martes 15.10.2019
desató la psicosis

Ascienden a 120.000 euros los daños provocados por el flashmob en Platja d'Aro

El resultado del "flashmob" fue que platos, copas y vasos y todo lo que había encima de las mesas cayó al suelo y se rompió y los comensales de los diferentes bares y restaurantes huyeron del lugar sin haber pagado sus consumiciones

Las pérdidas económicas causadas por el "flashmob" que desató la psicosis en Platja d'Aro (Girona) la noche del pasado 2 de agosto ascienden a entre 120.000 y 150.000 euros.

A pesar de que una primera valoración de la treintena de comerciantes afectados calculaba en unos 50.000 euros las pérdidas sufridas, la Federación Catalana de Asociaciones de Actividades de Restauración y Musicales (FECASARM), una vez hecho un estudio a fondo, triplica esta cifra y además estudia presentarse como acusación particular en un posible procedimiento penal.

El resultado del "flashmob" fue que platos, copas y vasos y todo lo que había encima de las mesas cayó al suelo y se rompió y los comensales de los diferentes bares y restaurantes huyeron del lugar sin haber pagado sus consumiciones.

El Secretario General de la FECASARM y de la Asociación de hoteleros, Restauración y Ocio de Castell-Platja d'Aro y S'Agaró, Joquim Boadas, ha asegurado que se dejaron de evaluar, entre otras cosas, los turnos de comida o copas que dejaron de servir los locales que cerraron, teniendo en cuenta que es plena temporada alta.

Han calculado unos 30 euros de media por comensal y otros 30 euros por las consumiciones que dejaron de servir y que las pérdidas de los entre 25 y 30 comercios perjudicados oscilan entre 800 y más de 40.000 euros.

También reclamarán por los daños morales sufridos, aunque Boadas ha recordado que "se califica de forma libre por parte del juez".

Ha apuntado además que "cuesta saber dónde está el límite de la responsabilidad de las personas que organizaron un 'flashmob'" de una supuesta persecución de paparazzi y fans a unos famosos, que desencadenó estampidas humanas al creer mucha gente que se trataba de una acción terrorista.

Boadas ha anunciado que a partir del 1 de septiembre los comerciantes reclamarán en una sola denuncia al turoperador que organizó la actividad y a las monitoras que lo materializaron, porque "alteraron la paz social con riesgo por las fechas que eran".

"Si el proceso penal sigue adelante, se les reclamará la responsabilidad civil correspondiente y, si se archiva, se reclamará individualmente con demandas civiles", ha avanzado.

Por su parte, el turoperador responsable de la organización del "flasfmob", Ruf Reisen, aseguró que no se volvería a organizar esta actividad.

Comentarios