenes en las empresas.

Por este motivo, muchos de ellos resuelven el problema a través del programa Au Pair. Este proyecto permite a personas de entre 18 y 26 años viajar a otro país, normalmente anglosajones, para ejercer como niñera/o y aprender su idioma. En los últimos tiempos, en España han crecido las agencias que hacen de intermediarios entre los Au Pairs y las familias de acogida. Además, en internet también se puede encontrar muchas páginas que publicitan a los jóvenes y ahorran los costes de la intermediación de la agencia.

Pero, ¿todas las experiencias au pairs son positivas?; ¿cumplen las familias lo que prometen?; ¿realmente los jóvenes están preparados para cuidar a menores de edad?; ¿cuál es la situación que se encuentran al volver a su país de origen?; ¿merece la pena?

Para Marta Sánchez Benzal, una licenciada en Publicidad y Relaciones Púbicas de 25 años la experiencia no puede haber sido “más positiva”. Acaba de volver a Madrid después de pasar su último año y medio en Connecticut con una familia Au Pair. El trato ha sido “fabuloso” y desde el primer día se ha “sentido como en casa”. En su mochila trae “grandes vivencias” y un nivel de inglés “sobresaliente”, aunque reconoce que deberá practicarlo “para no perder el acento y el vocabulario”. Marta optó por enrolarse en el programa Au Pair tras encadenar varios trabajos de becaria en agencias de Publicidad. “Estaba frustrada con mi situación. Sólo aparecían oportunidades de trabajos temporales o becarías y con mi sueldo apenas me alcanzaba para pagarme al abono transporte”, afirma la recién llegada. 

Ella eligió una agencia intermediaria para tramitar su solicitud porque se “fiaba más”. El proceso fue “muy rápido” y poco costoso. La joven licencia en Publicidad tuvo que pagar unas tasas por la tramitación de su ficha. A partir de ahí, comenzó a recibir solicitudes de entrevistas de familias en Estados Unidos. “Las primeras tomas de contacto por Skype son complicadas porque no dominas el idiomas y temes hacer el ridículo. En mi caso tuve tres entrevistas con tres familias diferentes, aunque desde el primer momento tuve claro cual elegir”, afirma Marta. Ya en Estados Unidos compartió con au pairs venidos de todo el mundo un minicursillo para recibir algunas directrices y consejos que facilitaran su trabajo de niñera. 

Tras más de año y medio en norteamérica, dice sentirse “triste” por abandonar a la familia de acogida, aunque reconoce que “necesitaba dar un paso adelante y dejar de ser niñera”. Marta cree que el programa Au Pair es una salida “muy buena”, pero que termina “desgastando”, sobre todo si tienes “ambiciones profesionales” más allá de las de ser niñera. Aunque el objetivo principal de aprender “está más que cumplido”, ella se queda con “todas las experiencias vividas” y con toda la gente que ha conocido a lo largo de este recorrido.  

"El programa Au Pair es una salida muy buena, pero termina desgastando"

Marta se embarcó en su nueva vida a través de la empresa Au pair Care. Pero la mejor del sector por tradición, servicio y precio es Cultural Care Au Pair. Su responsable en España confirma que la demanda de solicitudes “ha subido” desde el inicio de la crisis económica porque mucha gente en España se ha dado cuenta de la “importancia de hablar bien inglés”. Además, la combinación de mejorar el idioma anglosajón y el desarrollo personal junto con el hecho de estar empleado y recibir un salario semanalmente “es una opción muy atractiva para los jóvenes desempleados españoles”. Desde la compañía aconsejan enrolarse en el proyecto en una época alejada al verano debido a la “gran demanda” que sufren en ese tramo. “Puesto que muchos de los demandantes están en el Instituto o en la Universidad cuando lo solicitan, tenemos demasiados au pairs que viajan en verano. Sin embargo, tenemos una alta demanda de familias anfitrionas durante todo el año. De hecho, los au pairs que viajan en otra época diferente al verano encuentran familia mucho más rápido”, asevera Mari Carmen, responsable de la compañía.

Aunque desde Cultural Care Au Pair afirman que existen diferentes au pairs, reconocen que “en general  las chicas jóvenes encuentran familia más fácilmente que los chicos”. Además “recomiendan” tener experiencia en el cuidado de niños menores de dos años y poseer carnet de conducir. El país que despierta “más entusiasmo” es Estados Unidos. De hecho, esta empresa sólo trabaja con este destino. La costa oeste y este son “las más populares”.

"Es más fácil encontrar una familia de acogida fuera de los meses de verano"

Lo atractivo y lo que transmite confianza de esta empresa es que tiene una ubicación física. Algo que el au pair agradece por la voluntad de la empresa en “ayudarle personalmente”. Además, en este caso, el au pair sólo pagará una vez allá encontrado una familia en Estados Unidos. En este caso, deberá pagar 499 euros más 450 euros del seguro médico extendido obligatorio. Estas cantidades cubren “el apoyo durante la solicitud y estancia en USA, el proceso de búsqueda de familia, los vuelos de ida y vuelta y la estancia en nuestra Escuela de au pairs en Nueva York”.

Álvaro Ruiz Cobos, un licenciado en Derecho de 26 años se encuentra actualmente viviendo la experiencia en New Jersey y además es de los pocos chicos au pairs. Su “amor” a Estados Unidos, donde tiene familiares, es una de las razones principales que le llevaron a dar el paso. “Siempre me ha gustado la cultura americana y todo lo que le rodea. Además he ido en varias ocasiones a visitar a mi tía y desde bien pequeño he tenido en mente vivir allí”, asevera. Reconoce que “mintió” acerca de su experiencia en el cuidado de niños, pero que “'ésto es una práctica habitual” de todos los au pairs. “Puse que tenía experiencia con niños y no era cierto, pero sabía que si no jamás iba encontrar una familia. Además tengo un sobrino de tres años y me he quedado a su cargo muchas veces por lo que me veía perfectamente capacitado para el trabajo”, afirma el joven licenciado. De todos modos, la mentira “no sirvió” para nada. Y es que, al final, el destino ha juntado a Álvaro con un adolescente de 14 años. 

"Siempre he querido vivir en Estados Unidos"

Sus primeros días fueron “algo complicados” por la “dificultad” del idioma y por un percance legal. “Mi adaptación ha sido progresiva... El idioma y el tratar con un joven en una etapa tan complicada como lo es la adolescencia fueron dos grandes obstáculos. Además un problema con mi carnet de conducir (le aseguraron que podría circular con el carnet internacional y luego no fue así) enfriaron un poco la relación con mi familia adoptiva, aunque eso ya pasó y ahora sólo pienso en irnos de vacaciones (se irá con ellos al Gran Cañón)”, relata ilusionados a través de Skype. Álvaro califica de "excelente" su experiencia hasta el momento, pero aprovecha para reclamar, aunque no sea su caso, "mayor atención" de los 'area directors', que son las personas que les representan en los distintos distritos. A pesar de estar “casi” adaptado, no esconde que tiene “momentos de flaqueza” cuando piensa en su familia y amigos. El futuro no es algo que le “inquiete”, de momento, pero no esconde sus deseos de progresar en su país natal después de haber vivido el “sueño americano”.

En definitiva, el programa Au Pair se presenta como una alternativa ideal para aquellas personas que acaban de terminar sus estudios, necesitan aprender otro idioma y no encuentran trabajo en su sector. Pero cuidado porque nunca sabes en que familia y en que condiciones te encontrarás hasta que llegues al destino. Lo que nadie podrá arrebatar a estos jóvenes es la experiencia de vida y el crecimiento personal, 

Comentarios