viernes 03.07.2020

Caparrós, Lopetegui y el amplio abanico de nombres para suceder a Del Bosque

Las futuras elecciones de la RFEF, a las que puede no presentarse Villar, complican las quinielas y pueden aplazar la decisión final hasta los últimos días del verano

Vicente del Bosque, Joaquín Caparrós y Julen Lopetegui.
Vicente del Bosque, Joaquín Caparrós y Julen Lopetegui.

La figura de Vicente del Bosque quedó muy tocada tras la humillante derrota frente a Italia. ‘El Marqués’ no tenía mucha ilusión por continuar, pero en sus últimas declaraciones daba la sensación de que estaba dispuesto a hacer un esfuerzo si le pedían que continuase. "Si la selección lo necesita, allí estaré", solía repetir una y otra vez. Sin embargo, con la actual situación, resulta evidente que su continuidad ya no tiene ningún sentido.

No obstante, en la rueda de prensa posterior al partido que le costó la eliminación a ‘la Roja’, Del Bosque volvió a mostrarse muy ambiguo. "Lo tenga o no decidido, hablaré primero con Villar. A los jugadores no se lo he dicho", comentó el seleccionador tras el fracaso en la Eurocopa.

En cualquier caso, resulta evidente que la decisión ya está tomada y que todos los supuestos se plantearon hace tiempo en el despacho de la Real Federación Española de Fútbol. Sin embargo, Del Bosque no anunció su dimisión de inmediato porque las elecciones de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) están en el horizonte y no conviene que se genere un vacío de poder, ya que Villar no quiere imponer ningún entrenador al futuro presidente.

De hecho, el actual mandatario todavía tiene que confirmar su candidatura, puesto que puede dar el salto a la UEFA, donde tiene grandes opciones de suceder a Platini. Tiene hasta el 20 de julio para presentar su propuesta en el organismo Europeo, mientras que esas elecciones se celebrarían el 14 de septiembre.

No obstante, Villar no se iría a Bruselas sin más, ya que dejaría a algún hombre de su cuerda a cargo del fútbol español. Luis Rubiales y Marcelino Maté, presidente de la Federación de Castilla y León, podrían ser sus delfines en este proceso. Por eso, en la candidatura continuista los mejores colocados para dirigir al combinado nacional son Joaquín Caparrós y Julen Lopetegui, puesto que otros hombres cercanos a la Federación como José Antonio Camacho, Jabo Irureta o Javier Clemente llevan demasiado tiempo sin entrenar. "El mejor sustituto posible para Vicente del Bosque soy yo. A mí me encantaría, es cuando mejor he vivido. Es una gozada entrenar a un equipo nacional”, dijo el que fuera seleccionador en Francia 1998 hace pocas semanas, consciente de que nadie le haría ni caso.

Caparros, el que menos disgusta

Por eso, la mejor opción a priori más atractiva es la de Joaquín Caparrós, que ha rechazado ofertas de tres clubes de primera este verano, para ponerse al frente de España, según publica As. El utrerano tuvo un camino muy dulce en Sevilla y en Bilbao, pero no cumplió su objetivo en su último trabajo en Granada, aunque puede aportar el punto de furia que le falta al equipo sin perder el toque. Por otro lado, muy poca gente cree en Lopetegui después de su acumulación de fracasos en el Oporto, en el Castilla y en el Rayo Vallecano.

Además, el número de entrenadores a los que puede tentar Villar es muy reducido, puesto que el actual presidente no es partidario de ir a por un técnico con equipo, por lo que las opciones de Paco Jémez, Hierro, Emery, Marcelino, Valverde, Quique Sánchez Flores o Juande Ramos se desvanecen. De hecho, Pepe Mel y Michel son de los pocos técnicos con nombre que en estos momentos se encuentran en paro, aunque el primero no ha salido muy bien de sus últimas dos aventuras en el banquillo y el segundo tiene una dudosa reputación.

En cambio, el abanico de posibilidades puede crecer muchísimo si gana alguno de los opositores. Jorge Pérez, secretario general de la Federación y hombre afín a Tebas, y José Miguel Monje, presidente de la Federación murciana, se postulan como alternativas. Los dos pueden optar por fichar a un entrenador con equipo, aunque puede resultar muy complicado en las fechas en las que llegan las elecciones, o contratar a un extranjero, aunque eso también puede generar cierta polémica.

No obstante, el nuevo inquilino fijo del banquillo de ‘la Roja’ puede no llegar a tiempo para el mes de septiembre, cuando se juega el primer partido de clasificación para el Mundial 2018. Por eso, un entrenador interino se podría encargar de dirigir los primeros partidos, aunque Albert Celades tampoco es un hombre con demasiada autoridad y Toni Grande, en condiciones normales, saldrá con Del Bosque.

Comentarios