COMER Y BEBER

Pimientos rellenos al modo turco

Con arroz, pasas y piñones,  el clásico relleno de arroz turco para vegetales que se ofrecen fríos

Pimiento Relleno Turco.
Pimiento Relleno Turco.
Pimientos rellenos al modo turco

Los pimientos rellenos son una receta típica de las regiones del oeste y del sur de Turquía. Se usan como acompañamiento de un plato de carne. Los turcos utilizan generalmente pimientos verdes para la elaboración de este plato.

De dónde es el pimiento

Existen algunas dudas de que se lo debamos a Cristobal Colón en exclusiva. Desde luego, Bolivia y Perú compiten con acrisoladas razones por ser la cuna del producto. No obstante, existen aguerridos combatientes de otras tesis más mediterráneas.

La palabra viene de pigmentum, o sea pigmento, un colorante orgánico, valor que no es atribuible a la pimienta, que el gran Alejandro Magno aportó a la cocina europea.

Incluso, afirman en partes de España, el origen del apellido Pimentel está datado doscientos años antes de que Colón se fuera a buscar las Indias. Hasta los Indios, los de la India, exponen dibujos en los que reivindican el origen de la verdura.

Sea como fuere, el Pimiento se ha convertido en una verdura mediterránea, cuenca en la que se produce la mayor parte de la hortaliza mundial. Turquía es, precisamente, el mayor productor de la cuenca mediterránea, seguido de España e Italia.

La mala fama del pimiento turco

Los turcos cocinan excelentemente la hortaliza, pero su producto ofrece serias dudas a los compradores de productos. Las verduras turcas entran a los mercados europeos a través de Bulgaria. Los búlgaros han asumido con paciencia el papel de porteros fitosanitarios  y lo ejercen con frecuencia.

Este mismo año, la primera alerta sanitaria europea se debió al pimiento turco. La razón: los fungicidas y productos químicos usados en su producción.

Dicho lo cual, cabe decir que el producto no empaña la inteligencia en las elaboraciones de los pimientos que Turquía ha puesto a nuestro alcance.

Ingredientes

Vamos a cocinar los  “zeytinyağli biber dolmasi”, por si Usted no habla turco, que ya le vale, o sigue atrapado en Lepanto, “la más alta ocasión que vieron los siglos”, esta expresión dice, ni más ni menos, que pimientos rellenos.

Así que necesitamos pimientos. Búsquelos que puedan sostenerse en la base. El plato se hace con pimiento verde, pero a Usted y su costumbre de sabores le gustarán más los rojos que aportan un punto de dulzor.

Elija los pimientos regordetes que pueden pararse en su base.

Para 6 pimientos necesitaremos una cebolla, un cuarto de kilo del  arroz de los que usa para el rissotto, tres cucharaditas de piñones y otras tantas de pasas. Para condimentar necesitaremos un tomate grande, canela, pimienta, menta, eneldo, perejil y zumo de limón. Háganse con 250 gramos de yogur natural, y preparen un diente de ajo.

Elaboración

Para el relleno, freír la cebolla, por supuesto en aceite de oliva, a precio de oro lo ha comprado Usted, pero es lo que hay. Agregue el arroz y revuelva hasta que esté completamente cubierto y translúcido. Vierta 450 mililitros de agua y agregue sal, pimienta y una pizca de azúcar.

Revuelva bien y cocine por 15 minutos o hasta que el agua haya sido absorbida, pero el arroz todavía esté poco hecho. Agregue los piñones, las pasas, del mismo  Corinto, y si acaso no dispusiera pues las de uva de toda la vida, el tomate, la canela y la pimienta, la menta, el eneldo y el perejil y el jugo de limón.

Corte un círculo alrededor del extremo del tallo de los pimientos para usarlo como tapa. Retire el interior y las semillas y llene los pimientos con la mezcla de arroz. Coloque las tapas en su sitio.

Coloque los pimientos uno al lado del otro en una fuente para horno poco profunda, ponga aproximadamente 1 cm de agua en el fondo y hornee en un horno precalentado a 190 grados durante 45 a 55 minutos o hasta que los pimientos estén tiernos. Tenga cuidado de que no se deshagan.

Puede tomarlos como guste, Si Usted fuera de Turquía se lo comería frío, acompañado de ese yogur que tiene Usted en la cocina sin saber para que servía, bátalo y póngale a ajo, o no, picado eso si.