domingo 11/4/21

Estrella Digital

Real Madrid 3-2 Chelsea

Mariano seduce a Zidane y Hazard muestra las carencias de Yáñez

El Chelsea fue un títere en manos del Real Madrid, que solucionó el choque al descanso con los tantos de Marcelo (2) y el canterano. En el segundo envite, con un once repleto de canteranos, el belga maquilló el resultado con dos tantos

mariano
Mariano festeja su gol.

La lluvia caída en las últimas horas hizo peligrar el envite horas antes del comienzo. Cuando arreció el agua, una de las preocupaciones del Real Madrid era el estado del césped del Michigan Stadium, el escenario con mayor capacidad en Estados Unidos. Tras los primeros minutos se disipó cualquier temor del equipo merengue. El terreno estaba apto y el rival no presentó ninguna oposición. El Chelsea fue un títere en las manos del conjunto blanco, que goleó con los tantos de Marcelo (2) y Mariano. 

En la segunda mitad, con un once repleto de canteranos, el conjunto inglés maquilló el resultado con dos tantos de Hazard, que aprovechó la inexperiencia de Rubén Yáñez para marcar la diferencia. 

Como ya le ocurriera frente al Paris Saint Germain, el Madrid inició con ciertas impresiones, propias del escaso rodaje competitivo del equipo. En ocho días espera la Supercopa de Europa frente al Sevilla, y por ello Zidane apostó por un once competitivo, con Asensio como principal atractivo, y con una delantera repleta de canterazos. El Chelsea, con un equipo que contaba con gran parte de sus estrellas, dio el primer susto segundos después del arranque. William botó una falta lateral y Matic se topó con Casilla.

De los sucesivos errores en la medular, se dio paso a una alta intensidad, más propia de un partido de altos vuelos. Asensio, escorado a la izquierda, y Kovacic, trataban de adquirir protagonismo. El Madrid claramente tomó las riendas del duelo, aunque su primera llegada vino propiciada por un error de Matic, que convirtió una cesión en una vaselina a su guardameta. El Chelsea tan sólo se asomó al área rival en una jugada donde Pedro exhibió su verticalidad

Marcelo pone la diferencia

No anduvo fino en el primer amistoso, pero el engranaje del brasileño ya comienza a funcionar. El lateral se inventó el primer tanto. Arrancó en zona de tres cuartos de campo, dribló y disparó desde fuera del área. Su disparo tocó en Óscar y dejo a Begovic sin opciones de de alcanzar el esférico. Ahí empezó a carburar el mejor Madrid, que hizo mucho daño con las faltas laterales. Asensio puso el centro y Varane, de cabeza, cerca estuvo de ampliar diferencias.

Marcelo volvió a evidenciar instantes después que es el hombre que más desequilibrio ostenta en el equipo blanco. Combinó con Asensio, su socio en la izquierda, y se adentró con rapidez en el área hasta sacar un remate raso pegado al poste. A partir de ahí, un monólogo del Madrid. Casemiro estuvo cerca con un duro lanzamiento de falta; Nacho tras un buen balón colgado… Pero fue Mariano el que firmó una obra de arte. Tras una combinación al primer toque de Marcelo, Kovacic y Asensio, el canterano sorprendido con un disparo desde 30 metros.

Hazard y poco más

Con la victoria certificada, los merengues dieron un paso atrás, siempre con la situación controlada. El Chelsea tocó, pero sin capacidad para acercarse a las inmediaciones del área rival. Las lentas transiciones condenaban al conjunto inglés, que no encontró en Óscar y en Matic ninguna solución. El colegiado indicó el final, con la sensación de que el Madrid había dado un paso de gigante en apenas tres días. 

El partido, ya decantado, cedió cierta intensidad. El Madrid tomó las riendas y se centró en mantener la posesión, otro ejercicio de cara a las próximas citas oficiales que se avecinan. El único hombre por el que había apostado Zidane para dar algo de chispa al duelo era Danilo, pero el aluvión de cambios no se hizo esperar. En el minuto 64 Zidane dio entrada a un puñado de canteranos que gozaron de sus primeros minutos con el equipo.

El único que aportó algo de interés en la segunda mitad fue Hazard, que entró desde el banquillo y demostró que no ha cedido un ápice de su calidad en las vacaciones. El belga se deshizo del guardameta blanco y empujó el esférico a la red. Fue una de las pocas llegadas que se vislumbraron en un partido que pareció concluir tras el primer envite. En el último minuto el belga volvió a zafarse de Yáñez para ensombrecer el triunfo blanco. El Madrid selló una victoria importante, que evidencia un salto cualitativo físicamente respecto al duelo contra el PSG.

Comentarios