jueves 12.12.2019

La invasión de los humanoides

Hace relativamente pocos años que estamos contemplando la evolución de robots que cada vez se acercan más al aspecto físico de las personas y son capaces incluso de empatizar con nosotros y gastar bromas.

Para los que estamos deseosos de la evolución tecnológica, este es un paso de gigante que nos llevara a una sociedad mejor. Muchos trabajos por ejemplo, que implican peligrosidad, podrían ser remplazados a corto plazo por humanoides. En España aun estamos un poco lejos de todo esto pero en si ponemos la mirada en los países asiáticos, los robots humanoides están sustituyendo a pasos de gigante, por ejemplo en el sector servicio y son capaces de ponerte un café mientras te gastan un broma o explicarte detalladamente el recorrido turístico en una feria o exposición.

humanoide tocando violín

Hace unos años Toyota nos sorprendía con un robot que podía tocar el violín y en nuestros días Honda por ejemplo tiene humanoides que pueden camuflarse perfectamente en la sociedad. Robots que cada vez dejan de ser menos robots para ser cada vez más humanos, capaces de desarrollar de alguna extraña manera algo parecido a los sentimientos.

Esto provoca temor en ciertas personas de mente estrecha,  que tienen referencias en las películas de ciencia ficción donde el robot humanoide,  se vuelve malo malísimo y quiere destruir nuestra especie.

A la larga, nos beneficiará que un humanoide esté a nuestro lado. Para ayudarnos con las tareas domesticas, para transportar mercancías pesadas en los almacenes e incluso para ayudarnos a descubrir el espacio exterior sin necesidad que peligre ninguna vida humana.

La parte negativa, evidentemente esta en el  lado oscuro del  mismo ser humano. Las fuerzas militares de todos los países actualmente están implicando por ejemplo el uso de drones de forma masiva y global,  en nuestros días, pues su coste resulta muy económico y son de gran valor en la batalla.

Quizá cuando el coste de los robots humanoides se abarate, ningún ser humano se implicará en una batalla y ya no habrá más derramamientos de sangre. Solo nos queda en confiar que estos robots humanoides no se vuelvan malos malotes como en las pelis y todo este esfuerzo tecnológico se vuelva contra la mano de su creador.

Vía ZhöXX

Contacto:

zhoxx.es/

Comentarios