Miércoles 12.12.2018
Hogar

Aerotermia y geotermia: qué sistema de energía instalar en casa

La aerotermia y la geotermia son fuentes de energía alternativas que en los últimos años siguen en franca tendencia. Un auge que viene en cierta medida propiciado por el continuo aumento que seguimos experimentando en el precio de los combustibles tradicionales. Razón de peso pues para dar paso a nuevas oportunidades más baratas y ecológicas de producir calor

El consumo energético correspondiente a la calefacción supone en España uno de los mayores gastos para cualquier vivienda. Las constantes subidas de precios en las tarifas han provocado la aparición de nuevas formas de energía más eficientes que permiten un uso más responsable y ecológico. Dos de estas formas que están adquiriendo un protagonismo especial son la aerotermia y la geotermia.

La aerotermia y la geotermia: qué son y cómo funcionan

La aerotermia, o bomba de calor aire - agua, se define sencillamente como la energía almacenada en el aire y se puede utilizar para calentar estancias o producir agua caliente mediante el aire frío del exterior. En la actualidad, son las bombas de calor las que emplean esta energía, lo que supone un importante ahorro a corto y largo plazo en los gastos de calefacción.

La geotermia, por su parte, también conocida como bomba de calor agua - agua, es la energía que procede de la tierra con los máximos niveles de eficiencia y confort. Las bombas de calor geotérmicas lo que hacen en este caso es aprovechar la temperatura estable del terreno para proporcionar calefacción en invierno, refrigeración en verano y agua caliente durante todo el año.

La primera diferencia entre ambas, por tanto, salta a la vista: las bombas de calor aerotérmicas intercambian su energía con el aire ambiente, mientras que las geotérmicas lo hacen con la superficie de la tierra. Unas diferencias que precisamente vienen marcadas por su propia naturaleza.

Ambos sistemas utilizan fuentes de energía inagotables. La tecnología que emplean los sistemas de bombas de calor ofrecen un alto rendimiento.

Aerotermia o geotermia: cuál elegir

Hoy ya son muchos los usuarios que se están planteando el cambio a alguno de estos nuevos sistemas de energía naturales. La elección de uno u otro dependerá de diversos factores, especialmente los que conciernen a las características de la vivienda en la que se emplearán.

La bomba de calor geotérmica trabaja con un foco de donde extrae el calor para la calefacción, lo que en líneas generales nos ofrece una mayor temperatura media que la bomba de calor aerotérmica. Tanto es así que en inviernos muy fríos, la aerotermia podría llegar a no tener suficiente potencia.

En este sentido, la geotermia sería el sistema más beneficioso, con un gasto menor anualmente en calefacción y agua caliente. Sin embargo, ambos conceptos habría que matizarlos mejor.

Hay que tener en cuenta en primer lugar que tanto la aerotermia como la geotermia son energías renovables y ecológicas, por lo que el ahorro económico será más que considerable. Incluso para alcanzar un mayor nivel de autoconsumo, son muchos los que utilizan ya aerotermia con fotovoltaica.

La eficiencia energética de ambos sistemas es otro punto a estudiar. Por un lado, la energía aerotérmica dependerá mucho de cómo cambien las temperaturas. Quiere esto decir que si hace mucho frío o mucho calor, no tendrá la suficiente potencia. Un dato que nos demuestra que su empleo en lugares de temperaturas extremas no será lo más adecuado.

En este tipo de climas será más eficiente la energía geotérmica. Hay que destacar especialmente su soporte frente a los inviernos más duros.

No obstante, la instalación de la energía aerotérmica es mucho más barata, ya que solo necesitaremos instalar el sistema de ventilación y contar con una bomba y una unidad en el exterior de la vivienda. Para instalar el sistema geotérmico, en cambio, habrá incluso que mover tierras y perforar en el terreno para captar la mejor energía del suelo.

Para concretizar un poco más este asunto, el precio medio de la instalación de calefacción geotérmica en una casa puede estar en torno a los 20.000 - 40.000 euros aproximadamente. Un baremo que dependerá del número de excavaciones que haya que realizar, el tipo de terreno y la potencia de la bomba de calor. La instalación de la calefacción aerotérmica, por su parte, puede salir por unos 10.000 euros más barata.

Esto supone, lógicamente, que la inversión inicial sea menor en el caso de la energía aerotérmica. En un plazo de uno a tres años se amortiza perfectamente dicha inversión. El alto coste de instalación del sistema geotérmico hace que se requiera de muchos más años para amortizar la inversión primera.

Si tenemos que hablar de su mantenimiento, la energía geotérmica vuelve a ser la vencedora. A pesar de su compleja instalación, se trata de un sistema que ni tan siquiera habría que revisar. Bien es cierto que ambos tipos de energía conllevarán el mismo número de revisiones, pero el mantenimiento es mucho menor en la energía geotérmica.

En síntesis, se puede decir que tanto la aerotermia como la geotermia son dos alternativas más que viables para poder calentar la vivienda. Dos sistemas que ya emplean muchas personas ante las constantes subidas y déficits de tarifa de las eléctricas convencionales y que, como acabamos de ver, presentan numerosas ventajas.

Comentarios