martes 15.10.2019
no recula

Puigdemont asegura que puede ser presidente desde Bruselas, pero no desde prisión

El expresidente de la Generalitat considera que es viable ser presidente de Cataluña desde Bélgica "gracias a las nuevas tecnologías" aunque ha avisado que renunciará si no tiene el apoyo parlamentario suficiente

Puigdemont en una rueda de prensa. | Imagen de Archivo
Puigdemont en una rueda de prensa. | Imagen de Archivo

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha defendido este viernes que es viable ser president desde Bruselas gracias a las nuevas tecnologías, pero en cambio no podría ejercer el cargo como "presidiario" en España, por lo que ha avisado de que solo renunciará al mismo si no tiene apoyo parlamentario.

En una entrevista en Catalunya Ràdio, Puigdemont, que sigue en Bélgica, ha defendido que hoy en día los grandes proyectos empresariales se gobiernan con el "uso de las tecnologías" y que la ley catalana prevé "usos telemáticos" para gobernar.

Puigdemont ha subrayado, en este sentido, que la disyuntiva es "gobernar desde Madrid -a través del 155- o gobernar desde Cataluña y también desde Europa", descartando al mismo tiempo un regreso a España si su destino es la prisión, ya que "seguro" que "no se puede ser presidente si se es presidiario".

En este sentido, ha subrayado que el supuesto por el que renunciaría a ser candidato a la Presidencia es que "la mayoría del Parlamento de Cataluña me retirara la autoridad que me confirió en la investidura -de 2016- por la que soy presidente, porque el Parlament me ha escogido y ningún Parlamento me ha retirado la confianza, que es quien lo tiene que hacer en democracia".

Y así, en un mensaje a ERC, ha indicado que el "plan de la restitución" de las instituciones catalanas tras el 155 "solo es uno" y en él "estamos comprometidos todos los de la mayoría" independentista del Parlament, ya que es "lo que acordamos".

Ha admitido que gobernar desde Bélgica no es lo que querría pero "entre presidente y presidiario, prefiero ser presidente", aunque ha indicado que "no pierde la esperanza" de que se retire la orden de detención, lo que "ayudaría mucho a poner las bases del diálogo".

Aunque hoy serán los diputados Elsa Artadi y Eduard Pujol quienes en nombre de JxCat se entrevistarán con el presidente del Parlament, Roger Torrent, Puigdemont ha dicho que quiere reunirse "lo antes posible" con él, un encuentro que "solo se puede hacer en Bruselas" y que sería "una señal de restitución" de las instituciones.

De cara al debate de investidura de finales de mes, ha explicado que siguen "ensayando" las vías para una elección a distancia, que asegura que no están "prohibidas" en el reglamento del Paralment.

Así, ha remarcado que "tiene todo el derecho del mundo" y es "perfectamente investible president", y ha recalcado a los letrados del Parlament, que se oponen a una investidura a distancia, que ellos "no son el escaño 136" de la Cámara, sino que solo "asisten" a un "órgano soberano", que es la Mesa y que toma decisiones "legales".

Ante la pregunta de qué sucederá si el Rey no firma el decreto de su investidura, Puigdemont ha remarcado que si el Parlament le "ratifica" como president, el jefe del Estado no tiene "ningún derecho a subvertir" ese mandato.

El líder de JxCat ha insistido que "no hay plan B al plan A, que es la restitución", por lo que no ha "contemplado" la posibilidad de ser eurodiputado para poderse quedar en Bruselas, aunque ha añadido que en "la vida no descarta nada, ni pasar 30 años en la prisión, ni 20 en Bélgica ni 10 años haciendo otras cosas".

Al ser preguntado por si renunciará a la unilateralidad en su plan de gobierno si es investido, ha respondido que lo que quiere es que sea el Estado quien "renuncie a su unilateralidad", la que a su juicio empleó para aplicar el 155.

Comentarios