Lunes 19.11.2018
Por cuestiones políticas

Las series de las que están “hasta los cojones” en TVE

Ni la millonada que han costado les importa a los directores de la cadena pública, que prefieren mantenerlas en la ‘nevera’

Imagen de 14 de abril. La República.
Imagen de '14 de abril. La República'.

Lo de menos es que estén bien hechas, que sean interesantes o que hayan costado una millonada. Lo importante, al menos para los responsables que tenían que dar la luz verde a su emisión, es que trataban temas políticos que preferían obviar por aquello de que se criticaban, más que ensalzaban, sus preferencias en la materia.

Por ese motivo, cinco producciones, de formatos tan diversos como serie, miniserie o tv-movie siguen en la llamada 'nevera' de la casa, a la que van a parar muchos trabajos y de la que nunca se sabe cuándo van a salir, si es que salen algún día. Ahora, y por testimonios como el del director de cine Antonio Giménez-Rico, se ha podido conocer el por qué los mismos siguen allí condenados.

Según él, que además es autor de uno de esos proyectos malditos, Leopoldo González Echenique, que fue presidente de la Corporación RTVE hasta 2014, le confesó en privado que más que por los recortes económicos de la casa por lo que no se emitían era porque "estoy hasta los cojones de la memoria histórica", y que por tanto no quería más películas que trataran de la Guerra Civil. Lo peor es que, según Gimenez-Rico, el sucesor de Echenique, José Antonio Sánchez, todavía en el cargo, "tiene el mismo criterio”. 

Por las palabras de este director se entiende que la versión que se da de puertas hacia fuera es muy distinta a la que se consigue de puertas hacia dentro, ya que cuando La Sexta fue a preguntarle en su día a Leopoldo González Echenique, cuando todavía estaba en el cargo, el por qué de la demora en  la emisión de determinadas producciones, la respuesta fue por “un problema de falta de dinero", argumentando que, aunque ya se hayan pagado, el gasto de esas series en las cuentas no se reflejan hasta que no son emitidas.

Lo peor es que todas esas producciones no han salido precisamente lo que se dice baratas, ya que por las mismas TVE habría pagado un total de 18 millones de euros. Ni tan siquiera el que alguna de ellas hubiera recibido algún premio hizo cambiar de parecer a la dirección de la cadena, por mucho que desde el Consejo de Administración de RTVE se haya llegado a pronunciar la palabra 'censura'. Y es que este organismo ha llegado a pedirle explicaciones por ello al citado José Antonio Sánchez, sin obtener hasta la fecha ninguna respuesta. Sus subalternos, en diferentes ruedas de prensa, siempre lanzan balones fuera cuando se les pregunta por el tema, indicando que está previsto emitirlas pero que no hay hueco en la parrilla en ese momento para hacerlo.

Las denostadas

De todos esos trabajos que se consideran como 'malditos' en la casa destaca por encima de todo ‘14 de abril. La República’. Pese al éxito de audiencia que tuvo la primera temporada (una media de 3,5 millones de espectadores y un 17% de cuota), que se despidió en abril de 2011, la llegada del Partido Popular al Gobierno hizo que se parara su emisión de la segunda, que arranca donde finalizó la primera, en septiembre de 1932, y llega hasta julio de 1936.

El parón ocurrido en la temporada 2012/2013 con la falta de presidente en RTVE y el recorte presupuestario llevado a cabo por el Gobierno de Mariano Rajoy fueron en un primer momento las razones que se dieron para no continuar con las andanzas de una familia durante la Segunda República hasta el comienzo de la Guerra Civil, pese a que el propio Fernando López Puig llegase a afirmar que "no sé cuando, pero sí que la veremos en algún momento porque es un gran producto". Los únicos que la han visto fueron las personas que la contemplaron en el cine, donde decidió estrenarla en 2012 la productora Diagonal TV. 

En la misma situación está ‘La Conspiración’, una tv-movie dirigida por Pedro Olea, con guión de Elías Querejeta, que fue producida junto a Euskal Telebista, que sí la estrenó en enero de 2012. Este thriller histórico está centrado en la figura del general Emilio Mola y narra lo acontecido tras su llegada a Pamplona como Gobernador Militar. Desde allí Mola dirige la conspiración que desemboca en la sublevación militar del 18 de julio de 1936, origen de la Guerra Civil Española.

También está 'olvidada' desde 2012 la miniserie ‘Tres días de abril’, que narra los acontecimientos que se dieron en los día siguientes al 12 de abril de 1931, día en que se celebraron unas elecciones para votar a favor o en contra del sistema monárquico, representado por Alfonso XIII de Borbón, al que daba vida Ginés García Millán. Tras la aplastante victoria en las urnas de los republicanos, en la ficción se contaban los acontecimientos que se dieron a continuación, hasta que se proclamó la 2ª República Española y se produjo la marcha definitiva de Alfonso XIII.

abril

Otra miniserie en las mismas circunstancia, de 2011, es ‘El precio de la libertad’, de dos episodios, dirigida por Ana Murugarren sobre el exmiembro de ETA, Mario Onaindia,  que fue condenado a muerte en el proceso de Burgos contra varios miembros de la banda terrorista. Onaindia se apartó de la violencia y participó activamente en la política vasca durante muchos años, hasta su fallecimiento en 2003. El actor que da vida al protagonista, Quim Gutiérrez, llegó a manifestar que “TVE tiene secuestrada esta serie porque cree que ideológicamente no le conviene emitirla”.  Según él, "es una figura que por la tolerancia y por lo que ejemplifica de transición, en función de los tiempos, no interesa enseñar".

quim

La quinta producción de la que sigue sin saberse nada es ‘Tornarem’ premiada por los Gaudí a Mejor Película para la TV y que fue emitida en TV3, con quien la produjo TVE, en 2011. Su emisión, en abril de 2012, estuvo dividida en dos partes de una hora y media cada una aproximadamente. Se trata de un drama histórico ambientado en 1944 que narra la historia de republicanos españoles que tuvieron que exiliarse a Francia durante la Guerra Civil Española.

Comentarios