lunes 28/9/20
Fallece a los 69 años

La cornada mortal de Sebastián Palomo Linares no fue en el ruedo

El diestro no pudo superar una operación de corazón a la que se había sometido el pasado viernes

Sebastián Palomo Linares.
Sebastián Palomo Linares.

Ni el hambre, como decía Manuel García Cuesta 'El Espartero', ni tan siquiera un morlaco. La 'corná' que ha acabado con la vida de Sebastián Palomo Martínez, el hombre que ha pasado a la historia de la tauromaquia como Palomo Linares, se la ha terminado dando un quirófano, y más concretamente la operación a corazón abierto a la que se sometió el pasado viernes.

El diestro, que este jueves hubiera cumplido los 70 años de edad, ingresó en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid ese día y, después de luchar por su vida durante todo el fin de semana, no ha podido no ha podido sobrevivir al doble baipás aortocoronario al que fue sometido y por el que llevaba dos días en la unidad de cuidados intensivos, sedado y con ventilación mecánica.

El propio torero había manifestado antes de entrar a quirófano que, dada su profesión, no le tenía miedo al quirófano, "después de todas las cornadas que he sufrido, ¿cómo voy a tener miedo a esto?", pero la definitiva parece que no se la ha dado un toro.

palomo

Sebastián Palomo Linares, que era padre de tres hijos y estuvo casado con Marina Danko (tras su separación, el torero había atravesado algunas dificultades en la relación con sus vástagos), comenzó a ir a capeas a los ocho años y el 20 de julio de 1964 se inició profesionalmente, cuando participó en una novillada de concurso en la Plaza de Vista Alegre de Madrid. Dos años después, en 1966, recibió la alternativa en la plaza de Valladolid y contó con Jaime Ostos como padrino y con Mondeño como testigo. Fue el primer torero español que confirmó antes en México (1968) que en Madrid (1970), lo que hizo finalmente con Curro Romero como padrino y "Juan José" García Corral como testigo, lidiando cinco toros de Antonio Pérez Angoso y uno de Antonio Pérez de San Fernando. Del primer hierro fue el toro de la ceremonia, de nombre Presumido, negro listón, número 87, de 555 kilos de peso, con el que el de Linares no se acopló.

Su apoderado, Eduardo Lozano, y el de Manuel Benítez 'El Cordobés', Paco Ruiz, habían pactado un año antes un acuerdo por el cual los dos espadas torearían siempre juntos durante esa, manteniendo así la independencia ante los empresarios. Aquello fue conocido como la campaña de 'Los guerrilleros'. Sumaron hasta 65 corridas de toros, que en su mayor parte dejaban bastante que desear, sobre todo por el ganado lidiado y la categoría de las plazas.

La faena más recordada de su carrera fue la que instrumentó en Las Ventas al toro Cigarrón, negro meano, número 21, con 566 kilos de peso, perteneciente al hierro de Atanasio Fernández, en un cartel en el que estuvo acompañado por Andrés Vázquez y Curro Rivera. Era el 22 de mayo de 1972 y desde hacía treinta y siete años no se cortaba un rabo en Madrid. 

palomo

Aquel rabo le convirtió en un fenómeno social y, fruto de ello, se convirtió hasta en estrella de cine, protagonizando títulos como "Nuevo en esta plaza' y 'Solos los dos', en ésta junto a Marisol, aunque también se le hace referencia en la película 'El espejo', de Andréi Tarkovski.

Varias despedidas

Su primera retirada de los ruedos tuvo lugar en Bogotá, el 31 de enero de 1982, en una tarde en la que compartió cartel con Pepe Cáceres y Curro Romero frente a tres toros de Vistahermosa y otros tantos de Pueblito Español, en la que consiguió cortar tres orejas. Un año más tarde reapareció en la plaza de toros de Acho, en Lima, junto a José Mari Manzanares y Paco Ojeda con toros de Marcos Núñez, saldándose su actuación con las dos orejas de uno de sus toros.

En 1985 vuelve a retirarse de los ruedos, después de no estar afortunado en el ciclo isidril madrileño, para volver a reaparecer en 1993, temporada en la que toreó 19 corridas en las que, a excepción de Madrid, no pisó cosos de relevancia. Se retiró definitivamente de los ruedos vestido de luces en Benidorm, en una corrida nocturna, el 9 de agosto de 1995; vestido de grana y oro, junto con Manuel Diaz El Cordobés y Javier Conde, con toros de Gabriel Rojas. Nunca más volvió a vestir traje de luces, sólo festivales benéficos. En el cartel de Bélmez fue su hijo quien actuó, con el mismo nombre, en último lugar por orden de lidia, ya que fue el más joven en tomar la alternativa de la terna.

A partir de ahí, él se volcó en la carrera y quiso desvincularse de todo lo demás, como de la ganadería de Pérez Tabernero que había comprado junto a Eduardo Lozano y que desde el momento de la adquisición pasó a llamarse Palomo Linares. Vendió su parte a su socio en 1997, aunque ésta siguió lidiando bajo su nombre.

palomo

Sus otras grandes pasiones fueron la pintura y las armas de fuego. Como pintor, donde intentaba recoger sus vivencias, ha expuesto su obra en diversas galerías del mundo. También era un gran seguidor del Club Atlético de Madrid, debido a la gran amistad que tuvo con Vicente Calderón.

En su vida personal, y después de un noviazgo con Teresa Cantalapiedra y de ocho años de noviazgo con la exmodelo colombiana Marina Danko Villalba, se casó con ella el 26 de abril de 1977 en la iglesia de San Jerónimo el Real de Madrid. Tuvieron tres hijos: Sebastián (1977-), Miguel (1980-) y Andrés (1988-).

Aunque siempre fue puesto como un matrimonio ejemplar, la pareja se separó el 31 de agosto de 2011, aunque el divorcio se firmó el 30 de enero de 2012,, tras 42 años juntos y 34 años de matrimonio. Apenas cuatro días más tarde él fue ingresado en el hospital, al haber sufrido un infarto al corazón. Aquella vez sí abrió la puerta grande del centro sanitario, pero esta vez no ha podido lograrlo. 

Comentarios