miércoles 16.10.2019
Úrsula Corberó

"Como catalana que soy estoy a favor de solucionarlo todo a través de la paz"

La actriz vuelve a dar vida a Tokio en los últimos capítulos de 'La casa de papel', que estrena este lunes Antena 3, y ha comenzado a rodar con Julio Medem la película 'El árbol de la sangre'

Úrsula Corberó, con la máscara de 'La casa de papel'.
Úrsula Corberó, con la máscara de 'La casa de papel'.

-¿Qué balance hace de 'La casa de papel'?

-Ha sido un viajazo, el rodaje más intenso y con más demanda que he hecho en mi vida. La acción es complicada, requiere más tiempo, energía y concentración, una especie de coreografía. Ha sido muy duro pero a la vez muy especial, yo notaba que estábamos cansados, poniendo toda la carne en el asador, pero eso une un montón. Mi banda de delincuentes son mis amores. 

-Dicen que el último capítulo es 'lo más fuerte' que se ha visto en TV en los últimos años...

-No sólo ese, todos los que quedan. Cuando lo estábamos grabando era fuerte pero luego cuando lo ves dices "hojaldre".

-¿Con cuál de las dos caras de Tokio se queda?

-Con las dos. Eso es lo que hace que Tokio sea especial. Si tuviera una cara y la otra no no la querríamos y yo la quiero. Lo bonito de ella es ese contraste, es una tía que tiene una coraza pero es muy vulnerable porque ha sufrido mucho en la vida y eso le saca lo peor de ella. Es muy visceral y eso es guay. 

-Aparte de a manejar armas, ¿qué le ha aportado ese personaje?

-Sobre todo yo me he enseñado cosas. Hasta que no te dan la oportunidad de hacer algo que no has hecho y te gustaría hacer no sabes si eres capaz de hacerlo. Tenía muchas ganas, cogí este personaje con unas ganas tremendas y a mí me ha aportado muchísima seguridad a nivel profesional. Antes hacía siempre lo mismo, o casi, porque en 'Isabel' también hice un personaje distinto, y no lo digo de manera despectiva, porque amo y disfruto mucho con la comedia, pero hasta que alguien no te da la oportunidad de hacer algo diferente no sabes si eres capaz. Yo tengo mi carácter y creo que lo bonito de mi trabajo es poder redescubrir cosas mías. Al principio, siempre he sido bastante cagada, me he sentido muy débil, y gracias a este personaje me he dado cuenta de que la fuerza va por dentro, sale de las entrañas, y por eso me siento más segura. 

-La serie empezó muy fuerte en audiencias, pero luego bajó casi puntos, ¿a qué cree que se debió?

-Cuando una serie empieza la promoción es muy fuerte, el primero es más potente, pero al final es cuando hay que hacer un balance. No soy especialista en audiencias, ni cual es la mejor opción en la parrilla para emitirla.

-¿Fue duro decir adiós al personaje?

-Muy triste. Volvería a interpretar a Tokio porque no estamos acostumbrados a hacer ese tipo de género, aunque es muy satisfactorio, es adrenalínico y siempre quieres más. 

-Al menos ha vuelto pronto, sólo ha pasado el verano...

-Sí, yo tengo muchas ganas de verla y la gente se quedó muy expectante con el último capítulo y todavía necesita gasolina. Además ahora, al estar en Netflix, la ha visto mucha más gente, y están todos pidiéndola. 

-El próximo año se cumplirá una década de su primer gran papel en TV, con 'Física o Química', ¿ha evolucionado usted tanto como dicen ha hecho la ficción española?

-Espero que sí. He aprendido muchísimo. Para mí el trabajo es mi mayor escuela, en todos los sentidos. La gente ve en casa tu interpretación pero un actor tiene que tener talento, porque si no lo pasa mucho peor, pero también tiene que ser muy eficaz y consciente del mundo técnico que le rodea. Siento que cuanto más me demuestro, más retos me pongo y supero, más evolucionada me siento como actriz. 

-¿Qué le apetecería hacer ahora?

-Me apetece el papel que voy a hacer con Julio Medem, en 'El árbol de la sangre'. Soy muy afortunada. Es difícil de explicar, porque es Medem. Llevamos un mes de ensayos y te tiene que adentrar en su mundo porque ve cosas que los demás no vemos. El guión me lo leí seis veces y cuando me lo leí tres me faltaban aún cosas. Con los ensayos me he dado cuenta de qué es lo quiere contar con su mundo mágico y onírico. Es igual de goloso que lo de 'La casa de papel'. Digamos que mi personaje es una Lolita oscura a la que le han pasado muchas cosas y le van a pasar más. 

-Como actriz catalana que es, ¿cómo está viviendo todo lo que está pasando con Cataluña?

-Con mucha pena. No me veo capaz de hablar mucho del tema, necesito procesarlo. Es tan duro que lo único que me sale decir es que estoy completamente en contra de cualquier tipo de violencia y completamente a favor de solucionar las cosas a través de la paz. Son momentos duros para todos porque es muy duro lo que ha pasado. 

"Como catalana que soy estoy a favor de solucionarlo todo a través de la paz"
Comentarios