miércoles 23/9/20
Intransigencia en las negociaciones

La dictadura de Barbero condiciona las vacaciones de la Policía Municipal

El concejal de Seguridad se niega a negociar los porcentajes de días de libranza, impuestos desde el consistorio madrileño, que supondrá una restricción sin precedentes en las vacaciones de los agentes del cuerpo local 

Javier Barbero, concejal de Seguridad.
Javier Barbero, concejal de Seguridad.

Nueva mesa de trabajo para negociar los porcentajes de días de libranza de la Policía Municipal y nuevo desencuentro entre el cuerpo local y el consistorio madrileño. La relación entre ambos entes parecía atravesar una época de tregua, pero la intransigencia y la poca cintura de Javier Barbero, concejal de Seguridad, han vuelto a encender los ánimos de los agentes locales. En esta ocasión, Barbero ha decidido imponer la instrucción más restrictiva de los últimos años dentro de la Policía Municipal. Tan restrictiva que algunos policías podrían dejar de disfrutar de algunos de los 22 días de vacaciones que le corresponden por Ley, según José Francisco Horcajo, el responsable en Policía del sindicato CSIT. 

"El problema es que a los más veteranos del cuerpo les obligan a coger su días de libranza por antigüedad junto con las vacaciones. Esto supondrá que habrá personas que junten 26 días vacaciones y que los más novatos no puedan elegir sus periodos de descanso", afirma Horcajo. O lo que es lo mismo, el consistorio madrileño -Barbero en este caso- elegirá de una manera indirecta las vacaciones de muchos agentes de la Policía Municipal. "Los recién llegados se llevaron los restos", denuncia Horcajo. 

Ante esta imposición, algunos sindicatos entre los que se encuentran CCOO, UGT, CSIF y el propio CSIT se han manifestado para reclamar unas mejores condiciones vacacionales. De hecho, estas centrales llegaron a proponer al consistorio madrileño una fórmula para que todos los agentes, veteranos y noveles, quedaran contentos en el reparto de los días. "Propusimos que cada policía pudiera coger hasta 15 días de vacaciones en verano y los otros siete días correspondientes fuera de este periodo, pero se negaron en rotundo", afirma Horcajo. 

El Ayuntamiento de Madrid alega que existe una "necesidad de servicio" y que son las mejores condiciones que pueden ofrecer. Pero este argumento no convence a la mayoría de centrales. "Llueve sobre mojado en este tema porque cuando alcanzaron el poder nos prometieron que iban a acabar con estas desigualdades y lo único que han hecho ha sido acrecentar nuestros problemas", explica Horcajo. 

De todos modos, la pelea entre los sindicatos y el Ayuntamiento de Madrid por las libranzas vacacionales no son sino una consecuencia de la alarmante falta de personal que sufre el cuerpo local y que tanto han denunciado las centrales desde la llegada de Ahora Madrid. En la actualidad, la tasa de reposición por jubilación está en un 50%, pero es un porcentaje muy poco real o fiable, según denuncian varios miembros sindicales. "Hay una parte de este porcentaje que está reservado para policías de otros municipios de la Comunidad que cuando firman el acto de funcionario piden una excedencia para volver a su puesto anterior. Es como un seguro por si en algún momento empeoran sus condiciones en sus localidades", afirma Horcajo. 

Sin planificación para San Isidro y sin academia de policía

Además de estas reivindicaciones por las limitaciones en los días de vacaciones, las centrales ya han comenzado a denunciar la falta de planificación de la concejalía de Seguridad para los próximos eventos programados en la capital como las fiestas de San Isidro o el Día Mundial del Orgullo (Wolrd Pride). "No han abierto listas de voluntarios lo que supondrá que como el año pasado habrá gente que tendrá que doblar turno sin previa notificación", afirma el representante de CSIT. 

Por otra parte, el sindicato de CC.OO ha solicitado a la Dirección General de Seguridad de la Comunidad de Madrid y a los partidos políticos de la Asamblea de Madrid que pongan fin al convenio por el cual la policía local realiza su formación en Ávila y reclama que esta formación se realice en un centro de formación propio y ubicado en la Comunidad de Madrid.  Este convenio de colaboración entre el Ministerio del Interior y la Comunidad de Madrid tiene una vigencia de tres años que termina el 24 de julio y podría ser extinguido siempre que se comunique con tres meses de antelación, es decir, el próximo lunes, 24 de abril.

La central reitera su apuesta para que la formación de las policías locales se realice en un centro de formación propio y ubicado en la Comunidad de Madrid. Por ello, el sindicato ha instado a los grupos parlamentarios con representación en la Asamblea a presentar iniciativas para la reapertura de un centro autonómico de formación para policías locales y a entablar un diálogo con el Ayuntamiento de Madrid, para que su Centro Integral de Formación en Seguridad y Emergencias (CIFSE), asumiera de forma temporal la formación de todas las categorías profesionales de la región.

Comentarios