sábado 19.10.2019
COMER Y BEBER

Pal' Pilar, solomillo aragonés

Y que Ustedes lo aguanten, largo día de fiesta y abundantes emociones que requieren una forma de cocina injustamente tratada

Solomillo Aragonés.
Solomillo Aragonés.

Cerdo, tomate, aceitunas, jamón, huevo cocido y hasta unos esparraguicos, una receta mediterránea, mediterránea, que al modo aragonés cuidará de los efectos de la fiesta en su maltrecho cuerpo.

Como toda gastronomía, la aragonesa está ligada al territorio y sus productos.  A lo largo de la Historia, Aragón ha sido tierra de Huertas, de campos de trigo, olivos y almendros. Pastan las ovejas y abundaba la caza, mientras en las casas se criaban gallinas y se curaban los productos del cerdo.

Por eso su cocina suena a lo mismo: simple, bastante sana y con aire antiguo

Ingredientes

Pues con doscientos gramos por cabeza de un buen solomillo de cerdo y unos cuarenta gramos de jamón serrano lo apañan. Hagan el corte del solomillo en modo de medallones – unos dos centímetros- .Trituraremos tomate, nos haremos con un par de buenas cebollas y 50 gramos de oliva aragonesa negra por cabeza. Jerez, un huevo por cada dos personas, perejil y harina.

El Guiso

Deberemos cocer los huevos, y reservarlos tras haberlos pelado. Ustedes saben que se pelan mejor si los pasan por agua fría.

El tratamiento de la carne no es complicado. La enharinamos y freímos en una cantidad generosa de aceite muy caliente. Hay que dorarla, de hecho el centro del medallón debería quedarse sin hacerse completamente.

En el mismo aceite es el momento de rehogar la cebolla y el ajo, ahora a fuego medio, les deberían bastar diez minutos. Cuando se vaya muriendo la cebolla, añadimos el jamón, removiendo todo un minutillo.

Ha llegado el momento Jerez, lo sumamos al rehogado junto al tomate triturado y medio vasito de agua. Le damos otros die minutos, tras el que pondremos las aceitunas, mejor deshuesadas, pero es a su gusto, y uno de los huevos duros picados. Cinco minutos más deberían dejarnos la salsa dispuesta.

Le ponemos el perejil a la salsa, la ponemos sobre el solomillo y calentamos suave unos dos minutos. Comprobamos la sal, añadimos el otro huevo y, al gusto, podemos poner unos esparraguitos de buena huerta.

Lo único que deben cuidar es el tiempo de tratamiento del solomillo, para evitar que se seque.