miércoles 20.11.2019
AHORA EN 'SUPERVIVIENTES'

La relación entre Alba Carrillo, su madre y el Partido Popular

Uno de los vecinos de su antiguo barrio, el de El Pilar, asegura que Lucía Pariente se dedicó a ensobrar publicidad electoral del PP a principios de los 2000

Alba Carrillo y su madre, Lucía Pariente. | Imagen de archivo
Alba Carrillo y su madre, Lucía Pariente. | Imagen de archivo

Alba Carrillo y su madre, Lucía Pariente, se han convertido en las estrellas de 'Supervivientes'. Antes de que comenzara el 'reality' ya protagonizaron varias peleas entre ellas, de hecho la modelo llegó a asegurar que su madre era un 'lastre' para ella dentro del concurso se superviviencia. Sin embargo, ahora han formado un buen equipo y, en vez de confrontar entre ellas, se dedican a enfrentarse al resto de concursantes. Una de sus peleas más sonadas fue con Gloria Camila, hija de José Ortega Cano, a la que Alba espetó: "¡Al menos mi padre no ha estado nunca en la cárcel!".

Carrillo comenzó a ser conocida a raíz del programa 'Supermodelo' y de su noviazgo con Fonsi Nieto, con el que tuvo un hijo. Posteriormente contrajo matrimonio con el tenista Feliciano López, con el que estuvo un año casada, antes de protagonizar uno de los divorcios más desagradables y mediáticos de todos los tiempos. Pero la profesional de la moda tiene un pasado anterior a todo lo que se conocía de ella en la prensa.

imagen-sin-titulo

Al parecer la llamaban 'la guapa del barrio' en el barrio de El Pilar, donde se encontraba su residencia familiar. Por aquella época su madre tenía varios oficios, y uno de ellos fue el de ensobrar publicidad electoral del Partido Popular a principios de los 2000, según cuenta Vanitatis. Uno de sus antiguos vecinos asegura que Alba ayudó a su madre en esta tarea: "Fue para las segundas elecciones generales en las que el candidato volvía a ser José María Aznar. No sé si es porque estaban afiliadas al partido o, simplemente, porque estaban apuntadas a una agencia de marketing y tenían que hacer ese trabajo, pero el caso es que les dieron cajas enormes de sobres para organizar manualmente la propaganda".

Según la misma fuente, las dos pidieron ayuda a sus vecinos ante la cantidad de papeletas que tenían que meter en sobres: “Llegaron una tarde con una enorme caja llena de sobres y nos dijeron que tenían que estar listos al día siguiente, a primera hora. Nos prometieron una cantidad que rondaba las 5.000 pesetas de entonces. No sé si llegaron a pagarlas”. La familia tenía una tienda deportiva situada en la misma zona, a través de la cual, supuestamente, intentaron contactar con la gente. 

Comentarios