viernes 13.12.2019
Susana Córdoba

"Las fotos en Internet te dejan más desnuda que cuando me desnudo en pantalla"

A la espera de que Antena 3 emita 'Apaches', en la que también aparece, la actriz vuelve a dar vida desde este jueves a Elena, la novia del personaje de Nacho Fresneda, en 'El Ministerio del Tiempo'

Susana Córdoba.
Susana Córdoba.

-¿Se siente una un poco más importante por trabajar en una serie como 'El Ministerio del Tiempo'?

-Más que importante es agradecida de tener una oportunidad tan inigualable. Formar parte de esta aventura es un regalo porque es una serie muy especial, con un guión fantástico y estamos haciendo historia en la manera de hacer ficción en España.

-¿Realmente cree que es distinta a otras series o va en la línea de las últimas que se han hecho en España?

-Las tramas se han ido abriendo y acercando más a realidades de las que no se había hablado con tanta valentía. También en 'El Príncipe', donde trabajé, hubo valentía para tratar un tema como la yihad y el terrorismo histórico. Sí es distinta por ejemplo por el guión, que no se puede comparar a otras con todos los respetos. Todos son historiadores y eso hace que al mismo tiempo que te entretiene te informa, te ilustra para que descubras y redescubras la historia. Además, la factura de la serie, cada capítulo es una película, y por eso sí la veo como especial. 

-Ha pasado de esposa de Alonso a Elena Castillo. Eso sí es reinventarse un personaje...

-Sí, a Blanca no se la definió realmente mucho, porque apareció poco, y el bombazo lo trajo Elena, porque nadie se esperaba, ni yo, que se iba a recuperar con ella mi participación en la serie, y me pareció muy original y una manera muy necesaria de contar la evolución femenina. Como actriz ha sido un regalo porque es muy distinto interpretarlas a las dos, es una energía muy diferente, y yo personalmente me identifico al cien por cien con Elena porque es la mujer del siglo XXI en la que yo creo. Es una oportunidad de transmitir esa evolución de la mujer y de cómo han evolucionado las relaciones de pareja. 

-Ya sólo le faltaría formar parte de 'la patrulla'...

-Dejemos ver cómo evoluciona esta temporada, donde hay momentazos muy chulos. Todo el mundo quiere tener una presencia más larga en el tiempo, pero a veces e mejor decir poco pero bien dicho pero que cale que decir mucho y no decir nada, y Elena es un personaje así, que cada vez que aparece deja una huella en el espectador.

susana

-Desde que empezó en 'Arrayán', no ha dejado de trabajar en TV...

-Sí, en personajes muy sutiles pero con un trasfondo importante. Todas mis mujeres han sido muy distintas y han aportado cosas. Es cierto que tenemos ganas de que haya historias con más personajes femeninos, más historias donde las protagonistas sean las mujeres, que estén escritas y dirigidas por mujeres y que muestren los problemas que siguen teniendo. 

-Hasta ese 2009 en el que empezamos a descubrirla en la serie andaluza, ¿dónde había estado usted metida?

-Cuidando de mis hijos. Como madre que soy estuve apartada de mi profesión mucho tiempo, porque no lo tuve fácil para conciliar, aunque nunca dejé de confiar en que retomaría mi profesión, aunque sí es cierto que lo pasé mal. Pasé algún tiempo trabajando como comunicadora en TV y eso me ha servido porque cualquier cosa que hagas en tu vida te aporta, aunque durante cierto tiempo me sentí muy mal porque me veía muy apartada del mundo profesional. Luego me he dado cuenta de que todo lo que he vivido está en mí y eso me ha capacitado para transmitir en mis personajes la naturalidad y humanidad que creo que tienen todos. Mi objetivo es transmitir y para eso lo mejor que he podido hacer es vivir la vida desde la parte más difícil hasta la más alegre. Aunque digan que hemos alcanzado la igualdad, eso no es tan real y hay que seguir contándolo. He visto la serie de Nicole Kidman hace poco y me parece fantástico que las mujeres cuenten la realidad con lo que lo cuentan todo. Llegué en el momento que tenía que llegar.

-En esa serie se habló mucho de los desnudos de Nicole Kidman, y usted ya ha hecho alguno en TV. ¿Esas escenas son las que más le cuestan?

-No, porque he sido muy bien cuidada. Tanto por Coronado como por Nacho Fresneda he sentido mucho apoyo. Suelo tener la costumbre de que cuando veo que hay una secuencia así hablo directamente con el director para ver qué necesita y qué quiere mostrar. En la mente previamente está el miedo pero cuando llegas al set y ves que todo el mundo no está mirándote sino trabajando contigo el pudor se minimiza. Yo soy pudorosa, como muchas compañeras, pero aunque no sea algo agradable, porque estás solo, lo he afrontado siempre con la concentración y el respeto de estar dentro de mi personaje y trato de llevar con filosofía la respuesta de algún tipo de público que no puedes controlar. Es lo que he tratado de explicar a mis hijos porque sabía que les podía caer algún comentario desafortunado y lo trabajé con ellos porque estamos hartos de ver otras cosas mucho más desagradables. A veces me siento más desprotegida con la cantidad de fotos que pueden rular por internet, eso te deja más desnuda que hacer un desnudo artístico en tu trabajo. 

-¿Ha notado en su carrera el éxito del triunfo?

-La verdad es que no. Pensé que iba a ser un cambio más rápido pero no fue así. He tenido mucho reconocimiento y he ido creciendo poco a poco, y he trabajado mucho las redes sociales porque no he tenido un volumen de trabajo que me lo impidiera y percibo el cariño y respeto del espectador. En la profesión sí se me empezó a valorar a través de 'El Príncipe', pese a que en 'Arrayán' fui protagonista durante dos años. No sólo no he tenido muchas ofertas sino que he pasado momentos difíciles, en los que no tuve ni una llamada de teléfono. Ahora cruzo dedos para a ver si pronto puedo compartir otras buenas noticias que están cerrándose. 

-¿Se agradece un personaje como el de 'Arrayán' o el que hizo durante 80 capítulos en 'Amar es para siempre' o termina cansándose una de él?

-Son formatos muy cansados. Es un entrenamiento, aunque todo tiene algo bueno. Soy una persona para afrontar lo difícil también, no huyo de ello, pero acabé muy agotada en 'Arrayán' pero me dio mucha confianza delante de la cámara. Con 'Amar' lo que más disfruté fue el poder cantar, porque a los diez años aparecí ya en un escenario cantando. Si hubieran sido más capítulos me hubiera agotado mucho. 

susana

-¿Cuál es su asignatura pendiente?

-El cine, no lo he hecho todavía pero creo que soy muy cinematográfica. Como decía Coronado, que es un maestro, hay que saber hacer de todo aunque a veces no te apetezca algo, pero que hay que hacerlo porque te nutre y aprendes. Si te lo has currado bien siempre llegan las cosas y seguro que voy a hacer cine. Para eso me voy a ir a Madrid, para poder estar más cerca de la profesión.

-De 'Apaches', ¿ni hablamos, no?

-Qué pena, porque ese personaje también fue muy lindo, porque me daba la impresión que estaba interpretando a mi madre. El poder volver a los años 70 fue para mí algo muy chulo y disfruté mucho de la caracterización. Tengo mucha pena de no poder ver ese trabajo porque a u no le gusta ver lo que ha hecho y, sobre todo, compartirlo. No sé si algún día la sacarán del cajón pero la historia era interesante porque contaba algo desde un prisma distinto. 

Comentarios