Miércoles 12.12.2018
Los agujeros del atentado del 17-A en Barcelona/4

Un yihadista hizo 300 descargas de temas como "dinamita explosión real"

La ciberseguridad falló: un sólo miembro del comando que asoló Barcelona hizo en los dos meses previos a la masacre 300 descargas de internet con temas tan explícitos como "ahora ya todos sabemos hacer bombas" o "dinamita explosión real"

Said Ben Iazza, detenido por los atentados de Barcelona
Said Ben Iazza, detenido por los atentados de Barcelona

El gran hermano que se supone que vigila las redes, sean los mecanismos de seguridad de youtube o google o los diferentes servicios de información, fueron incapaces de detectar que en los dos meses previos al 17-A un solo individuo se hizo 30 descargas de youtube y otras 270 de google, entre otros buscadores, de elementos tan significativos como "dinamita explosión real", "explosión de acetileno", "nitroglicerina explotando", "car bomb",  "dinamita explosión", "nitroglicerina dinamita", "algodón pólvora",  "nitrato de plomo explosión", "celular detonador"...

Said ben Iazza disimuló cuando fue detenido como miembro del comando yihadista que aterrorizó a Barcelona el 17-A. Simuló que usaba youtube e internet para descargar música, pero la canción que se bajaba siempre tenía el mismo título: "explosión real". 

Paradójicamente, youtube que alerta de todo uso irregular de tal canal si los contenidos son violentos, sin licencia de uso o apestan a pedofilia..., no encendió sus alarmas cuando se repitió tan machacona búsqueda de alguien que a todas luces no era un estudioso de química, sino un aprendiz de terrorista.

Un aprendiz que se internó otras 270 veces en buscadores como google para hallar documentación de su obsesión: "bombas caseras", "peróxido de acetona","glicerina pura" (y para ello rastreaba Amazon o Mercadona), "cómo hacer nitroglecerina", "fórmulas para explosivos caseros", "cómo hacer dinamita", "pent explosivo", "nytroglicerine explosive", "explosivos tipos y propiedades", "fotos para la historia cómo elaborar nitroglecerina casera", "goma-2 eco", "glicerina dónde la venden", "balística y explosivos", "venenos neurotóxicos", "cómo hacer tatp" (explosivo fabricado en Alcanar), "explosivos plásticos caseros", "ahora ya todos sabemos hacer bombas", "agua oxigenada explosivo", "notebook of terrorist", "recibes for disaster", "explosivos con batería", "manual de explosivos anarquista", "nitrato de armonio el ingrediente favorito de los terroristas (EL PAÍS)", "nitrato de armonio dónde conseguir"....

Ninguna de esas búsquedas bajo la marca de explosivos, bombas etc. hizo tampoco que saltaran las alarmas de google. Los servicios de información tampoco captaron ninguna señal de este grupúsculo que no escondía qué buscaba. No se disfrazaba bajo la apariencia de intentar conseguir fórmulas magistrales del peróxido de acetona. No. Buscaba literalmente lo que deseaba: cómo fabricar bombas. 

Descoordinación policial

Por otro lado, llama la atención que el atestado de los mossos no recoja un incidente que se produjo pocas horas después del atentado y que protagonizaron las Unidades de Información de la Guardia Civil y de los Mossos d´Esquadra.

Una hora después del atentado, agentes de los mossos se personaron en el concesionario de alquiler de coches de Sabadell  donde un día antes los terroristas habían alquilado dos furgonetas –una de ellas, la empleada en el atentado de Las Ramblas-.  

Como resulta preceptivo los Mossos recabaron in situ información al respecto de esas personas y emplazaron a los empleados de la empresa a ulteriores tomas de declaración. Ya cuando se despedían, una de las empleadas les dijo que minutos antes habían estado allí “unos señores de la guardia civil preguntando por lo mismo”.

Los mossos  se quedaron de piedra y al llegar a la base lo comunicaron a sus superiores. Aquella noche, en una  cumbre de carácter operativo celebrada en Barcelona entre los principales responsables de la guardia civil, los mossos, el Cuerpo Nacional de Policía y en CNI, un alto mando de la Comisaría  General de Información de los mossos espetó al mando de la Guardia Civil…: “¿no nos tenéis que decir nada?”. A lo que el benemérito oficial no respondió. “Habéis ido vosotros al concesionario de las furgonetas sin avisarnos cuando sabéis que la Audiencia Nacional nos ha ordenado a nosotros que seamos los instructores de la investigación sumarial”.

Se hizo el silencio en la sala, según han relatado a este medio algunos de los asistentes. Este “roce” policial, no aparece en el informe de análisis de los mossos d´esquadra que obra en manos del juez.