domingo 20/9/20
En busca de ser 'la chica 10'

20 años en TV, 20 retoques, o más, de Elsa Pataky

Es una de las actrices españolas que más dinero ha invertido directamente en modelar a su gusto su propio cuerpo, tanto dentro como fuera de un quirófano

Elsa Pataky.
Elsa Pataky.

Saltó a la fama en 1997 con su papel de Raquel en 'Al salir de clase'. Desde entonces, no se ha convertido en la versión femenina de ese Lee Majors que dio vida a 'El hombre de los seis millones de dólares', pero sí en una de las actrices cuyo físico más ha cambiado en estas dos últimas décadas.

Ahora, a sus 40 años, la actriz no sólo luce palmito en las portadas de las principales revistas, como en este mes en Elle, presumiendo de un cuerpo cuidado, esculpido a golpe de gimnasio y cirujano, sino que se codea con la flor y nata de Hollywood, sobre todo desde su entrada en la saga de 'Fast & Furious', y hasta está casada con el mismísimo 'Thor', Chris Hemsworth, con el que tiene ya tres hijos (el primero, la pequeña India Rose, lo dio a luz en un barrio tan cinematográfico como Notting Hill, en Londres).

elle

Lo que no se sabe, por mucho que ella siga negando la mayor de haberse puesto en momento alguno en manos de cirujanos plásticos, es si en ello tendría algo que ver Mario Vaquerizo, que fue su representante hasta 2004, cuando ella decidió dar un giro a su vida y mudarse a Los Ángeles para iniciar su carrera en Estados Unidos. Allí, por ejemplo, y antes de 'el hombre del mazo', conoció a Adrien Brody, con el que mantuvo también una relación amorosa de 2006 a 2009.

Sin duda ha sido la alumna más aventajada de aquel instituto de 'Al salir de clase', pese a que por el que también pasaron nombres como los de  Pilar López de Ayala, Hugo Silva, Miguel Ángel Muñoz, Alejo Sauras, Leticia Dolera o Carmen Morales. Ninguno de ellos tiene el glamour y ese sexappeal de esta madrileña que compaginó sus estudios de Arte Dramático con los de Periodismo en la Universidad San Pablo CEU.

Retoques y retoques

A ese look han ayudado, como ha llegado a precisar una experta en cirugía estética como María José Barba, que dice haberla operado, una serie de retoques que presuntamente comenzaron con el de nariz, porque, al parecer, la suya no le gustaba nada, y que le costó 5.000 euros. A esa le seguirían una liposucción de mejillas, resaltación de pómulos, delineación y aumento de los labios faciales, blanqueamiento de dientes para lucir una piñata reluciente, mamoplastia de aumento y lipoescultura en nalgas y piernas para evitar la celulitis.

Captura de pantalla 2017-04-25 a las 17.49.03

Según esa experta, si  no lleva  prótesis en el culo es porque "lo tiene ligeramente caído, aunque apenas se la nota”. Lo que sí se hizo fue una liposucción de mejillas y aumento de pómulos, a razón de oros 5.000 euros. Es más, algunos incluso apuntan a que también se habría retocado el mentón.

Donde más notable es el cambio desde sus comienzos hasta ahora es en el tamaño de su pecho, porque creía tener demasiado y que al parecer se hizo cuando todavía era novia de Fonsi Nieto. La mamoplastia de aumento con prótesis de silicona se llevó a cabo cuando salía con Adrien Brody, momento en el que su escote empezó a lucir mucho más sexy y voluptuoso. Esta subida de dos tallas le costó 8.000 euros.

Captura de pantalla 2017-04-25 a las 17.48.01

Algo más barato, 2.000 euros menos, es lo que le salió la lipoescultura en trasero, piernas y muslos, mientras que la liposucción para acabar completamente con la celulitis 'sólo' le costó 3.000 euros más a una cuenta de gastos que se supone que con el paso de los años irá aumentando.

Fuera del quirófano, Elsa Pataky también ha recurrido en ocasión a determinados especialistas para someterse a otros pequeños retoques como el aumento de labios o las carillas dentales. El primero se pudo ver por primera vez en el rodaje de 'Santos', en 2008, donde aparecía con una nueva sonrisa y unos labios mucho más carnosos que antaño. Ese efecto se obtiene gracias a ligeras infiltraciones de colágeno de efecto temporal, y cada una de las cuales cuesta 1.000 euros. Lo de las carillas lo hizo porque quería tener unos dientes de un color blanco inmaculado y una sonrisa  perfecta, que logró gracias a un tratamiento blanqueador y de estética dental que le supuso un desembolso de otros 6.000 euros.

Comentarios