Viernes 14.12.2018
Final de la pretemporada

Los misterios ocultos de los test de Montmeló

Los equipos, en ocasiones de forma descarada, han evitado exhibir todo su potencial, aunque sólo Mercedes y Ferarri parecen presentar credenciales para pelear por el Mundial

Sebastian Vettel.
Sebastian Vettel.

Se acabaron las pruebas. Los test de Montmeló han echado el cierre este viernes tras ocho días de test, en el que las diez escuderías han ultimado los reglajes de cara al Gran Premio de Australia, primera cita del calendario, que tendrá lugar dentro de dos semanas. Muchas de las dudas sembradas durante el invierno han sido disipadas, pero como era de esperar algunos equipos han jugado al despiste. Tras los tiempos realizados se encuentran muchos misterios que no se desvelarán hasta aterrizar en Melbourne, aunque han sido poco discretos a la hora de esconder sus cartas. 

Mercedes volverá a estar en la pelea. Se desconoce su margen de superioridad, pero saben que su potencial es enorme. De ahí que en la jornada de este viernes se hayan limitado a hacer simulaciones de carrera y sus mejores cronos los hayan logrado con el neumático intermedio (Bottas) y superblando (Hamilton). La escudería alemana ni siquiera exhibía su mapa de motor más agresivo hasta la tercera sesión de calificación, por lo que resulta obvio que no han puesto el nuevo monoplaza al límite todavía.

Más evidente ha sido lo de Ferrari, con Vettel al volante. Antes de la pretemporada insistían desde Italia en la progresión de su unidad de potencia. Desde luego, si los de Maranello no evitan que se mantenga la hegemonía de Mercedes no lo hará nadie. El pasado jueves fue el día clave. Vettel estuvo a punto de bajar a 1:16 y no lo hizo porque no quiso. Pulverizó todos los sectores, pero nunca en una misma vuelta. Cada vez que llegaba lanzado, el alemán levantaba el pie del acelerador. En Ferrari no quieren desvelar a qué distancia se encuentran de Mercedes. 

Aunque ahora la gran incógnita es Red Bull. La marca de bebidas siempre aparece cuando nadie lo espera. Los test han reflejado que no están en disposición de pelear por el Mundial, como desde dentro del equipo afirmaron algunas voces. Sin embargo, el pasado curso ya lograron a final de año subirse a lo más alto del podio. Todo parece depender del motor Renault, que hasta la fecha no se ha mostrado excesivamente fiable. No obstante, desde Mercedes son prudentes y este mismo viernes han declarado que la escudería austríaca estará en la pelea. 

La cuarta plaza, en estos momentos, parece ser una batalla entre McLaren y Renault. Ambos equipos han sufrido graves problemas de fiabilidad, sobre todo el británico, que además de sufrir con su motor ha tenido inconvenientes con el sistema hidráulico y el de refrigeración. Pero no es más que otro misterio, otro juego al despiste. Cuando las esperanzas más desvanecían, en la última hora de pretemporada, Alonso ha bajado hasta el 1:17:7 con los hiperblandos y se ha puesto segundo en la tabla de tiempos. A eso hay que sumarle la fe ciega del asturiano, que hace días comentó que están preparados para Australia.

McLaren podría verse perjudicada por Renault, en caso de hallarse en tiempos muy similares. Aunque la marca francesa parece más centrada en el futuro que en el presente. Y luego está Toro Rosso, la gran sorpresa de estos test. Después de las críticas infinitas al motor Honda, la filial de Red Bull ha sido uno de los equipos que más ha podido rodar y, por lo tanto, que más información ha obtenido de su monoplaza. Si Honda responde, podría ser la alternativa en el grupo de los mortales. Mucho misterio y muchas incógnitas por destapar tras unos test donde los diferentes equipos han jugado al despiste. Y se les ha notado. 

Comentarios