lunes 29/11/21
NUEVA SERIE

Malena Alterio: "El apellido Alterio no pesa, aligera"

Ha dejado de ser Belén y lo mismo hace un papel de comedia, como en la película 'Perdiendo el norte', que uno dramático como en la serie 'Rabia', que está grabando para Telecinco mientras sigue en el teatro con 'Emilia'

Malena Alterio, en 'Rabia'.
Malena Alterio, en 'Rabia'.

-¿Cómo es esa Silvia que le ha devuelto a la TV?

-Es una madre con un niño de ocho años y un marido, al que da vida Paco Tous. El niño estaba enfermo y la única opción era someterle aun tratramiento nuevo que en un principio funcionó pero luego tenía efectos secundarios por lo que estaban cogiendo a todo el mundo que se había sometido a ese tratamiento. Yo era profesora de infantil en un pueblo y decidimos unirnos a un grupo que está escondido al margen del gobierno para aguantar en el tiempo para ver si se avanza en la investigación. Ahí conviviremos con gente que no conocemos de nada. Es como 'Gran Hermano' llevado a situaciones muy duras. Haré cosas muy extremas que pueden resultar duras, pero que ella piensa que es lo mejor para su hijo

-¿Qué le motivó del proyecto para volver a un medio en el que, dos episódicos al margen, no estaba como fija desde 2011?

-La aventura, me parece fascinante. Nunca he estado en una historia de tanta acción, de tener que huir, coger una pistola... Me pareció muy novedoso en España porque este tipo de series no se hacen mucho. 

-Y encima es un papel dramático...

-También eso me motivó porque en cine y teatro sí he hecho más papeles dramáticos pero no en TV, donde la gente me tiene muy ubicada en la comedia y me apetecía mucho, me pone y me sedude cambiar, aunque hay un punto de miedo pero este estimulante. 

-Otra madre. Parece que esa chica loca que interpretaba tanto antes va cambiando...

-Ya voy siendo mayor y ya las adolescentes no me tocan. Espero también que cuando me toque pueda hacer de abuela. Lo único malo de ser madre es que hay veces que me ponen hijos mayorcísimos y me pongo un poco nerviosa.

-¿En los últimos tres años no le habían ofrecido ningún producto televisivo que le gustase?

-Yo elijo en relación con lo que va apareciendo y ahora han aparecido dos proyectos muy interesantes de teatro, con dos directores argentinos que admiro, y en TV ha habido cosas que no han casado porque no me gusta hacer dos cosas a la vez. Si puedo evitarlo, lo evito, y como estaba entregada a los proyectos teatrales...

-Con tanta intriga no me dia que no es una serie para todos los públicos como las que se suelen hacer en España...

-De entrada puedo pensar en gente joven, pero luego ya no lo sé porque tiene cosas muy apetecibles para todo el mundo, desde el elenco, que es muy variado, hasta a niños, porque también está el tema de la aventura...

-¿Es consumidora de series de este tipo?

-Yo voy viendo en función de lo que me van ofreciendo a mi, y como me dijeron que tenía un cierto aire con 'The walking dead', me enganché tanto que ni dormía. Tiene un paralelismo en cuanto a la convivencia, gente que no tiene nada que ver. De todas formas no soy muy consumidora de series, son "venadas" que me dan y también he visto 'En terapia', 'Los Soprano', clásicos. Yo a veces veo la tele sin mirarla. 

-Pues a usted todavía la gente le ve mucho en las repeticiones de 'Aquí no hay quien viva'...

-Sigue siendo un éxito, porque todavía se repite y hay generaciones que no lo vieron en su momento y ahora se han enganchado y me tratan como si lo estuviera haciendo, cuando ya hace siete años de aquello. Mucha parte del trabajo que he hecho a posteriori de aquella serie ha sido consecuencia del éxito de la misma, la gente me conoció ahí. Estoy muy agradecida pero no puedo estar toda la vida haciendo de Belén. 

-¿Se sigue llevando bien con los compañeros de aquella serie?

-Sí, muy bien. No nos vemos tanto como antes pero tengo muchos y muy buenos amigos. 

-¿Ese ha sido el mejor momento de su carrera?

-Bueno, yo recuerdo cuando salía de la escuela de Cristina Rota, que hacíamos un musical que se llamaba 'Náufragos', y gracias al mismo, que era muy amateur y me lo pasaba muy bien porque cantábamos y bailábamos y era una de mis primeras exposiciones públicas, me vio mi representante actual, que entonces llevaba a José Coronado y a Rosa María Sardá, y me dijo que me quería representar. Fue un momento crucial y lo mejor que me pudo pasar en mi carrera. Fue el hacerme profesional.  

-Teniendo en cuenta su procedencia, ¿le gusta más el cine español o el argentino?

-Todo. Puedo hablar de películas españolas maravillosas, que te sacuden, y de pelis argentinas igual de maravillosas. Hace poco vi de nuevo 'El verdugo', que me gusta porque tiene que ver con el neorrealismo italiano que me encanta, quizás sea porque tengo también descendencia italiana, y autores como Fellini que son muy auténticos y lo plasman en las películas me gustan. 

-¿Se ve trabajando en Argentina?

-Es como una espinita que tengo clavada que pienso que algún día me la quitaré y trabajaré allí, pero no lo estoy empujando mucho. He viajado mucho por mi familia allí, he tanteado, pero no he hecho el trabajo de sembrar bien, de darme a conocer y decir que estoy disponible. Ya se dará. 

-¿Y cómo se ha dado lo de 'Perdiendo el norte'?

-Bueno ahí soy una loca maravillosa, una mujer que está empeñada en ser madre, lo tiene entre ceja y ceja, y va a hacer lo imposible para lograrlo. En la película todos los personajes pierden el norte por un lado o por otro. 

-En la vida real parece que usted no se ha perdido nada, porque también ha vuelto al teatro con 'Emilia'...

-Yo soy una obrera del arte dramático y voy donde me llaman. A mí me encanta poder cambiar y construir a lo mejor una historia tan extrema como la de 'Rabia'. En el cine una no es muy dueña de lo que luego pasa en el montaje, porque se cambia mucho la película, pero también es algo fascinante y mágico donde se puede preparar más y el teatro es el directo, compartir con la gente. El poder ir tocando todos los palos es oro. 

-¿Pesa el apellido Alterio?

-No, al contrario, aligera. En un primer momento siempre tenía un poco de prejuicio, por si la gente iba a pensar que yo estaba ahí por mi padre, porque ha llamado a alguien y le ha dicho que pongan a la niña. Era algo que me obsesionaba, porque ese listón siempre estaba ahí y hacía que mi exigencia fuera mayor. Soy muy crítica con lo que hago y me cuesta mucho estar conforme con las cosas que luego veo de mi trabajo.

-¿Y se ha arrepentido de algo que haya hecho?

-Me ha gustado hacerlo todo, y he tenido suerte porque he estado en proyectos de cine, teatro y TV que me han apetecido y han sumado, pero luego hay cosas que pienso que podría haber hecho de otra manera o digo "ya sabía yo que...".  

Comentarios