jueves 17.10.2019
FALLECE DANIEL SANTÍN

Un asiento vacío en el Calderón

La vida le dio una segunda oportunidad tras un trasplante de médula que le permitió vivir hasta el pasado 8 de marzo. Seguidor acérrimo del Atleti, fundó junto a sus amigos la peña 'Vip Rasel'

Daniel Santín Soriano con la primera copa de la Europa League conseguida por el Atlético. | ED
Daniel Santín Soriano con la primera copa de la Europa League conseguida por el Atlético. | ED

El pasado 8 de marzo un cáncer arrebató la vida a Daniel Santín Soriano, que a los 54 años disfrutaba de una prórroga que le había dado el trasplante de médula al que se había sometido unos años antes. Seguidor hasta el final de Atlético de Madrid, murió “viendo al Real Madrid por debajo de su Atleti”, como afirman sus allegados. Ha sido enterrado este 9 de marzo en el cementerio de la Almudena, un acto al que han acudido antiguos jugadores del Atlético de Madrid como Tony Muñoz, miembros del club y periodistas deportivos como Antonio Ruiz o Alfonso Mansilla y multitud de aficionados colchoneros.

Daniel fundó junto con un grupo de socios la peña exclusiva del Atlético de Madrid, Vip Rasel, que disfrutaba del privilegio de compartir avión y hotel con los jugadores, además de ver los partidos desde el palco del Vicente Calderón. Nunca falló a su cita de los miércoles en la que se reunía con los veteranos del equipo para comer. Sus buenas relaciones le hacían parecer un directivo más y no un simple aficionado. Si por algo le recordarán en el estadio rojiblanco será por la continua lucha por lograr una buena relación entre el Frente Atlético y el club.

En el Atlético se le va a recordar como buena persona, alegre, siempre sonriente y con mucho humor, los valores que le atribuyen sus compañeros de vida, de partidos, de alegrías y de tristezas. Una amistad que les devolvió al ocultar que pasaba sus últimos días en el hospital para que no se preocupasen y siguiesen disfrutando de la vida. Su partido llegó a los 90 minutos cuando su corazón rojiblanco dejó de latir, en el último pitido abandonó la vida sin hacer ruido.

image1

Comentarios