martes 9/3/21
El colombiano es el último de la fila

James se queda al borde del abismo

Zidane no confía en el '10' desde que llegó al banquillo del primer equipo, pero lo cierto es que cada vez tiene más jugadores que le cortan el paso

James no conecta con Zidane
James no conecta con Zidane.

Las apariciones de James Rodríguez en el Real Madrid durante esta temporada son poco más que testimoniales. El colombiano solo ha jugado dos partidos de titular en lo que va de Liga, mientras que entre todas las competiciones suma siete asistencias y un único gol. Además, las lesiones le han impedido encontrar continuidad en momentos en los que parecía que podía tener un hueco dentro del equipo.

En verano, el '10' estaba más dispuesto que nunca a trabajar para ganarse la confianza de su técnico, pero los problemas musculares le volvieron a colocar fuera de la dinámica competitiva. Tras una gran primera temporada con Ancelotti, el año pasado tuvo problemas para encajar con Benítez y su figura perdió por completo la fuerza con Zidane.

De hecho, el técnico francés siempre prefirió a Isco antes que al mejor jugador del Mundial de 2014. Sin embargo, los 80 millones que pagó el club por James hace muy poco hacían que la directiva se empeñara en mantener la apuesta por el Colombiano. La situación llegó a tal punto que el malagueño pudo salir del equipo este verano, pero finalmente prefirió quedarse consciente de que el entrenador le daría oportunidades.

Pese a todo, parecía que el público empezaba a estar igual de harto de los dos, hasta que Isco se doctoró en el Calderón, con un encuentro descomunal en el que acertó en más del 90% de los pases que intentó. Desequilibró en cada toque de balón y en cada cambio de ritmo, hasta el punto de que fue el jugador clave en el triunfo por 0-3 en el Calderón, más allá de los goles de Cristiano Ronaldo.

Todos los centrocampistas están por delante de él

Además, Isco venía de protagonizar una muy buena aparición con la selección ante Inglaterra, por lo que su nivel de confianza se ha visto disparado en las últimas fechas. No obstante, la clave de su brillo en el derbi estuvo en el planteamiento de partido que hizo Zidane, al colocarle como mediapunta y darle tanto a Lucas Vázquez como a Bale más obligaciones defensivas. Isco jugó donde tenía que jugar y rindió, pero James ni si quiera parece tener cabida dentro de ese esquema.

De hecho, ni aunque Benzema desapareciera del once en un futuro James contará demasiado. Para empezar en este momento lo más normal es que ni siquiera tenga minutos cuando los jugadores que se recuperan de sus lesiones estén plenamente disponibles.

Morata será casi siempre el primer cambio, Lucas Vázquez también se ha ganado el derecho a jugar casi siempre y Kovacic está claramente por delante de James en la rotación. Asimismo, la apuesta por Asensio es clara y de vez en cuando el técnico hará un esfuerzo para meterle en el equipo, más aún cuando el mallorquín siempre ha respondido con goles a su confianza.

Con todo esto, solo Coentrao y Mariano tienen un rol todavía más residual para Zidane. Por eso, todo apunta a que la Copa del Rey puede ser la principal ocasión que tenga el de Cúcuta para reivindicarse. Ya hizo un gran partido en el encuentro contra la Cultural Leonesa, pero el madridismo le exige ese mismo profesionalismo siempre para volver a tener su favor. El técnico tendrá ahora más oportunidades que nunca para hacer rotaciones, aunque nunca ha sido demasiado amigo de ellas.

La sanción de la FIFA que planea sobre el Real Madrid impide que se plantee cualquier tipo de salida de cara al año que viene, aunque habrá que ver hasta que punto está dispuesto a aguantar James su suplencia. El club ya es consciente de que tiene prácticamente imposible sacar por él una cantidad similar a los 80 millones que pagó al Mónaco hace tan solo dos años. Por el contrario, dentro de la ola de renovaciones que impulsa el Real Madrid, todo apunta a que Isco será de los próximos en pasar por las oficinas del Bernabéu para sellar un nuevo compromiso.  

Comentarios