Sábado 18.08.2018
Una medalla 26 años después

Regino entra en la historia del deporte olímpico español

El ceutí concluyó tercero la prueba de Boardcross de Snowboard y une su nombre al de su hermana Blanca y Paco Fernández Ochoa, los únicos capaces hasta la fecha de sumar un metal en estos Juegos

Regino Hernández en el podio. | COE / Nacho Casares
Regino Hernández en el podio. | COE / Nacho Casares

Regino Hernández ha entrado en la historia del deporte olímpico español, tras colgarse la medalla de bronce en la prueba de Boardcross de Snowboard y seguir así los pasos de Paco Fernández Ochoa (oro en eslalon en 1972) y de su hermana Blanca (bronce en eslalon en 1992). Regino finalizó a un suspiro de Hughes, segundo. La victoria fue para Vaultier, que revalidó así el oro conseguido en Sochi 2014.

Estos Juegos Olímpicos de invierno de PyeongChang serán inolvidables para un hombre que ha acabado con una sequía de 26 años sin medallas. Lo hizo esta amadrugada, en el Phoenix Park, pese a que los focos no apuntaban hacia él. El ceutí acabó tercero su serie de octavos mientras que otros dos españoles, Laro Herrero y Lucas Eguíbar, se fueron al suelo y perdieron toda opción al podio.

Fue de menos  más, y a semifinales ya pasó con el mejor tiempo de su serie, por delante de hombres como Mick Dierdorff y Christopher Robanske. En la final, todo estuvo realmente igualado. Con velocidades que superan los 90 kilómetros por hora, Regino mantuvo una actitud firme pese a las múltiples caídas de detrás. Pese a que le faltó un suspiro para auparse a la segunda posición, se mostró muy contento. "Ganar esta medalla, haciendo historia, es algo increíble. Es algo con lo que he soñado toda mi vida", afirmó. 

Regino, de la federación andaluza, realizó declaraciones a EFE al término de la prueba. Antes de subirse al podio y colgarse esa "medalla tan deseada", confesaba que el puesto era lo de menos. "Como todo el mundo pensará, da igual que sea de oro, plata o bronce", comentó. Es consciente de que su suerte estuvo a punto de irse al traste en octavos: "Pasé por cuatro dedos o así". Sin embargo, tras superar ese bache psicológico, superó las dos siguientes calificaciones en primer lugar. "Salí muy bien y tiré a tope de nuevo (en la penúltima ronda). Por detrás todo fue un poco caótico", mencionó.

Hernández explicó que afrontó la prueba sin un objetivo más allá de darlo todo. "Si hubiera quedado quinto me hubiera ido contento también", afirmó. El español tomó la estela de Vaultier, intratable este curso, y decidió seguirle. Sólo Hughes, que fue "muy rápido", le privó de la plata. No importa, Regino entra en un selecto grupo en el que ya figuran tres personas. A las otras dos, las tiene más que presentes. "Este año me dieron precisamente el premio 'Francisco Fernández Ochoa'. Y me lo entregó Blanca", zanjó.

Comentarios