martes 10.12.2019

La Cerradura Invisible Remock Lockey se constituye como solución a los robos con fuerza

El aumento de robos y hurtos con fuerza ha provocado un incremento considerable del consumo de dispositivos de seguridad y cerraduras

La Cerradura Invisible Remock Lockey se constituye como la solución definitiva a los robos con fuerza. Esta es una problemática que preocupa a la población, y más cuando año tras año los datos de los informes del Ministerio del Interior son altos, principalmente en las vacaciones de verano y Navidad. La seguridad de hogares, oficinas, almacenes, casetas de telecomunicaciones, transportes, y cualquier otro espacio al que se acceda por una puerta y pueda ser objeto de interés de un ladrón, es un tema a tratar detenidamente.

El aumento de robos y hurtos con fuerza ha provocado un incremento considerable del consumo de dispositivos de seguridad y cerraduras. Toda puerta de los espacios mencionados tiene al menos una cerradura, y la mayoría de ellas permanecen inalterables durante años, suponiendo un sistema de fácil manipulación para los ladrones. Como ejemplo de ello, se puede destacar la valoración realizada por la Unión de Cerrajeros de Seguridad (UCES) de España, identificando que el 80% de las cerraduras de los hogares están obsoletas y son fáciles de abrir, y esto se debe en gran parte a que los ladrones han evolucionado sus técnicas de robo más que los ciudadanos sus sistemas de acceso y seguridad, haciendo que entren por la puerta de forma silenciosa y rápida. Una vez que hayan entrado, en algunos inmuebles se encontrarán con una alarma que posiblemente hayan inhabilitado previamente con un inhibidor de frecuencia, o en muchos casos desactiven simplemente retirando la batería, sin que la central reciba el aviso pertinente.

La Cerradura Invisible Remock Lockey

“Invisible”: se dice de aquello que no puede ser visto. En la mayoría de robos con fuerza, el ladrón entra y sale con el botín en cuestión de minutos, por lo que podría utilizarse la definición de invisible para el ladrón pues no llega a ser visto por el propietario del inmueble. Por lo tanto, ¿por qué no trasladar este concepto a los sistemas de acceso y seguridad comúnmente empleados para que sea el ladrón el que se vea comprometido por el propietario?

De este pensamiento nace la Cerradura Invisible Remock Lockey, dispositivo cuyo objetivo es el de evitar la entrada del ladrón debido a sus destacables características:

Cerradura complementaria a las instaladas en el inmueble.

Ausencia de elementos visibles desde el exterior: sin bombín, teclado u otros sistemas de interacción.

Apertura y cierre con control remoto, sin posibilidad de ser copiado.

Fácil instalación en cualquier tipo de puerta: madera, metal, vidrio, etc.

Posibilidad de instalar más de una cerradura en la misma o en distintas puertas operadas por un único control remoto.

Sin cables

Sin cuotas ni mantenimientos.

Por lo tanto, sólo los usuarios serán conocedores de la existencia de la Cerradura Invisible y supondrá un factor sorpresa para aquellos que intenten llevar a cabo una entrada no autorizada. En conclusión, instalando Remock Lockey se evitará que el ladrón entre por la puerta. 

La Cerradura Invisible Remock Lockey se constituye como solución a los robos con fuerza
Comentarios